Descripción
Los mecánicos textiles montan, ajustan y realizan el mantenimiento de la maquinaria utilizada en la producción textil. Toman las medidas necesarias cuando se producen fallos en el proceso de fabricación. Algunos mecánicos se especializan en control de calidad.
Funciones
Los mecánicos textiles son responsables de la buena marcha de la producción en empresas textiles. Normalmente son responsables del funcionamiento eficiente de una serie de máquinas y redactan informes sobre su rendimiento.

Los mecánicos también instalan la maquinaria, y realizan trabajos de reparación y mantenimiento cuando es necesario.

Existen sistemas informatizados que ayudan a diagnosticar problemas técnicos. Por ejemplo, puede configurarse un sistema para que alerte al mecánico de cualquier problema antes de que hayan aparecido síntomas. Como parte del proceso de reparación, los mecánicos abren la máquina, cambian las piezas dañadas y luego la prueban.

Algunos mecánicos textiles se especializan en control de calidad. Cuando aparecen defectos en la calidad del hilo, fibra o tela, efectúan las pruebas pertinentes. Gran parte de este trabajo se realiza en un laboratorio. Las funciones que desempeñan son, entre otras:
  • Comprobar la uniformidad del hilo y su resistencia a la rotura.
  • Testar la resistencia de la tela a la abrasión, su capacidad de recuperación ante las arrugas y su resistencia al desgarro.
  • Averiguar si el material teñido es no desteñible.
Los mecánicos llevan al día registros que cubren todos los aspectos de su trabajo. Hay mecánicos que supervisan a un equipo de operarios textiles.
Perfil profesional
Para realizar bien este trabajo, se necesita:
  • Conocimiento técnico sobre máquinas y fibras.
  • Buenas habilidades manuales para usar herramientas y equipos.
  • Experiencia en electrónica, así como en mecánica y electricidad.
  • Buena vista y buen sentido del color.
También hay que saber:
  • Hacer mediciones precisas y cálculos aritméticos.
  • Pensar maneras de solventar cualquier problema que aparezca en el lugar de trabajo.
Si se sufre de alergias en la piel o a veces se tienen problemas respiratorios, uno puede verse afectado por las sustancias químicas que se usan.
Competencias
  • Aptitudes para redactar informes.
  • Buen sentido del color.
  • Capacidad para concentrarse.
  • Capaz de obtener resultados.
  • Capaz de seguir normativa en materia de salud y seguridad.
  • Capaz de tomar la iniciativa.
  • Capaz de trabajar con las manos de forma habilidosa.
  • Capaz de trabajar tanto solo como en equipo.
  • Dirige y supervisa al personal.
  • Experiencia en electrónica, así como en mecánica y sistemas eléctricos.
  • Habilidad para resolver problemas.
  • Instala maquinaria.
  • Metódico.
  • Realiza el mantenimiento de la maquinaria.
  • Redacta informes.
  • Responsable del correcto funcionamiento de la producción de una compañía textil.
  • Se encarga de cuestiones de control de calidad.
  • Testa la resistencia a la abrasión, al arrugado y al desgarro del tejido.
  • Toma medidas y realiza cálculos numéricos con precisión.
  • Trabaja sin supervisión.
Estudios
A continuación se relacionan algunos de los estudios que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que, dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.