Tratamiento de las necesidades educativas especiales en Educación Física

Artículo de opinión

  • 08/03/2010

  • Valora

  • Deja tu comentario
Fernando Trujillo Navas. Maestro de Educación Física, licenciado en Psicopedagogía y profesor Interino de Educación Física de Secundaria (Andalucía)
La diversidad es un hecho inherente al desarrollo humano. Se debe a un conjunto de factores contextuales, (familiares, escolares y socio-económicos), y factores individuales, (motivaciones, capacidades, e intereses). Para abarcar todos los motivos por los que existe diversidad, podemos hablar de los aspectos psicológicos, culturales y biológicos.

Dentro del área de Educación Física las necesidades educativas especiales en educación física son debidas a múltiples causas, como son trastornos motores, enfermedades metabólicas (obesidad), discapacidad física, enfermedades cardiorespiratorias o trastornos de conductas, solicitando estas ayudas en algún momento de su escolaridad o a lo largo de toda ella, es decir, en cada una de las sesiones que diseñemos.

Por ello quiero expone el tratamiento a realizar desde dos ámbitos de actuación diferentes: uno general referido a la adecuación a los diferentes ritmos de aprendizaje del alumnado, y otro más específico relativo a la atención a las Necesidades Educativas Especiales que haya.

Atención a diferentes ritmos de aprendizaje

La atención a la diversidad es un pilar básico en nuestro actual sistema educativo. Por eso debemos partir de la situación de cada alumno y alumna, preocupándonos de la significabilidad psicológica y de la funcionalidad de sus aprendizajes, ya que cada individuo es un ser único e irrepetible.

Los fines y objetivos del currículo ordinario deben de orientarse a todo el alumnado; pero para ello es necesario flexibilizarse y adaptarse a cada sujeto. Y si para ello es necesario ajustar las condiciones de desarrollo del proceso enseñanza y aprendizaje, no se debe de dudar en efectuar los cambios adecuados, tanto en los aspectos organizativos como en los metodológicos y curriculares.

Líneas generales de actuación
  • Adecuar las estrategias de enseñanza-aprendizaje promoviendo la ayuda dentro del grupo-clase, de forma que el alumnado más habilidoso motrizmente colabore y ayude a aquel menos aventajado.
  • Proponer una amplia gama de actividades, con diferentes niveles de ejecución motora para permitir que cada uno se sitúe en su zona de desarrollo próximo, adecuado a su nivel.
  • Emplear distintos recursos y materiales para que todos/as puedan manipular sin dificultades. La distribución de espacios y tiempos se han de tener en cuenta en la planificación del curso. Por ejemplo, colocar al alumnado que necesita mayor ayuda y atención en los lugares centrales de la sesión.
  • En educación física, al ser un área predominantemente procedimental, el tipo de medida de apoyo más interesante es el apoyo simultáneo e individual.
  • Proponer actividades de ampliación y refuerzo para el alumnado que lo requiera. Estas actividades se aplicarán a las tareas ordinarias, modificando su estructura interna de forma que dificultemos o facilitemos su realización, pudiendo:
- Aumentar o disminuir del nivel de dificultad (más/menos peso, más estímulos, más/menos tiempo).
- Incrementar su autonomía y el grado de responsabilidad (ayuda a los compañeros por ejemplo).
- Aumento progresivo de la dificultad (más estaciones por ejemplo).
- Dar mayor número de orientaciones (más pistas en el proceso heurístico).
- Utilizar recursos más asequibles (balones más ligeros por ejemplo).

Atención y tratamiento de las N.E.E.

Las necesidades educativas especiales pueden ser tratadas de dos formas, mediante una adaptación curricular de los elementos de acceso al currículum, como son los elementos personales, materiales, organizativos (espacio-temporales) o comunicativos; sin alterar los elementos curriculares.

Con estas medidas se suelen solventar las dificultades de muchos alumnos y alumnas que requieren una atención educativa mayor.

Dentro de este grupo voy a ver las adaptaciones y atenciones que va a recibir el alumnado inmigrante, el alumnado con problemas de sobrepeso (obesidad) y el alumnado asmático; ya que son las tres categorías más frecuentes en la clase de Educación Física.

1. Atención al alumnado inmigrante


Para el alumnado que tengan dificultad de integración por incorporarse de forma tardía al centro educativo o por tener dificultades con el lenguaje, desde el área de Educación Física, para facilitar la comunicación y comprensión, utilizaremos una técnica basada en la enseñanza mediante el modelo y/o a través de carteles donde se especifique la tarea o ejercicio a realizar (en español y en su lengua materna). Esta enseñanza se llevará a cabo de manera interdisciplinar con la colaboración del Departamento de Lengua Extranjera.

En cuanto al alumnado inmigrante, se ha de diseñar tareas donde se fomente la colaboración, participación grupal y la comunicación entre todos los alumnos/as favoreciendo la integración y relación social del grupo-clase. Esto es fácilmente aplicable en tareas que tengan al juego y a la expresión corporal como contenido principal.

