Algunos retos de la orientación profesional a lo largo de la vida

Artículo de opinión

  • 21/11/2005

  • Valora

  • Deja tu comentario
Dra. Amparo Jiménez Vivas, Profesora Titular (MIDE) de Diagnóstico Educativo y Profesional y Coordinadora del Servicio de Orientación Profesional de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad Pontificia de Salamanca
"La orientación profesional se refiere a las actividades dirigidas a ayudar a las personas de todas las edades, en todos los momentos de su vida, a tomar una decisión sobre educación, formación y profesión y a gestionar su trayectoria profesional.” (OCDE. 2004, p. 19)

Desde este planteamiento, reconocido y abalado desde diferentes organismos e instituciones, no cabe duda de que uno de los principales retos de la Orientación Profesional se relaciona con determinar cual serán los objetivos concretos a desarrollar en cada una de las etapas vitales pos las que las personas atravesamos.

Parece ser que las actividades de orientación, aunque esenciales en algunos momentos del desarrollo personal, no pueden quedar reducidas a la aplicación de estrategias educativas de carácter orientador en momentos puntuales. Su desarrollo debe "extenderse” y generalizarse de manera continuada, sistemática y progresiva durante el desarrollo vital de las personas.

Este planteamiento rompe con la idea de entender esta práctica orientadora como un conjunto de estrategias a desarrollar, como se plantea en la mayor parte de los países europeos, en los Centros educativos (especialmente de Secundaria y Bachillerato, Formación Profesional o Garantía Social en la situación concreta del sistema educativo español). La ayuda que se ofrece, desde estos centros, a los jóvenes en el momento de abandonar sus estudios o continuar por "otras rutas” formativas de estudios superiores es, evidentemente, una práctica necesaria pero no suficiente.

Así, podemos entender que la Orientación Profesional cuente entre sus objetivos con el de facilitar el acceso a la educación superior y al empleo de un amplio numero de jóvenes escolarizados, o el de facilitar el descubrimiento de habilidades, intereses, destrezas o actitudes necesarias para el buen desarrollo sociolaboral, entre otros.

Pero, ¿qué otros retos debemos plantearnos?

Sin duda, la Orientación Profesional debe extender sus objetivos de intervención hacia diversos focos de atención. Las personas (escolarizadas o no, con o sin dificultades de integración, con unas u otras capacidades, etc.), las instituciones, el mercado de trabajo, el desarrollo del capital humano, etc. se convierten, desde los nuevos planteamientos, en destinatarios de esta práctica orientadora.

Desde una perspectiva de ayuda (información, consejo, asesoramiento, …) de carácter individual y personal, algunas de las acciones que debe plantearse la Orientación Profesional pueden ser las siguientes:
- Facilitar el acceso a la educación (a cualquier nivel) valorando las necesidades de formación de carácter individualizado.
- Orientar sobre los cambios o itinerarios curriculares de los alumnos.
- Ayudar a tomar conciencia de los intereses, motivaciones, aptitudes, posibilidades y capacidades de los sujetos .
- Poner en conocimiento lo que implica una profesión, desde el análisis de sus competencias y exigencias.
- Mostrar el valor de las decisiones tomadas bien a corto, medio o largo plazo.
- Informar sobre las posibilidades que ofrece el mercado de trabajo posibilitando a las personas el uso de estrategias de marketing personal e inserción laboral útiles.
- Formar profesionales competentes y adaptables que respondan con éxito, personal y profesional, a los cambios requeridos desde un entorno sociolaboral plural, competitivo y dinámico.
- Posibilitar que las personas en desempeño profesional sean flexibles y adaptables ofreciéndoles planes de formación y asesoramiento profesional dentro de sus empleos.
- Acercar el entorno laboral a las personas que por determinadas características personales (discapacidad, edad, genero, formación escasa, falta de interés o motivación, parados, etc.) estén en riesgo de exclusión social.
- Etc.

