Aprender a lo largo de la vida: ¿dónde y cómo lo haremos?

Noticia

Destacadas personalidades del mundo educativo debaten sobre los retos y oportunidades de la universidad en la formación permanente, durante la Semana Mundial de la Educación Superior 2022

  • 19/05/2022

  • Valora

  • Deja tu comentario
Gemma Castanyer Mora. Redacción Educaweb

"Históricamente se decía que de lo que tu estudiabas podrías trabajar toda la vida. Ahora, si quieres trabajar de algo, tendrás que estudiar toda la vida". Con esta frase, el ministro de Universidades, Joan Subirats, ha puesto en valor la importancia de la formación a lo largo de toda la vida, en un momento en el que las habilidades y conocimientos caducan cada vez más rápido y la transformación tecnológica y digital están revolucionando el mercado económico y laboral.

¿De qué manera se adaptará la universidad a ese nuevo escenario? ¿A qué retos y oportunidades deberá hacer frente? Estas son algunas de las cuestiones que ha tratado la conferencia Las universidades y el aprendizaje a lo largo de la vida, celebrada en el marco de la Semana Mundial de la Educación Superior 2022 en Barcelona, y en la que han participado reconocidas autoridades y expertos, nacionales e internacionales, entre ellos Subirats.

A continuación, te resumimos las ideas clave del evento que ha conseguido reunir a más de 350 personas en el Aula Magna de la Universitat de Barcelona (UB).

La universidad como actor en la formación permanente: ¿qué cambios requiere?

La formación a lo largo de la vida en la universidad española actual tiene escasa presencia. En ese sentido, un 94% de sus estudiantes tiene entre 18 y 29 años, mientras que solo un 6% de la población mayor de 30 está cursando un grado o posgrado. "La universidad está dejando de lado oportunidades de formación muy importantes a lo largo de la vida", ha afirmado Subirats, y es que, además, se prevé que, en los próximos 20 años los universitarios entre 18 y 29 años van a descender en 200 mil personas por causas demográficas.

La formación permanente es una prioridad también a nivel europeo. La cumbre de Oporto de 2021 definió entre sus tres objetivos principales para 2030 que "al menos el 60% de la población adulta debe participar en actividades de formación cada año". Una cifra que se deberá doblar en los próximos 8 años, ya que actualmente solo un 30% de los adultos se forma.

Para poder llegar a una franja de población más amplia y diversa, destinada también a trabajadores con necesidades formativas, será necesario que la universidad asuma importantes cambios de estructura y gestión: "Cuando las empresas acuden a las universidades se les habla de grado, posgrado y doctorado; pero no se les habla de cursos más flexibles. Es importante la idea de hacer cursos modulares, trasladables y acumulables, que generen recorridos", ha indicado el ministro de Universidades.
En ese sentido, Subirats ha explicado que se ha "creado un grupo de trabajo con el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) para hablar de ese tema y para desarrollar, tanto en la ley de Empleo como en la nueva ley Universitaria (LOSU) elementos que nos permitan combinar esa idea y permitan que las universidades puedan responder a ese reto".

De las estructuras rígidas a las flexibles: ¿cómo transmitimos el conocimiento?

Plantear sistemas más abiertos y personalizados de transmisión de conocimiento es uno de los retos que tiene la universidad durante los próximos años. "El esquema actual es muy rígido", ha señalado Juan Romo, presidente de CRUE Universidades Españolas y rector de la Universidad Carlos III de Madrid, durante la conferencia inaugural. Según Romo "hay que flexibilizar la manera en que se transmite el conocimiento, introducir micro credenciales y proporcionar formación a la carta". Es decir, un aprendizaje "flexible, abierto y actualizado sin renunciar a la calidad".

Los principales destinatarios de esas formaciones son los "titulados que desean completar sus estudios, a partir de la necesaria puesta en marcha de programas formativos específicos"; los trabajadores con "cursos de capacitación o especialización particulares" y personas que quieren ampliar "su cultura", ha destacado un comunicado de CRUE.

En ese sentido, Romo ha señalado que "desde CRUE estamos trabajando con el SEPE y la Fundación Estatal FUNDAE para que las universidades puedan participar activamente en la promoción de la formación permanente", y ha puesto como ejemplo los cursos gratuitos en línea MOOC (massive open online courses), los cuales "personalizan el aprendizaje y tienen un rebajado coste tanto económico como temporal".

