Investigador operacional

Descripción
Los investigadores operacionales investigan una amplia gama de problemas de gestión. Utilizan metodologías lógicas y analíticas para resolver problemas, ayudan a las empresas a encontrar formas más eficientes de funcionar, con el fin de reducir los costes, de ofrecer un mejor servicio al cliente y de mejorar la calidad de los productos. Proporcionan ayuda tanto para solucionar problemas inmediatos como para establecer estrategias a más largo plazo.
Actividades laborales
La investigación operativa (IO) es la disciplina de la aplicación de métodos analíticos avanzados para ayudar a tomar mejores decisiones (TO). Aunque es invisible, la influencia del TO está siempre presente en todas las acciones del ser humano. La mayoría de las actividades diarias, tales como ir de compras, ir al médico o coger un vuelo en un día festivo, tienen la influencia intrínseca de un TO.

Los investigadores operacionales suelen empezar por tratar de definir los problemas, lo que a menudo es un proceso difícil y se aborda mediante el uso de métodos "suaves". El método suave utiliza un análisis lógico en lugar de un análisis numérico. El resultado final a menudo es un diagrama que proporciona una representación gráfica del problema.

A continuación, los investigadores operacionales analizan el problema. Para ello, utilizan tecnologías analíticas de soporte que incluyen:
  • Simulación: ofrecen la posibilidad de probar y mejorar las aproximaciones y las ideas.
  • Optimización: cuando hay muchas opciones viables y compararlas es muy difícil, por este motivo utilizan la optimización para reducir sus opciones a la mejor.
  • Probabilidad y estadística: ayudan a medir el riesgo, a elegir los datos pertinentes para encontrar conexiones e ideas valiosas, a sacar conclusiones, a realizar pruebas y a hacer previsiones fiables.
Estas técnicas analíticas generalmente requieren grandes cantidades de datos y podrían implicar el uso de técnicas estadísticas, el uso de hojas de cálculo, o la creación de un modelo visual informático interactivo que ofrezca una representación animada del sistema estudiado.

El objetivo de su análisis podría ser encontrar soluciones prácticas que se puedan recomendar a la gestión, o proporcionar una gestión con herramientas que puedan utilizar para experimentar, y que les muestren los efectos de una serie de decisiones diferentes.

Los investigadores operacionales utilizan sus habilidades en muchas situaciones diferentes. Por ejemplo, para:
  • Ayudar a un supermercado a decidir dónde ubicar una nueva supertienda o centro de distribución.
  • Calcular los diferentes precios que se pueden cobrar por los asientos en un avión meses antes del vuelo y hasta la fecha del vuelo.
  • Ayudar a las fuerzas policiales a decidir cuántas personas tienen que reclutar.
  • Planear rutas de un servicio de autobuses.
  • Ayuda a un diseñador de un estadio de fútbol para asegurarse de los espectadores pueden entrar y salir, o desplazarse por dentro del estadio con seguridad.
  • Ayudar a reducir los tiempos de espera en las consultas hospitalarias externas.

Los investigadores operacionales trabajan con la gente en todos los niveles de una empresa. Puede que deban entrevistarles para conocer sus necesidades, inquietudes y opiniones, además de recopilar y analizar datos sobre lo que hacen.

Al final del proyecto, los investigadores operacionales presentan sus informes a directores de empresas o altos directivos, y recomiendan los cambios más apropiados. Los investigadores operacionales también pueden desempeñar una función muy importante en la puesta en práctica de las ideas y soluciones que han sugerido.

Algunos podrían estar involucrados en proyectos particulares que requieran que deban desplazarse dentro o fuera de un área local.

Los trabajadores independientes pueden combinar el trabajo investigación operativa con otros servicios de análisis de negocios para sus clientes.
Perfil profesional
Para trabajar en la investigación operativa es necesario:
  • Disfrutar de la solución de problemas.
  • Tener una mente lógica, metódica y analítica.
  • Ser capaz de redactar informes claros y concisos.
  • Trabajar bajo presión, ya que a menudo tienen que cumplir con plazos de entrega muy estrictos.
  • Ser creativo e imaginativo, y pensar en varias soluciones para un problema.
Debe tener:
  • Fuertes habilidades matemáticas y estadísticas.
  • La capacidad de utilizar ordenadores, por ejemplo, para la construcción de modelos, y se debe ser un usuario experto de hojas de cálculo y bases de datos.
  • Conocimientos profundos sobre el funcionamiento de las empresas para las que trabaja.
  • Habilidades de negociación y técnicas de persuasión para presentar sus sugerencias.
  • Habilidades en la gestión de proyectos.
  • Habilidades de comunicación y la capacidad de trabajar de cerca con trabajadores de todos los niveles de una empresa.

Competencias
  • Analiza las necesidades de organizaciones.
  • Analiza problemas complejos.
  • Aplica técnicas matemáticas.
  • Aptitudes matemáticas.
  • Aptitudes para la gestión de proyectos.
  • Aptitudes para redactar informes.
  • Capacidad de análisis.
  • Capaz de construir modelos informáticos.
  • Capaz de dar información compleja de un modo directo.
  • Capaz de prestar atención al detalle.
  • Capaz de trabajar bajo presión.
  • Capaz de trabajar con vencimientos.
  • Conocimientos especializados en informática.
  • Creativo.
  • Destrezas en informática.
  • Emplea métodos científicos y lógicos para entender problemas.
  • Habilidad para la estadística.
  • Habilidad para la negociación.
  • Habilidad para la programación.
  • Habilidad para los negocios.
  • Habilidad para resolver problemas.
  • Habilidad para trabajar con hojas de cálculo.
  • Habilidades comunicativas.
  • Habilidades interpersonales.
  • Imaginativo.
  • Metódico.
  • Persuasivo.
  • Propone soluciones a problemas empresariales.
  • Recoge datos.
  • Redacta informes.
  • Sensato.
  • Utiliza modelos computarizados.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.