Técnico tintorero

Descripción
Los técnicos tintoreros se encargan de asegurarse de que los diferentes materiales se tiñen con el tono requerido.
Actividades laborales
Los técnicos tintoreros supervisan el teñido de material en grandes cantidades.

El técnico tintorero recibe un encargo en el que se especifica que se debe teñir cierta cantidad de material con un tono determinado. Se adjunta una muestra del tono e información sobre el uso que tendrá al material; por ejemplo, hay que tener en cuenta que la tela para cortinas estará expuesta a la luz y que no tiene que perder color.

A continuación, consulta una galería de colores (un registro de materiales previamente teñidos) a fin de comprobar si ese tono en particular se ha encargado antes. Si es el caso, toma fórmula de teñido de la galería de colores y la transforma para adaptarla al peso y tipo de material requerido.

Si no hay datos disponibles sobre ese tono en particular en la galería de colores, se envía el encargo al laboratorio, donde los técnicos teñirán muestras y crearán una fórmula.

El técnico tintorero envía las instrucciones al colorista (pesador de colores y sustancias químicas) y al operario de tintorería, que es quien prepara el material que va a teñirse. Asimismo, decide qué máquina va a utilizarse y especifica las condiciones de teñido, como la temperatura y cuánto tiempo llevará el proceso.

Mientras se lleva a cabo el proceso de teñido del material, el técnico tintorero se encarga de la supervisión del mismo, lo que puede realizarse siguiendo varios métodos. Uno de ellos consiste en tomar un ejemplo de la solución empleada para teñir a fin de comprobar cuanto tinte ha absorbido el material.

Al final del proceso de teñido, el técnico tintorero coteja una muestra del material con el tono especificado. Si no son exactamente iguales, se deben realizar ajustes, como alargar el tiempo de teñido, añadir sustancias químicas o incluso reiniciar el proceso de teñido.

En este trabajo también se realizan tareas administrativas, como tratar con clientes, pedir tintes y sustancias químicas a proveedores, calcular costes y llevar y actualizar las recetas guardadas en la galería de colores.

Los técnicos tintoreros suelen encargarse de supervisar a un número reducido de operarios de tintorería. Sin embargo, en algunas compañías la labor del operario de tintorería se ha automatizado, en cuyo caso el técnico tintorero es quien se encarga de realizar tareas que eran responsabilidad de estos operarios, como cargar máquinas.
Perfil profesional
Para realizar bien este trabajo, se requiere:
  • Tener habilidad para apreciar diferencias en tonalidades. Suele ser obligatorio superar un test de visión cromática.
  • Mostrar interés por la química.
  • Ser una persona bien organizada, ya que la carga de trabajo puede ser variable.
  • Ser resolutivo.
  • Tener capacidad para organizar y dirigir a otras personas, ya que a veces se está a cargo de un equipo de operarios de tintorería.
A veces se trabaja con materiales irritables, lo que deben tener especialmente en cuenta aquellas personas con afecciones de la piel o con dificultades respiratorias.
Competencias
  • Bien organizado.
  • Buen sentido del color.
  • Capacidad para concentrarse.
  • Capaz de adaptarse a los cambios.
  • Capaz de improvisar.
  • Capaz de obtener resultados.
  • Capaz de seguir instrucciones.
  • Capaz de seguir normativa en materia de salud y seguridad.
  • Capaz de seguir un programa.
  • Controla el progreso de los trabajos de teñido.
  • Especifica las condiciones de teñido.
  • Habilidad para resolver problemas.
  • Interés por la ciencia, especialmente química.
  • Supervisa el teñido de material a granel.
  • Supervisa el trabajo de los operarios de tintorería.
  • Trabaja en colaboración con el cliente.
  • Utiliza un sistema de control de colores.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.