Modernizar los servicios de empleo y formación, clave para mejorar el mercado laboral, según la OCDE

Noticia

El organismo aboga por redoblar esfuerzos para volver a conectar a las personas poco cualificadas y otros grupos vulnerables con los trabajos disponibles

  • 13/09/2022
  • Tiempo de lectura 7 mins

  • Valora

  • Deja tu comentario
Redacción de Educaweb
En este reportaje encontrarás:
  • Escasean profesionales en algunos sectores
  • El empleo crece rápido, excepto para los jóvenes y los colectivos vulnerables
  • Los salarios reales, a la baja en España
  • Los sectores con más y menos empleo
  • Cómo mejorar la situación laboral y económica, según la OCDE

El mercado de trabajo de España se enfrenta a importantes desafíos, como la escasez de mano de obra en algunos sectores, el desempleo de los jóvenes y la caída del poder adquisitivo de los salarios, según el informe Perspectivas de empleo de la OCDE 2022, elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).
 
El estudio, dado a conocer recientemente, destaca que entre las acciones para mejorar la empleabilidad de las personas y el mercado laboral se encuentra modernizar los servicios públicos de empleo, promover y financiar más oportunidades de formación, así como proporcionar más y mejor orientación profesional a las personas.
 
"Alrededor de dos tercios de los países de la OCDE han aumentado su presupuesto para los servicios públicos de empleo desde el inicio de la crisis de la COVID-19. Sin embargo, una mayor financiación no es suficiente: los servicios de empleo y formación deben ser integrados, completos y eficaces para llegar a los empleadores y las personas que buscan trabajo", sostiene el organismo.
 
Asimismo, el informe advierte que "los países deben redoblar sus esfuerzos para volver a conectar a las personas poco cualificadas y otros grupos vulnerables con los puestos de trabajo disponibles", para lo cual se necesita de mayor orientación y formación.
 
Conoce a continuación cómo se encuentra en general el mercado laboral de España y los países que forman parte de la OCDE, cuáles son sus principales retos y oportunidades, y algunas posibles soluciones para mejorarlo e impulsar la recuperación económica, según la OCDE.
 

Escasean profesionales en algunos sectores

Entre los principales desafíos a los que se enfrentan los países de la OCDE se encuentra la escasez de profesionales cualificados. En la Unión Europea casi 3 de cada 10 empresas tanto de manufactura como de servicios restringieron su producción en el segundo trimestre de 2022 debido a la falta de mano de obra: "un nivel sin precedentes desde el inicio de este tipo de recopilación de datos", indica el informe.
 
La actual escasez de trabajadores no se debe solo a la falta de personal altamente cualificado en las industrias de alta tecnología, sino que también está muy extendida en otros sectores de la economía. "Parte de esto se debe a las duras condiciones de trabajo y/o los bajos salarios en ciertos sectores o áreas dentro de ellas, lo que lleva a los trabajadores a renunciar a sus trabajos o no solicitar trabajos en estos ámbitos", sostiene el estudio.
 
Un ejemplo de lo anterior son los trabajadores del sector de la salud, que según el informe ya son escasos y a muchos servicios públicos de empleo les resulta mucho más difícil cubrir las vacantes en comparación con antes de la pandemia de COVID-19.
 

El empleo crece rápido, excepto para los jóvenes y colectivos vulnerables

En general, la tasa de desempleo en España ha caído de su punto máximo del 16,4% (en septiembre de 2020), al 12,6% en julio de 2022. La actual tasa de desempleo está por debajo de la registrada en diciembre de 2019, antes de la pandemia, cuando era del 13,9% en diciembre 2019.
 
Pese a que el empleo se ha recuperado con fuerza en España en 2021, comparativamente con el registrado antes de la pandemia, el informe advierte que el desempleo se mantiene estructuralmente elevado, y que la entrada al mercado laboral es aún difícil para los jóvenes de 15 a 25 años.  
 
Y es que la tasa de empleo de los jóvenes sigue por debajo de las cifras registradas antes de la pandemia: "es 1,5 puntos porcentuales más baja el primer trimestre del 2022, comparada con la del último trimestre de 2019", explica el informe. Esto se debe a la pérdida de puestos de trabajo de baja remuneración en el sector de servicios, como en hostelería y turismo, administración, retail y transporte.
 
La OCDE también advierte que las consecuencias de la pandemia en el mercado laboral han sido más profundas y persistentes para colectivos vulnerables, como los jóvenes, trabajadores con bajo nivel educativo, los inmigrantes y las minorías étnicas, en todos los países que forman parte del organismo.
 

Los salarios reales, a la baja en España  

Los salarios reales disminuirán en España al doble de lo que lo harán en el conjunto de los países de la OCDE, según el informe. En concreto, los salarios reales de los españoles (es decir, aquellos que se calculan descontando la inflación) caerán un 4.4% en 2022, mientras que en el conjunto de los países que forman parte del organismo la bajada será de algo más del 2%.
 
"Esto representa uno de los descensos más fuertes de los salarios reales observados entre los países de los que se dispone de datos, y un recorte sustancial del poder adquisitivo de los trabajadores, ya que los precios al consumo en España siguen subiendo a niveles máximos históricos", recoge el informe.
 

