¿Por qué es necesaria la escuela de padres en la educación primaria?

Mª Gádor Sánchez Mendías. Maestra de Educación Primaria (Andalucía)
02/11/2009

El contexto social es una realidad cambiante y como consecuencia de ello, en la actualidad, son muchos los padres que se sienten desbordados ante la educación de sus hijos. La transformación acaecida en nuestra sociedad, en las últimas décadas, ha propiciado unos vertiginosos cambios sociales, que han desembocado en la existencia de disparidad de valores sociales, familiares, culturales…etc. frente a la homogeneidad anteriormente existente.

Ahora son muchas las problemáticas a las que deben hacer frente los padres en nuestro tiempo, la violencia escolar y familiar, las drogas,…, por ello para afrontarlas de forma adecuada es imprescindible la participación y colaboración de los mismos en las "escuelas de padres”.

La Escuela de Padres es una realidad que surge para dar respuesta a las necesidades de las propias familias en relación a la educación de sus hijos en las distintas edades. El sistema educativo debe poner al servicio de los padres este mecanismo, con el fin de ofrecer formación y ayuda a aquellos padres que tienen la necesidad de ser orientados, favoreciendo la prevención de futuros problemas en los niños. Esta apreciación se contempla en la Ley 1/1998, de 20 de abril, de los Derechos y la Atención al Menor, en su Artículo 11 que versa sobre la educación, indicando lo siguiente: "Se promoverá la creación en los centros educativos de Escuelas de Padres, como medida de apoyo, educación y prevención”.

La colaboración de los padres con los centros educativos donde estudian sus hijos es fundamental para contribuir a un adecuado desarrollo del alumnado. En numerosas ocasiones los padres y madres parecen reacios a acudir a las mismas pues en ese preciso momento no sienten la necesidad puntual de solicitar ayuda, o bien están convencidos de estar actuando de forma adecuada. Sin embargo, los docentes debemos de transmitir a las familias del alumnado que el fin de la misma es formarles, orientarles y ayudarles a prevenir, así como a solucionar, los futuros problemas que puedan surgir a lo largo del tiempo en las relaciones con sus hijos.

La Escuela de Padres la conforman grupos de padres, guiados por un monitor/coordinador especializado que se encargará de preparar materiales y llevar a cabo una serie de sesiones de trabajo, las cuales tratarán sobre aquellos temas que les preocupan especialmente, y que pueden ser propuestos por ellos mismos, o bien temas que hayan sido seleccionados por profesionales de forma específica por su trascendencia para la apropiada formación de los padres. "No se trata, pues, de encontrar un especialista en cuestiones de pedagogía o psicología exclusivamente, sino quien sea capaz de captar toda la problemática que lleva consigo la formación completa de los padres en cuanto tales, pero sin dejar a un lado lo que encierra la formación total del adulto” (Ríos González, 1972: 81). Dichas sesiones se inician en gran grupo haciendo público el tema propuesto, para posteriormente confrontar experiencias y opiniones en pequeño grupo, mientras se trabaja con los materiales que previamente han sido preparados por el coordinador. Finalmente, será de nuevo en gran grupo donde se expondrán las conclusiones al respecto.

Entre los temas a tratar a modo de ejemplo reseñar algunos de los más significativos, tales como: la comunicación y el diálogo en la familia, la resolución de conflictos, los medios de comunicación, la prevención de la violencia, la autoestima, la educación afectivo-sexual, el fracaso escolar, el consumo responsable, los problemas alimenticios, la prevención sobre drogas…etc. Todos ellos encaminados a la consecución de la educación integral de los niños.



Los docentes debemos esforzarnos para propiciar la creación de "Escuelas de padres” en los centros educativos donde trabajamos para conseguir que la conexión entre el centro y las familias de nuestro alumnado sea una realidad efectiva. Nuestro objetivo debe ser aunar el esfuerzo de padres y profesores para, de esta forma, conseguir que la educación de los niños contribuya, en un mismo sentido, a un desarrollo personal y social adecuado, ya que la familia y la escuela son fuentes fundamentales de socialización del niño.

Referencias bibliográficas

FELIZ MURIAS, T. y RICOY LORENZO, M. C. (2003). "Metodología de la Escuela de Padres/Madres” en AA.VV. (2003). Orientación y Educación familiar. Madrid: UNED.

GONZÁLEZ, R. Y DÍEZ, E. (2000) Valores en Familia. Madrid. CSS.

QUINTANA CABANAS, J. M. (Coord.) (1993). Pedagogía familiar. Madrid: Narcea.

RÍOS GONZÁLEZ, J. A. (1972). Familia y Centro Educativo. Madrid: Paraninfo.

Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos relacionados
Lo más leído
Lo último