Radiógrafo

Descripción
Los radiógrafos utilizan muchas técnicas y equipos para diagnosticar enfermedades y lesiones o para tratar el cáncer.
Actividades laborales
Hay dos tipos de radiógrafos: los diagnósticos y los terapéuticos.

Los radiógrafos diagnósticos producen imágenes de alta calidad del cuerpo para diagnosticar y hacer el seguimiento de enfermedades y lesiones.

Se utilizan una serie de equipos complejos y a menudo informatizados, eligiendo diferentes tipos de tecnología en función del paciente y del tipo de investigación. Pueden ayudar a diagnosticar muchísimas clases de problemas, desde una muñeca rota hasta el cáncer.

Las técnicas incluyen los rayos X para estudiar los huesos y los objetos a través de los tejidos, las imágenes de resonancia magnética para crear mapas de los tejidos corporales en 2D y 3D, los ultrasonidos y la tomografía asistida por ordenador para crear imágenes en 3D.

Los radiógrafos terapéuticos trabajan con médicos, físicos médicos y otros profesionales de la salud, tratando pacientes con cáncer.

Utilizan complejos equipos para suministrar rayos X de alta intensidad y otros tipos de radiación para tratar el tumor canceroso.

Tienen que ser muy precisos en cuanto al tamaño y la localización del tumor, y en cuanto a la dosis necesaria, de modo que puedan dirigir el tratamiento al tumor y evitar los daños a los tejidos sanos circundantes.

Los radiógrafos terapéuticos pueden participar en todos los aspectos del tratamiento, incluyendo la planificación, discutir el tratamiento con el paciente, y evaluar en qué medida está respondiendo el paciente a la terapia
Perfil profesional
Para ser radiógrafo, se necesita:
  • Aptitudes para el trabajo en equipo y capacidades para relacionarse bien con otros profesionales de la salud, como los médicos.
  • Capacidad comunicativa para llevarse bien con los pacientes de todas las edades y orígenes, y también con sus familias o cuidadores.
  • Actitud atenta, responsable y solidaria.
  • Capacidad de tranquilizar a los pacientes ansiosos. Los radiógrafos terapéutica, en particular, necesitan establecer relaciones con los pacientes durante el tratamiento.
  • Ser tranquilo, metódico, preciso y atento a los detalles.
  • Interés y destreza en ciencia, especialmente en anatomía y fisiología.
  • Confianza en sí mismo para trabajar con tecnología avanzada.

Competencias
  • Amable.
  • Aplica radiaciones ionizantes para tratar a los pacientes.
  • Capacidad para trabajar en equipo.
  • Capacidades organizativas.
  • Capaz de calmar y tranquilizar a la gente.
  • Capaz de comunicarse con personas a distintos niveles.
  • Capaz de prestar atención al detalle.
  • Enseña a otros radiógrafos.
  • Habilidad para los números.
  • Habilidades comunicativas.
  • Habla con los pacientes sobre el tratamiento.
  • Identifica la localización y el tamaño de tumores.
  • Metódico.
  • Observador.
  • Planifica la realización de radiografías.
  • Realiza dosimetrías.
  • Realiza investigación.
  • Sensible.
  • Trabaja en radiografía diagnóstica.
  • Trabaja en radiografía terapéutica.
  • Utiliza la resonancia magnética (RM) para diagnosticar.
  • Utiliza la resonancia magnética (RM) para localizar lesiones.
  • Utiliza la tomografía computarizada para diagnosticar.
  • Utiliza la tomografía computarizada para localizar lesiones.
  • Utiliza rayos X para diagnosticar.
  • Utiliza ultrasonidos médicos.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.