Cuidador

Descripción
Los cuidadores ayudan y prestan apoyo a las personas que no pueden arreglárselas por sí mismas en sus tareas diarias. Ello puede deberse a la edad, a un problema de salud física o mental o a una dificultad grave de aprendizaje.

Los cuidadores trabajan en residencias infantiles o de ancianos, escuelas especiales, centros de día o servicios de ambulancia excepto del servicio de urgencias.
Actividades laborales
Los cuidadores prestan cuidados personales a las personas que necesitan ayuda y apoyo para las tareas diarias. El tipo exacto de atención que ofrezcan depende de las capacidades de las personas a las que cuidan. La atención básica puede consistir en ayudar a alguien a lavarse o vestirse, comer, ir al baño, o generalmente a desplazarse.

Allí donde trabajen, ayudan a sus clientes o usuarios a mantener el máximo posible de independencia y de calidad de vida. Los estimulan a hacer las tareas personales y sociales, en lugar de hacérselas. Los cuidadores, por consiguiente, ayudan a muchas personas a mantener su autosuficiencia y su sentido de la dignidad.

Algunos cuidadores trabajan con niños y jóvenes. Les proporcionan atención básica, además de trabar amistad con los niños, ofrecerles actividades sociales y estimularlos a aprender y desarrollarse. A veces supervisan a los niños y jóvenes en actividades al aire libre o en visitas.

Otros cuidadores trabajan con personas de edad avanzada, por ejemplo, en centros de día o residencias. Igualmente en este caso les proporcionan atención básica en función de las necesidades de la persona.

También es muy importante la asistencia social, y a menudo surge un sentimiento de confianza y amistad entre el cuidador y la persona para la que trabajan. Los cuidadores ayudan a los residentes a hacer amigos y a mantenerse en contacto con su familia.

La planificación y supervisión de actividades sociales y excursiones son una parte importante del trabajo de algunos cuidadores.

Ciertos cuidadores trabajan con personas que tienen alguna discapacidad. Esto puede suponer ayudarlos en las tareas básicas, como lavarse y vestirse. Los cuidadores también estimulan el aprendizaje y el desarrollo, tal vez ayudándolos con clases que enseñan capacidades sociales.

Allí donde trabajen, los cuidadores deben estar atentos a los cambios producidos en la salud y en el bienestar mental de los residentes. Si advierten cualquier motivo de preocupación, sobre cuestiones como el dolor, la depresión, la ansiedad o la pérdida de movilidad, informan de ello a un jefe de cuidadores o responsable de servicio.

Los cuidadores tienen a su cargo la prevención de riesgos laborales. También puede estar a su cargo la seguridad de una residencia, por ejemplo si se trabaja en turno de noche.

Los cuidadores suelen trabajar en equipo. También trabajan con trabajadores sociales, enfermeras, así como con médicos.
Perfil profesional
Para ser cuidador, se necesita:
  • Paciencia y tacto.
  • Compasión y sentido del humor.
  • Grandes aptitudes para la comunicación y las relaciones humanas.
  • Ser capaz de hablar y escuchar a gente de todas las procedencias.
  • Ser capaz de trabajar en estrecha colaboración con sus colegas, como enfermeras y médicos, maestros, jefes de cuidadores o trabajadores sociales.
  • Prestar ayuda y apoyo cuando las personas bajo su cuidado tengan preocupaciones o problemas emocionales.
  • Respetar el derecho de cada individuo a mantener la independencia y la privacidad tanto como sea posible.
  • Tratar a cada persona como individuo, con necesidades físicas y emocionales distintas.
  • Ser discreto, y capaz de calmar la vergüenza de la persona cuando se la está ayudando en las tareas más personales, como lavarse o ir al baño.
  • Estar dispuesto a aprender y desarrollar nuevos conocimientos y capacidades en el trabajo.

Competencias
  • Actitud positiva.
  • Amable.
  • Aptitudes para gestionar el tiempo.
  • Aptitudes para la escucha.
  • Ayuda a los usuarios del servicio a ser lo más independientes posible.
  • Bien organizado.
  • Capacidad para ganarse la confianza de los demás.
  • Capacidad para tener en cuenta y entender cómo se sienten las demás personas.
  • Capacidad para trabajar en equipo.
  • Capaz de identificar problemas.
  • Capaz de interpretar situaciones.
  • Capaz de mantener la calma bajo presión.
  • Capaz de respetar a personas de todos los orígenes.
  • Capaz de tratar con personas difíciles o demandantes.
  • Compasivo.
  • Comprometido.
  • Conocimiento de los recursos locales.
  • Discreto.
  • Dispuesto a trabajar con varios tipos de personas.
  • Educado.
  • Enfoque flexible.
  • Enfoque práctico.
  • Entregado.
  • Estimula el aprendizaje y el desarrollo.
  • Flexible.
  • Habilidad para conducir.
  • Habilidad para gestionar conflictos.
  • Habilidades comunicativas.
  • Habilidades sociales.
  • Lidia con conductas difíciles.
  • Lidia con conflictos.
  • Mantiene el lugar limpio y aseado.
  • No es sentencioso.
  • Objetivo.
  • Observador.
  • Paciente.
  • Permiso de conducir completo.
  • Perseverante.
  • Persistente.
  • Prepara comida.
  • Proporciona ayuda y soporte en la realización de las tareas diarias.
  • Proporciona ayuda.
  • Proporciona cuidados básicos en función de las necesidades concretas del individuo.
  • Realiza desplazamiento de ámbito local.
  • Resistente.
  • Respeto por la confidencialidad del usuario del servicio.
  • Responsable.
  • Resuelto.
  • Se enfrenta a situaciones difíciles.
  • Sentido del humor.
  • Tolerante.
  • Trabaja con niños.
  • Trabaja con personas con disminuciones físicas.
  • Trabaja con personas con disminuciones psíquicas.
  • Trabaja con personas mayores.
  • Trabaja en equipo.
  • Trabaja en horas fuera del horario habitual.
  • Visita a los usuarios del servicio de la comunidad.