Profesor de la técnica Alexander

Descripción
Los profesores de la técnica Alexander ayudan a la gente a moverse, detenerse, caminar y respirar de una manera que no implique esfuerzo muscular innecesario. La técnica tiene como objetivo reeducar la mente y el cuerpo a través de una serie de movimientos suaves. Los maestros utilizan habilidades manuales e instrucciones orales para ayudar a los pacientes a corregir problemas, mostrándoles la manera de aplicar la técnica en la vida cotidiana.
Actividades laborales
Los profesores de la técnica Alexander ayudan a la gente aprender a moverse, detenerse, caminar, respirar y responder a las situaciones cotidianas de una manera que no implique una tensión muscular innecesaria.

A menudo, la gente no piensa en el movimiento y la postura en su vida cotidiana, ya que son actos que se hacen de forma automática. Sin embargo, los profesores de la técnica Alexander creen que una mala postura, por ejemplo, es fruto de un aprendizaje erróneo y que por lo tanto puede corregirse.

A veces, se utiliza un esfuerzo para la realización de los movimientos que es superior al necesario. El cuerpo humano es muy flexible y un esfuerzo innecesario puede forzarlo demasiado.

Los movimientos innecesarios se pueden convertir en un hábito adquirido, que se repite de forma constante. Este mal uso habitual aumenta con la falta de tiempo, el estrés y la tensión acumulada en el organismo.

La técnica Alexander fue desarrollada por FM Alexander. Uno de sus principales objetivos es volver a establecer una relación muy importante entre la cabeza, el cuello y la espalda. Esto hace que el núcleo del cuerpo actúe como base de la fuerza de nuestras extremidades y permita el funcionamiento del sistema respiratorio.

En primer lugar, el profesor debe hacer preguntas precisas al alumno para averiguar la causa de sus problemas. Esto puede implicar discusiones sobre la situación personal del cliente. El profesor también puede observar cómo el alumno gestiona y mantiene la tensión.

A continuación, el profesor utiliza instrucciones de guía con movimientos suaves de las manos y con indicaciones orales para facilitar los movimientos del alumno. El objetivo es ayudar a la persona a tomar conciencia de la tensión innecesaria que se ha creado, y ayudarle a que aprenda a aplicar la técnica Alexander en situaciones cotidianas.

En la misma lección, el alumno puede beneficiarse en gran medida del uso de los nuevos movimientos, y volver a aprender. El maestro puede reducir dolores y molestias del alumno con gran rapidez.

Sin embargo, el alumno tendrá que utilizar la técnica por sí mismo, fuera de las clases, si quiere hacer un cambio significativo en su vida. En los intervalos presentes entre las clases, el alumno tendrá que practicar la técnica, por lo que deberá encontrar el tiempo necesario en su vida cotidiana, para poder dedicarlo a la técnica.

Los profesores de la técnica Alexander creen que el uso de la técnica de manera eficaz ayuda a las personas a moverse con menos esfuerzo, y a estar más alerta y concentradas, a la vez que les enseña a respirar y a hablar con más facilidad. Creen que la técnica puede ayudar al alumno a sentirse más tranquilo y seguro.

Por lo general, se recomiendan varias clases, cada una de una media hora a 45 minutos, para comenzar a poner la Técnica Alexander en práctica en la vida cotidiana.

Los profesores de la técnica Alexander tratan a pacientes con problemas tales como:
  • Dolores de cabeza.
  • Dolor de espalda.
  • Problemas digestivos.
  • Ansiedad.
  • Lesiones deportivas.
  • Problemas de rendimiento (actores, bailarines, cantantes, músicos y atletas).
  • Condiciones médicas específicas, como la esclerosis múltiple, la osteoporosis, la artritis reumatoide y la enfermedad de Parkinson.

Perfil profesional
Para ser profesor de técnica Alexander se necesita:
  • Paciencia, tacto y sensibilidad.
  • Capacidad de escuchar a los alumnos, y de explicarse con claridad.
  • Habilidades manuales.
Si trabaja por cuenta propia, necesitará habilidades financieras y organizativas para hacer funcionar su propio negocio.
Competencias
  • Amable.
  • Aptitudes para la escucha.
  • Aptitudes para llevar registros.
  • Asesora a personas a decidir el tratamiento a seguir.
  • Capaz de dar información compleja de un modo directo.
  • Comprensivo.
  • Emprende y lleva su propio negocio.
  • Habilidad para el marketing.
  • Habilidades comunicativas.
  • Habilidades interpersonales.
  • Habilidades prácticas.
  • Lleva registros con precisión.
  • Observador.
  • Paciente.
  • Proporciona asesoramiento.
  • Se encarga de la gestión presupuestaria.
  • Sensible.
Cursos relacionados