Los sectores con más y menos empleo

Si bien muchos mercados laborales de la OCDE se han recuperado rápidamente del impacto de la crisis de la COVID-19, la recuperación sigue siendo frágil y desigual. En muchos países, las tasas de desempleo han regresado a sus niveles previos a la crisis, pero el empleo sigue siendo bajo en ciertos sectores, explica el informe.
 
El organismo internacional asegura que las industrias de baja remuneración, como los servicios de hostelería y turismo; la agricultura, y la pesca; así como el sector del entretenimiento, no han crecido en materia de empleo. De hecho, en el primer trimestre de 2022, las ofertas laborales en el sector de los servicios de hostelería y turismo fueron, en promedio de todos los países de la OCDE, un -9% a las registradas antes de la irrupción del COVID-19.
 
Por el contrario, el empleo en el sector de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación ha crecido un 17% en los primeros tres meses de 2022 en comparación con el mismo periodo de 2019. Otro sector que ha visto crecer en promedio las ofertas de trabajo en los países de la OCDE es el de abastecimiento de agua y alcantarillado y gestión de residuos (+12%), así como el energético (+9%).
 

Cómo mejorar la situación laboral y económica, según la OCDE

Entre las acciones que el informe señala que pueden contribuir a la mejora de la situación laboral y económica de las personas y, a su vez, mejorar el mercado de trabajo y la economía de los países de la OCDE, se encuentran:
 

1. Modernizar y fortalecer los servicios públicos de empleo



Modernizar los servicios públicos de empleo
para quienes buscan trabajo o desean reinventarse profesionalmente puede ayudar a afrontar la escasez de mano de obra del mercado de trabajo y mejorar la situación laboral de las personas, según el informe.
 
"La promoción de servicios integrados y completos de empleo y formación ayudaría a reconectar a los grupos vulnerables y poco cualificados con puestos de trabajo", señala la OCDE.
 
De hecho, el organismo asegura que los países consultados en su estudio están priorizando la mejora de sus servicios de apoyo a los trabajadores desempleados. Esta "es una de las principales prioridades de los países que salen de la crisis de la COVID-19, especialmente en los países del sur de Europa, los países nórdicos y los países bálticos", asegura la OCDE.
 
Entre las medidas que algunos países han realizado para modernizar sus servicios públicos de empleo encuentran: una mayor digitalización en los servicios, aumentos en la plantilla, descentralización de la prestación de estos y la mejora de la colaboración con los servicios privados de empleo, entre otros.
 

2. Apoyar la recualificación de las personas trabajadoras

La transformación del mercado laboral y el envejecimiento de la población han causado escasez de habilidades y profesionales cualificados en ciertos sectores en muchos países, y la crisis de COVID-19 ha exacerbado esta tendencia.
 
Las políticas para apoyar a los trabajadores de todos los niveles educativos para desarrollar sus competencias y ayudarlos a moverse hacia sectores con alta demanda de profesionales son, por lo tanto, una prioridad en los planes de recuperación de muchos países.
 
Ahora bien, la escasez de trabajadores en algunos sectores y el desempleo en otros requiere que las personas se "reinventen" formándose en otros ámbitos, pero requieren de orientación para saber en cuáles.
 
Así pues, los orientadores pueden desempeñar un papel importante en la recualificación de las personas proporcionándoles información sobre las competencias demandadas por las empresas de ciertos sectores y sobre las oportunidades de formación disponibles, afirma la OCDE. Esto puede ayudar a los trabajadores "a orientar la formación hacia la ocupación alternativa más adecuada", añade.
 
Ahora bien, la orientación profesional para los trabajadores que buscan cambiar de trabajo debe diseñarse de manera diferente a la de los desempleados, advierte el organismo.
 

3. Apoyar con iniciativas públicas a los jóvenes y trabajadores de bajos ingresos

Garantizar un apoyo integrado para los jóvenes que sufren problemas de salud mental; apoyar a los estudiantes con políticas públicas y medidas que impulsen su contratación por parte de los empleadores, son algunas de las propuestas de la OCDE para mejorar la situación laboral de este colectivo.
 
Asimismo, el informe indica que algunos países ya realizan acciones para mejorar la empleabilidad de jóvenes y personas vulnerables: ofertan incentivos financieros a las empresas para que los contraten, o bien dan apoyo a personas mayores, con discapacidad, migrantes o minorías étnicas a través de programas de empleo específico para estos colectivos.
 
Y para que las personas de bajos ingresos puedan afrontar la inflación y las consecuencias de la crisis económica, la OCDE sugiere que los gobiernos los apoyen a través de ajustes al salario mínimo, beneficios en el trabajo u otras ayudas sociales.
 

4. Fortalecer las negociaciones colectivas

Fortalecer la negociación colectiva es clave para afrontar la pérdida de poder adquisitivo de los salarios. Según la OCDE, la negociación colectiva, es decir, la que realizan los sindicatos de trabajadores con los empleadores, garantiza una distribución justa del choque inflacionario entre los empleados y las empresas, afirma el informe.
 
Sin embargo, en los últimos años, la negociación colectiva ha disminuido significativamente: la proporción de trabajadores cubiertos por convenios colectivos se ha reducido y esto ha debilitado el poder de los sindicatos.    
 
Si deseas más información sobre el informe Perspectivas de empleo de la OCDE 2022: reconstruir mercados laborales más inclusivos, puedes consultarlo en la página web del organismo, donde también encontrarás un informe específico de España.
 
También puedes ver un resumen del informe en este vídeo…

 

Deja tu comentario