Asesor de juegos para niños

Descripción
Los asesores de juegos para niños se dedican a proporcionar ideas de juego para estimular a los niños y animarles a aprender, desarrollarse y expresarse. Crean áreas de juego seguras y creativas.

Los asesores de juegos para niños trabajan en una gran variedad de entornos, incluyendo centros de juego, zonas de juegos móviles, autobuses de juego, áreas de juego rurales y áreas de juego de los hospitales.
Actividades laborales
La función de los asesores de juegos es orientar y dar soporte al juego, asegurándose de que sea divertido, creativo y seguro. Por lo general, trabajan con niños de edades comprendidas entre los 4 y 16 años de edad, aunque pueden especializarse en un grupo de edad particular.

Jugar fomenta la concentración de los niños, así como su creatividad, su imaginación, su capacidad para resolver problemas, su sentido general de los descubrimientos y muchas otras habilidades y cualidades.

Las actividades de ocio incluyen juegos, arte y manualidades, teatro, natación y paseos al aire libre. Los asesores ayudan a los niños a hacer amigos, aprender nuevas habilidades, desarrollarse como personas y trabajar en equipo.

Los asesores de juegos para niños proporcionan oportunidades de juego a los niños para animarles a aprender, desarrollarse y expresarse. Crean y tienen cura de los materiales y recursos utilizados para el juego, y se aseguran de que los niños estén seguros y confortablemente equipados para realizar una actividad.

Hacer que el juego sea seguro es una parte muy importante del trabajo del asesor, por lo que deben ocuparse de posibles lesiones y emergencias, y hacer que los niños tomen conciencia de la seguridad, señalando los peligros de la actividad propuesta.

Los asesores de juegos para niños deben intentar que los niños se sientan cómodos y comunicar a los padres, cuidadores o tutores, o si trabajan en un hospital, a un médico, cualquier problema o posible lesión que puedan sufrir durante la actividad.

También deben informar de cualquier cambio en los hábitos o comportamiento de un niño, por ejemplo, si están inusualmente callados o si parecen estar descolocados o incómodos.

En los hospitales, el juego es reconocido como parte importante del tratamiento de los niños enfermos. Ayuda a los niños a olvidarse de su enfermedad, y a superar el estrés y la ansiedad, y también consigue que se sientan más cómodos con las enfermeras y los médicos.

Los bebés y los niños muy pequeños ingresados unidades de cuidados especiales y departamentos pediátricos también se benefician de juego. Los asesores de juegos utilizan recursos tales como espejos, móviles, juguetes de colores y cintas de música.

Los asesores de juegos para niños también pueden realizar tareas administrativas, tales como el mantenimiento de registros, la redacción de informes y buscar subvenciones. También pueden ayudar a contratar y formar a nuevos empleados.

Algunos asesores de juegos experimentados actúan como supervisores o gerentes, y deben realizar tareas de papeleo y control de personal y recursos. Por lo general, trabajan en sitios más grandes o para un servicio de juegos en una autoridad local.
Perfil profesional
Para ser asesor de juegos para niños se necesita:
  • Resistencia y una gran cantidad de energía.
  • Paciencia y tolerancia.
  • Un sentido de la diversión.
  • Creatividad e imaginación.
  • Habilidades interpersonales y habilidades de comunicación.
  • Comprender la importancia del juego para el desarrollo físico, social y emocional del niño.
Debe ser capaz de:
  • Usar su iniciativa propia.
  • Mantenerla calma a la hora de trabajar bajo presión.
  • Trabajar bien como parte de un equipo.
  • Responder rápidamente y con calma a las emergencias.
  • Hacer frente a las demandas constantes de atención de los niños.
  • Planificar y dar soporte a actividades seguras y divertidas que estimulen a los niños.
  • Mostrarse comprensivo.
Este trabajo requiere la realización de actividad física, por lo que se debe estar razonablemente en forma.
Competencias
  • Acompaña a niños a ir y volver del colegio.
  • Amable.
  • Aptitud para tomar decisiones.
  • Aptitudes para la planificación.
  • Aptitudes para realizar primeros auxilios.
  • Bien organizado.
  • Capacidad para ser puntual.
  • Capacidad para trabajar en equipo.
  • Capacidades organizativas.
  • Capaz de dar ánimos.
  • Capaz de mantener la calma bajo presión.
  • Capaz de tomar la iniciativa.
  • Capaz de trabajar sin supervisión.
  • Capaz de tratar con constantes demandas de atención.
  • Confiable.
  • Conocimiento sobre el desarrollo de los niños.
  • Consuela a los niños cuando se sienten mal.
  • Creativo.
  • Destrezas en informática.
  • Dispuesto a trabajar por las tardes.
  • Emprendedor.
  • En forma físicamente.
  • Enérgico.
  • Enfoque flexible.
  • Enfoque profesional.
  • Establece una buena relación con los padres.
  • Estimula el desarrollo del niño.
  • Habilidades comunicativas.
  • Habilidades para la administración.
  • Habilidades sociales.
  • Imaginativo.
  • Mantiene el lugar limpio y aseado.
  • Observador.
  • Organiza salidas.
  • Paciente.
  • Planifica y supervisa actividades de juego.
  • Proporciona un ambiente estimulante a los niños.
  • Realiza tareas administrativas.
  • Responsable.
  • Se ocupa de lesiones y urgencias.
  • Se responsabiliza de los materiales y de los medios.
  • Sentido común.
  • Sentido del humor.
  • Sigue unos estándares estrictos de higiene, salud y seguridad.
  • Supervisa y registra el progreso del niño.
  • Tolerante.
  • Trabaja con gente joven.
  • Trabaja con niños.
  • Trabaja en equipo.
  • Trabaja sin supervisión.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.
Cursos relacionados