Competencias clave para el mercado de trabajo cualificado

Juan Antonio Carrasco, Director de Salidas Profesionales de ESIC, Escuela Superior de Gestión Comercial y Márketing
14/03/2005

Cada puesto de trabajo requiere unas competencias diferentes, no obstante además de los conocimientos específicos de un sector, las habilidades más valoradas por el mercado de trabajo cualificado las agrupamos en cuatro grandes categorías: habilidades relacionales, habilidades organizativas, habilidades auto-motivacionales y conocimientos específicos informáticos y de idiomas. Definiendo competencia como "característica subyaciente en una persona, que está causalmente relacionada con una actuación exitosa en un puesto de trabajo” (Boyatzis, 1982).

Las habilidades relacionales vienen justificadas internamente porque las empresas son organizaciones formadas por profesionales y necesariamente se establecen relaciones entre ellos o bien entre departamentos para compartir información, poner proyectos en marcha, etc. en definitiva la comunicación debe fluir por toda la organización. Las habilidades de relación además también vienen justificadas externamente porque una organización debe cumplir su misión en el mercado y esto implica relaciones con los demás agentes externos clientes, proveedores, etc. así pues, a un candidato se le exigirá: capacidad de convicción, capacidad para la venta y capacidad para generar red de contactos.

En cuanto a las habilidades organizativas, a los candidatos se les pide ser capaces de liderar proyectos, dirigir equipos de trabajo y ser creativos e innovadores, es decir, capaces de producir e introducir nuevas ideas y cambiar aspectos del trabajo que mejoren los procesos habituales de funcionamiento.

Respecto a los conocimientos específicos, resaltar que el conocimiento de idiomas e informáticos donde hace unos años eran valorados muy positivamente, hoy en día se han convertido en un requisito prácticamente imprescindible y como dato sirva que en el último año un 75% de ofertas que gestionamos nos requerían dominio del inglés.

Además, las empresas valoran las habilidades auto-motivacionales del candidato, es decir, las capacidades para estar sometidos a tensiones provocadas por la dinámica laboral, la capacidad para gestionar nuestro tiempo y, por último pero no por ello menos importante, nuestra ética profesional.

En un joven profesional las competencias más valoradas son el entusiasmo, la creatividad, capacidad de comunicación, capacidad de aprendizaje, capacidad para trabajar en equipo, orientación al cliente, la empatía y la adaptación a los cambios. Mientras que el perfil más habitual de competencias para una candidatura experimentada son la iniciativa, la capacidad para innovar, la gestión de equipos de trabajo, el liderazgo, la capacidad de negociación, la anticipación a los cambios y el auto-control.

El candidato debe maximizar su empleabilidad, es decir, su capacidad para conseguir y mantener un empleo o sucesivos a lo largo de su vida profesional y la mejor forma para conseguirlo es entrenar las competencias clave para poder adaptarse a los cambios y a los nuevos retos. Los expertos en selección someterán al candidato a una entrevista en profundidad por competencias donde principalmente a través de preguntas abiertas basadas en situaciones reales y ficticias, anticipando de esta manera cómo el candidato actuaría en el puesto de trabajo.
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último