Por otro lado, a nivel transversal, desde el punto de vista intercultural, podemos diseñar una unidad didáctica de juegos populares de sus ciudades, donde este alumnado exponga al resto de alumnos/as juegos típicos de su entorno socio-cultural.

2. Atención al alumnado con problemas asmático

El asma es una enfermedad respiratoria caracterizada por la aparición de ataques de disnea respiratoria de duración variable, debida a la contracción espasmódica de los bronquios" (Piñeiro-Perez Leyva. 1996).

El alumnado que tiene asma en principio podrá participar de forma normal en el desarrollo de las sesiones, siempre adoptando por parte del docente algunas medidas de prevención y protección como las siguientes:
  • Realizar un buen calentamiento antes de cualquier práctica deportiva.
  • El uso de broncodilatadores antes y después del ejercicio.
  • Incidir en esfuerzos orgánicos que les permita realizar con éxito las tareas, mejorando su capacidad cardiovascular.
  • Evitar ejercicios de larga duración y alta intensidad (sobre 2/3 del VO2 max).
  • Incrementar los periodos de descanso en caso de ser necesario.
  • Evitar los ambientes polvorientos y secos.
  • Enfatizar el desarrollo de los músculos del abdomen, tronco y espalda, ya que intervienen en la respiración.
  • Proponer actividades que favorezcan el control de la respiración y de la relajación.
  • Necesidad de calentamiento a fondo (intenso y prolongado).
  • Ante la crisis, utilizar el inhalador o bronco dilatador.
  • Evitar situaciones que puedan provocar ansiedad.
En todo momento permitiremos y solicitaremos de este alumnado una autorregulación de sus capacidades cardio-respiratorias.

3. Atención al alumnado con problemas de obesidad


El sobrepeso es un problema de la sociedad que cada vez se refleja más en el ámbito escolar, incrementándose el número de alumnos y alumnas con problemas cardiovasculares (colesterol, aterosclerosis, hipertensión, etc).

En nuestras clases consideramos sobrepeso un índice de masa corporal por encima de 25 (OMS). A partir de aquí debemos adoptar unas medidas con el fin de prevenir posibles patologías en este alumnado. Algunas pautas a llevar a cabo son:
  • Las actividades a limitar o eliminar serán las carreras continuas y los saltos, ya que pueden provocar lesiones en tobillos y rodillas.
  • Evitar los aparatos gimnásticos y los esfuerzos violentos, reduciendo el impacto en las articulaciones (multisaltos).
  • Evitar ejercicios de alta intensidad, y controlar periódicamente la frecuencia cardiaca.
  • Favorecer la realización de ejercicios y tareas de cierta duración donde se utilicen la vía energética aeróbica.
Pero además de todo esto, no sólo debemos preocuparnos por las grandes diferencias, sino también las pequeñas como son: niveles de competencia, ritmos de aprendizaje, intereses y motivaciones etc. e intentar modificarlos y corregirlos desde la programación.

A.C.I. significativas


Si con las medidas anteriormente citadas no se consigue que el alumnado alcance los objetivos de enseñanza-aprendizaje propuestos, es necesario realizar una adaptación curricular individual significativa, modificando los elementos curriculares.

En este caso, dentro del territorio andaluz, tendríamos que guiarnos en todo momento por la Orden de 13 de Julio de 1994, por la que se regula el procedimiento de diseño, desarrollo y aplicación de adaptaciones curriculares en los centros docentes de Educación Infantil, Primaria y Secundaria de la Comunidad Autónoma de Andalucía (si es fuera de Andalucía, es necesario basarse en la normativa que regula la realización de las adaptaciones curriculares).

Todo este diseño se ha de realizar de forma coordinada con el Departamento de Orientación, previo análisis, diagnóstico y tratamiento de las necesidades y dificultades del alumno o alumna en particular.

La ACI es una actuación que se refleja en varios niveles de concreción curricular:
  • En el Proyecto Educativo de Centro (con carácter general).
  • En el Proyecto Curricular de Etapa (estableciendo los elementos curriculares para la etapa).
  • En las Programaciones de Área (estableciendo las líneas de actuaciones).
  • En las Programaciones de Aula (fijando las medidas concretas a realizar en cada caso particular).
Un ejemplo de alumnos que requieren una ACI dentro de educación física pueden ser las personas con discapacidad motora (paraplejia o tetraplejia entre otros), con discapacidad cognitiva (autismo, retraso mental, o síndrome de down), las personas con superdotación intelectual; y un largo etcétera.

Conclusión

"La Educación Física para el alumnado con N.E.E. no va a diferenciarse de la ordinaria en contenidos, sino por las técnicas, métodos y formas de organización" (Hernández, J.; 1995).
Deja tu comentario
Ver comentarios