Peluquero canino

Descripción
Los peluqueros caninos mantienen a los perros en buenas condiciones cortándoles el pelo. También mantienen la apariencia y la salud de los perros cortándoles las uñas y mediante tratamientos antiparasitarios.
Actividades laborales
Los peluqueros caninos mantienen a los perros en buenas condiciones lavándoles el pelo con champú, cepillándoles, cortándoles el pelo con tijeras y secándoselo manualmente. Utilizan tijeras, cuchillos y tijeras eléctricas.

A veces cortan el pelo con un estilo particular, por lo general de acuerdo con la raza de perro. Deben tener conocimientos sobre los diferentes estilos que los clientes puedan pedir, y ser capaces de adaptar los estilos de los cruces de las razas más populares.

Por ejemplo, a los caniches les cortan el pelo alrededor de la cara, los pies y la cola, mientras que se lo dejan crecer más en torno a sus patas.

Después los lavan con champú, los enjuagan y los secan. Utilizan cepillos o peines y les dan un acabado final con unas tijeras.

Los peluqueros caninos deben saber cómo y cuándo usar una amplia gama de champús. Tienen que reconocer las condiciones básicas de la piel y detectar signos de enfermedad, por ejemplo, un perro con ojos llorosos, para que puedan asesorar a los clientes que tienen que llevar al animal a un veterinario.

Los peluqueros caninos también mantienen un buen aspecto y salud de los perros, ofreciendo otros servicios. Les cortan las garras y les tratan parásitos como las pulgas.

Algunos peluqueros caninos visitan a los animales en las casas de sus dueños, por lo que tienen que viajar por toda el área local.

Los peluqueros caninos tienen que escuchar a sus clientes, para saber cómo quieren que su perro lleve el pelo. Tienen que ser educados y amables con cada cliente. Algunos peluqueros caninos deben llevar al día una agenda de citas y atender a los clientes via teléfono.
Perfil profesional
Para ser peluquero canino se necesita:
  • Habilidades manuales para cortar el pelo a los perros.
  • Atención al detalle y paciencia.
  • Ser capaz de manejar los perros con suavidad pero con firmeza.
  • Capacidad de calmar y controlar los perros nerviosos.
  • Habilidades de comunicación para llevarse bien con los propietarios.
  • Tener sensibilidad artística.
  • Tener conocimientos y habilidades para llevar su propio negocio, si se trabaja por cuenta propia.
Este trabajo normalmente implica pasar mucho tiempo de pie.

Competencias
  • Afectuoso.
  • Amable.
  • Arregla pelajes en razas particulares.
  • Capaz de prestar atención al detalle.
  • Conocimientos de contabilidad.
  • Emprende y lleva su propio negocio.
  • Es capaz de calmar y controlar perros nerviosos.
  • Establece y mantiene buenas relaciones con clientes y usuarios.
  • Habilidad para el marketing.
  • Habilidades comunicativas.
  • Habilidades prácticas.
  • Identifica signos de enfermedad y los comunica a los propietarios.
  • Lava, cepilla, corta, corta con tijeras y seca pelajes.
  • Metódico.
  • Observador.
  • Paciente.
  • Permiso de conducir completo.
  • Proporciona un servicio de peluquería canina móvil.
  • Trata parásitos de los perros, como pulgas.
  • Utiliza tijeras, navajas y recortadoras eléctricas.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.