No solo se trata de apostar por empleos verdes, debemos hacer más verdes todos los empleos

Artículo de opinión

  • 21/07/2022
  • Tiempo de lectura 5 mins

  • Valora

  • Deja tu comentario
Montse Moliner. Directora de Sostenibilidad de ManpowerGroup (Catalunya)
Ha quedado patente que el modelo de usar y tirar está obsoleto y es perjudicial, por lo que se hace necesario evolucionar rápidamente hacia una economía mucho más consciente y circular. Ésta es, sin duda, la referencia para todos los agentes comprometidos con el medio ambiente, ya que su modelo de producción y consumo implica compartir, alquilar, reutilizar, reparar, renovar y reciclar materiales y productos existentes para que el ciclo de vida de estos se extienda y no comprometa los recursos naturales y humanos. También en el mundo del empleo.
 
Dicho modelo tiene una pieza clave que permanece intacta: las personas. El Talento debe estar, también aquí, en el centro de la estrategia, siendo conscientes del impacto que genera en el entorno. Por eso deberíamos hablar ahora de un modelo de Talento circular que permita a los profesionales aportar su valor a la sociedad sin el riesgo de caer en las garras de la obsolescencia programada. Para ello, como sociedad, hay que trabajar en:
 
  • Preservar el Talento.
  • Optimizar su rendimiento, actualizando constantemente sus habilidades y conocimientos.
  • Promover la diversidad.
 
Enfocar el empleo y la empleabilidad desde ese prisma circular, implica sostenibilidad. Ser empleable no pasa únicamente por tener las capacidades adecuadas para encontrar una ocupación; es ser reconocido y valorado, que el mercado considere que esa persona genera riqueza. Ese valor añadido sólo se puede incrementar con formación, exposición, experiencia.
 
Asimismo, el Talento circular debe contemplar un adecuado alineamiento de las necesidades presentes y futuras con los planes educativos, la formación y el reskilling. Una buena planificación y ejecución de estos planes facilitaría la generación de Talento, evitando el desperdicio. Para lograrlo es necesario el trabajo conjuntamente de administraciones pública, empresas, centros formativos, etc.
 
Por tanto, es en este nuevo entorno en el que la formación y el desarrollo, entendidas en un sentido amplio, juegan un papel fundamental. En primer lugar, debemos ser capaces de preparar a los jóvenes para acceder de manera ágil y eficaz al mercado del empleo. Además, tenemos que permitir el desarrollo de los profesionales a través de procesos de upskilling. Y, finalmente, para aquellos profesionales cuyos puestos de trabajo o sectores de actividad tengan un valor añadido decreciente, debemos ser capaces de reenfocar sus carreras a través de procesos de reskilling hacia sectores o actividades en auge.
 
En ManpowerGroup podemos observar la evolución en el mercado del empleo -tanto desde la perspectiva de empresas, como del Talento (personas trabajadoras)- y ya constatamos que se está produciendo un cambio: si bien las proyecciones actuales para la creación de empleos verdes aún no se han disparado, es necesario analizar con qué habilidades debemos preparar a las personas para hacer la transición a los roles que se generan con la creciente apuesta por la mencionada economía circular. Dicha formación no puede ser un elemento estático, es necesario que esté en constante actualización. Por su parte, los profesionales deben de mantener una voluntad de formación continua e, incluso, de reciclarse.
 
Se están realizando importantes esfuerzos para avanzar hacia la neutralidad climática en el horizonte 2050 y hasta 18 millones de profesionales necesitarán reciclarse para adaptarse a los nuevos empleos verdes o -green jobs- que requiere una economía baja en carbono. Es, por tanto, importante desarrollar rutas formativas que nos permitan capacitar en competencias con las que desempeñar los nuevos empleos generados por esa necesidad de reducir el impacto medioambiental y, al mismo tiempo, preparar a los profesionales cuyos perfiles siguen vigentes para que puedan continuar con su desempeño de un modo cada vez más sostenible.
 
Para construir un mundo del empleo más sostenible también hay que tener en consideración la territorialidad. Ofrecer oportunidades profesionales en lugares que ahora se están despoblando. Para lograrlo son necesarios una buena conectividad y red de servicios que, necesariamente, pasan por una planificación a nivel nacional.
 
Por último, más allá de las habilidades concretas para desempeñar los green jobs y, en general, cualquier otro puesto, nuestros estudios muestran que hay ciertas capacidades transversales que son hoy fundamentales para poder garantizar la sostenibilidad de las organizaciones. El 26% de los empresarios asegura tener dificultades para encontrar profesionales con resiliencia, adaptabilidad y tolerancia al estrés. Importante también para alcanzar el éxito en el actual contexto, el compromiso y la disciplina; la resolución de problemas y el razonamiento lógico; y la colaboración y el trabajo en equipo, todas ellas consideradas necesarias por el 25% de las empresas consultadas en el informe. Por detrás, la creatividad (24%), el liderazgo, la iniciativa y la capacidad de aprendizaje/curiosidad (23%).
 
Por su parte, las empresas deben tener en cuenta que los profesionales cualificados tienen cada vez más poder de decisión. El Talento es cada más exigente: busca flexibilidad, una retribución competitiva, unas buenas condiciones laborales, desarrollo y bienestar. Además, quiere aportar valor a una compañía socialmente responsable. Los profesionales quieren trabajar en organizaciones que compartan valores similares a los suyos.
 
En resumen, afrontamos el importante reto de impulsar un mundo más sostenible a nivel medioambiental y también social, pero este desafío también traerá oportunidades para el empleo como los green jobs. Debemos estar preparados para formar a los profesionales que quieran aprovechar dichas oportunidades y, del mismo modo, debemos garantizar que el resto de los perfiles sigan llevando a cabo su labor con la misma o más eficiencia, pero de un modo cada vez más sostenible.
Deja tu comentario