Escuela de padres: Implicación de los adultos en la comunidad y asunción en su responsabilidad educativa

Enric Renau. Editor
09/11/2009

Una escuela de madres y padres reúne dos grandes ideas de fondo: La implicación en la comunidad educativa y la asunción de la responsabilidad de los padres como educadores. La escuela es un microcosmos donde los adultos, libremente, podemos actuar voluntariamente para aprender y para aportar experiencia o conocimiento.
Técnicamente una Escuela de Padres es un espacio de reflexión, intercambio de experiencias, información y formación sobre temas psicológicos, pedagógicos y sociológicos de tal manera que las madres y los padres puedan entender cada vez mejor las reacciones de sus hijos e hijas en su etapa de formación obligatoria.

A su vez, una Escuela de Padres es un espacio de comunicación, reflexión, debate y formación sobre la educación de los hijos, a partir de un método dinámico y participativo en el que se favorece la convivencia y el conocimiento entre los participantes y la implicación en la escuela de sus hijos.

Hay pues, dos grandes ideas de fondo: Implicación en la comunidad educativa que representa la escuela y asunción de la responsabilidad de los padres como educadores.

La escuela como un microcosmos donde los adultos, libremente, actuamos voluntariamente para aprender y para aportar experiencia o conocimiento.

La implicación en la comunidad tiene mucho que ver con el rol que los progenitores quieren adoptar en la escuela y, seguramente, en la sociedad.

¿Queremos ser ciudadanos activos de una comunidad humana o clientes de una empresa de servicios personales?

Por ejemplo, ¿cuando un hijo no tiene buenos resultados académicos, se trata de presentar una queja o una reclamación o de comprender conjuntamente con el tutor lo que le sucede al menor?. Si se considera que hay unos valores interesantes a transmitir (honestidad o esfuerzo, por ejemplo) no es cuestión de presentar una instancia al director, sino de compartir la idea con la comunidad educativa, incluyendo el profesorado y las otras familias.

La otra idea de fondo está basada en la responsabilidad paterna y materna dentro y fuera de la actividad lectiva. Más allá de comprometerse con la actividad pedagógica en el centro educativo (fomentar el estudio de los hijos, el respeto al profesorado y a los compañeros, etc.) está el hecho de compartir experiencias vitales y emocionales con personas cercanas.

La Escuela de padres es un punto de encuentro con adultos que, probablemente comparten una etapa del ciclo de vida -hijos menores, de un barrio o municipio cercano, etc.- lo que permite que existan complicidades y estilos de vida comunes. Por ejemplo, la influencia de la televisión o Internet, el proceso iniciático al alcohol de los hijos, la sexualidad, etc.

Una apuesta por las escuelas de madres y padres es probablemente una inversión en ciudadanos más responsables y comprometidos con la sociedad.

Ánimo.

Enric Renau Editor
editor@educaweb.com
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos relacionados
Lo más leído
Lo último