Por lo que se refiere a las acciones de carácter institucional, algunos de los objetivos pueden resumirse en los siguientes:
- Impulsar acciones de innovación dentro de los centros educativos para responder a las necesidades de los estudiantes y del mercado.
- Flexibilizar e individualizar los itinerarios formativos sobre todo en centros educativos posteriores a la enseñanza obligatoria.
- Desarrollar estrategias de orientación profesional en centros de educación superior tales como los Centros de Orientación e información para el empleo de las Universidades.
- Impulsar nuevas modalidades de prestación de servicios innovadoras y variadas que permitan a los usuarios un plan personal de autoorientación.
- Facilitar y desarrollar investigaciones, tanto de carácter transversal como longitudinal, que analicen los efectos e implicaciones de las estrategias orientadoras desarrolladas por diversas instituciones.
- Impulsar los servicios a trabajadores en activo desarrollando, dentro del mismo entrono laboral, planes de formación en el puesto de trabajo, proyectos de desarrollo de carrera o formación orientada a la adaptación a nuevas exigencias.
- Potenciar los servicios locales de orientación a través de los centros de acción social de los Ayuntamientos (CEAS), los programas de desarrollo comunitario o los servicios vinculados al empleo entre otros.
- Posibilitar acuerdos de colaboración entre diversas Instituciones para conseguir un enriquecimiento mutuo y una mayor apertura al entorno sociolaboral
- Etc.

En relación al funcionamiento del mercado de trabajo y al desarrollo del capital humano, se ha reconocido que la Orientación Profesional puede contribuir eficientemente con algunas de las siguientes acciones:
- Ofrecer información que refuerce la flexibilidad y transparencia del mercado de trabajo.
- Adecuar la oferta y la demanda posibilitando la selección de trabajadores competentes en un perfil laboral determinado.
- Ayudar a las personas a "reconocer” el trabajo más adecuado a sus posibilidades e intereses mejorando, así, su capacidad de inserción laboral.
- Dar a conocer a los posibles candidatos los puestos de trabajo disponibles y las diferentes maneras de acceder a ellos.
- Favorecer la equidad desarrollando medidas específicas de orientación profesional destinadas a grupos desfavorecidos.
- Facilitar la información sociolaboral a todas las personas en edad laboral.
- Etc.

Ahora bien, una vez planteados y compartidos por los agentes implicados los nuevos retos de las políticas de Orientación Profesional el siguiente paso consiste en reflexionar sobre:
- ¿Cómo se puede organizar esta acción orientadora para conseguir superar eficazmente los objetivos propuestos?
- ¿Qué personal y recursos debe asignarse a la orientación Profesional?, ¿Cómo debe organizarse estratégicamente?
- ¿Es importante la orientación Profesional en las políticas públicas?
- ¿En qué marcos se debe insertar la Orientación Profesional?
- ¿Cuál son las medidas más adecuadas para estimular la Orientación Profesional?
- Etc.

Parece ser que existen muchos interrogantes que, también, pueden entenderse como retos actuales dentro de la Orientación Profesional sobre los cuales es necesario reflexionar y trabajar.


ALGUNAS REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

Aramburu y Zabala, l (1998). "Determinantes psicosociales de la búsqueda de empleo” . Revista de Psicología del trabajo y las Organizaciones, 14, nº 3, 315-330.

Berghe, W. (1997). La calidad de la enseñanza y la formación profesional en Europa. Oficina de publicaciones oficiales de las Comunidades Europeas. Luxemburgo

Bisquerra, R. (2000). Modelos de orientación e intervención psicopedagógica. Praxis. Barcelona.
Gardelle, R. (2001). Guía para conseguir el próximo empleo. Gestión 2000. Barcelona.

OCDE (2004). Orientación profesional y políticas públicas. MEC. Madrid.

UGT. (2000). ¡A trabajar¡: evolución y desarrollo de los nuevos yacimientos de empleo en Castilla y León. IFES. Valladolid.

Vidal García, J. (2003). Métodos de análisis de la inserción laboral de los universitarios. MECD. Madrid.

Vera, J. (2001). Formación y orientación laboral: garantía social. McGraw Hill. Madrid.
Deja tu comentario
Subscripción a publicaciones
podrás recibir información de las publicaciones de Educaweb te ofrece