Técnico en radioterapia

Descripción
Los técnicos en radioterapia emplean radiación para tratar enfermedades, especialmente el cáncer. Controlan equipos complejos que administran al cáncer o tumor una dosis precisa de radiación. Los técnicos en radioterapia planifican el tratamiento y prestan atención, apoyo e información a los pacientes. Trabajan con médicos, enfermeras, físicos médicos y otros miembros del equipo de atención sanitaria.
Actividades laborales
Los técnicos en radioterapia administran dosis de radiación, por lo general rayos X, para tratar el cáncer y otras enfermedades. Utilizan equipos complejos para controlar la radiación.

La radioterapia destruye las células cancerosas en la zona tratada. Puede reducir el tamaño del tumor, lo que permite a un cirujano extraerlo (aunque el tratamiento puede ser en distinto orden, por ejemplo, la cirugía no siempre sigue a la radioterapia.

Los técnicos en radioterapia trabajan en estrecha colaboración con muchos otros profesionales sanitarios, incluyendo médicos especialistas (oncólogos clínicos), enfermeros, físicos médicos y otros miembros del equipo de oncología.

Los técnicos en radioterapia pueden participar en cualquier etapa de la atención al paciente y del tratamiento. En el trabajo con el resto del equipo, suelen comenzar evaluando de la enfermedad del paciente y tomando una decisión sobre el tratamiento más adecuado.

Estos profesionales utilizan tecnología como rayos X y tomografía informatizada para crear imágenes del tumor del paciente, lo que ayuda a comprender su tamaño y localización exactos.

También deben calcular la dosis de radiación necesaria para tratar el cáncer, y reducir al mínimo la dosis recibida por las zonas circundantes sanas del cuerpo.

Antes de comenzar el tratamiento, el técnico en radioterapia explican el proceso al paciente. Ese es el comienzo de una estrecha relación con el paciente, en la que el técnico da apoyo, información, explicaciones y palabras tranquilizadoras mientras dura el tratamiento.

Los técnicos en radioterapia también se reúnen con las familias o los cuidadores de los pacientes, para explicarles el proceso y darles también a ellos apoyo emocional.

Elaboran un plan para el tratamiento, que suele desarrollarse durante varios días o semanas, con días libres para ayudar a que las células normales se recuperen. Muchos pacientes reciben tratamiento todos los días de la semana, con descanso el fin de semana. Otros tienen diferentes planes de tratamiento, como tratamiento dos veces al día.

Durante el tratamiento en sí, el técnico en radioterapia coloca cuidadosamente al paciente en una gran máquina que produce la radiación (generalmente rayos X). Hace que la máquina trate la zona desde varios ángulos diferentes. El tratamiento dura unos pocos minutos y es indoloro.

Día a día, el técnico en radioterapia lleva un seguimiento cuidadoso de la evolución del paciente, hablando con él y ayudándole a superar sus preocupaciones.

Tiene que hacer un seguimiento de los efectos secundarios, que pueden darse cuando las células normales circundantes se ven afectadas por el tratamiento. Los efectos secundarios suelen ser temporales cuando las células normales se recuperan durante los períodos de descanso.

Los técnicos en radioterapia siguen supervisando los progresos una vez terminado el tratamiento durante las fases de la revisión postratamiento.

Los técnicos en radioterapia pueden ascender a puestos de gestión. También pueden convertirse en facultativos de consultoría. Eso les permite alcanzar un alto nivel de la práctica clínica y permanecer en contacto directo con los pacientes. También encuentran oportunidades en la enseñanza y la investigación.
Perfil profesional
Para ser técnico en radioterapia, se necesita:
  • Ser capaz de relacionarse con pacientes de todas las edades y orígenes, y también con sus familias y cuidadores.
  • Capacidad para construir una relación estrecha y de confianza con el paciente, dándole apoyo, consuelo y explicaciones sobre el desarrollo del tratamiento.
  • Voluntad de atender las necesidades emocionales de los pacientes, así como de tratarlos.
  • Interés por la ciencia, especialmente anatomía, fisiología y patología.
  • Tener seguridad en sí mismo y capacidad para trabajar con tecnología compleja.
  • Capacidad de organización y de planificar tratamientos.
  • Interés por estar al día respecto a los cambios en tecnología, por ejemplo, yendo a cursos de formación y leyendo revistas científicas.
Los índices de éxito del tratamiento de ciertos tipos de cáncer pueden ser muy altos, y el ambiente en los departamentos de radioterapia suele ser optimistas. No obstante, también se necesita fuerza emocional para afrontar situaciones angustiosas.
Competencias
  • Amable.
  • Aplica radiaciones ionizantes para tratar a los pacientes.
  • Capacidad para trabajar en equipo.
  • Capacidades organizativas.
  • Capaz de calmar y tranquilizar a la gente.
  • Capaz de comunicarse con personas a distintos niveles.
  • Capaz de prestar atención al detalle.
  • Enseña a otros radiógrafos.
  • Habilidad para los números.
  • Habilidades comunicativas.
  • Habla con los pacientes sobre el tratamiento.
  • Identifica la localización y el tamaño de tumores.
  • Metódico.
  • Observador.
  • Planifica la realización de radiografías.
  • Realiza dosimetrías.
  • Realiza investigación.
  • Sensible.
  • Utiliza la resonancia magnética (RM) para localizar lesiones.
  • Utiliza la tomografía computarizada para localizar lesiones.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.
Cursos relacionados