La formación permanente en el mundo del trabajo

"Tenemos que brindar oportunidades de formación al conjunto de la población trabajadora para que no sean injustas víctimas de un mundo en completa transición", ha asegurado Joaquín Pérez, secretario de Estado de Empleo y Economía Social del Ministerio de Trabajo y Economía Social, ponente también en la conferencia inaugural.

Según Pérez es necesario concebir la formación permanente como un "derecho de los trabajadores" que actúa como un "antídoto contra la precariedad" y ha insistido en la necesidad de que la universidad y los servicios públicos de empleo se coordinen y trabajen juntos en la formación de los trabajadores: "Estamos trabajando en la ley de Empleo para que las universidades puedan articular este tipo de formación con los servicios públicos de empleo y participen de manera activa en la formación de los trabajadores y durante todo el ciclo laboral. La participación de las universidades me parece imprescindible".

Las micro credenciales: una oportunidad inclusiva para aprender a lo largo de la vida

Imagen: Xènia Fuentes, UB

Se prevé que en los próximos años las micro credenciales van a revolucionar las oportunidades de formación continua para las personas adultas. Esos cursos breves se definen, según la Unión Europea (UE), como "una cualificación con la que se puede demostrar el aprendizaje adquirido a través de un módulo breve o curso y que se ha evaluado de manera transparente".

Las micro credenciales son cursos flexibles e inclusivos, pensados para quienes quieren ampliar su formación sin la necesidad de cursar un programa completo de educación superior; o bien para personas que tengan la intención de reciclarse y mejorar sus capacidades, tanto si se encuentran en el mercado laboral como si todavía no han accedido a él, según la Comisión Europea.

Precisamente esta institución está trabajando en la definición común de qué es una micro credencial, así como en las normativas de transparencia y calidad que harán que cualquier ciudadano de la UE pueda acreditar esos cursos con la misma validez. "Las micro credenciales pueden ayudar a certificar los resultados de procesos y experiencias de aprendizaje y hacen que sea posible la adquisición flexible de conocimiento y competencias (…) en un entorno cambiante", ha explicado Vanessa Debiais-Sainton, jefa de Unidad de políticas y programas de Educación Superior, de la Dirección General de Educación, Juventud, Deporte y Cultura de la Comisión Europea.

Según Debiais-Sainton hoy en día "no existe una definición sobre qué es una micro credencial, ni nada que permita el reconocimiento de estas. El pasado mes de diciembre la Comisión Europea presentó una propuesta para definir el marco común de las micro credenciales. Hoy, el documento se está debatiendo en el Consejo Europeo y esperamos que la resolución se adopte a mediados de julio de 2022", anunció.

Experiencias practicas: la Universidad permanente de la Universidad de Alicante

Aunque la inclusión de la formación permanente es uno de los mayores retos que la universidad debe hacer frente en la próxima década, ya existen algunas buenas prácticas en ese sentido. Un ejemplo es la Universidad permanente de la Universidad de Alicante (UPUA) que ofrece estudios de diferentes disciplinas para personas mayores de 50 años.

"Hemos tenido que adaptar los programas, la gestión, los currículums y las metodologías", ha explicado Maria Amparo Alesón, directora del centro, en la mesa redonda titulada Las universidades como institucione de aprendizaje a lo largo de la vida: políticas y prácticas inspiradoras.

Según Alesón, cuando nos dirigimos a personas mayores "el aprendizaje debe ser flexible sin dejar de lado la presencialidad y teniendo en cuenta que los estudiantes ya tiene un bagaje importante y necesitan desarrollar sus capacidades".
 

¿Sabías que…?

La Semana Mundial de la Educación Superior 2022, del 16 al 20 de mayo, se celebra en el marco de la III Conferencia Mundial de Educación Superior de la UNESCO, que por primera vez sale de su sede en París y se instala en Barcelona del 18 al 20 de mayo.

Este evento que reúne a casi 10.000 participantes en formato presencial y en línea; 27 ministros y 15 viceministros y 200 rectores y vicerrectores de todo el mundo, pretende fijar la hoja de ruta para las universidades durante los próximos años. La sostenibilidad, el aprendizaje a lo largo de la vida, la digitalización, la innovación y la accesibilidad de los estudios serán algunos de los temas de debate y discusión entre los expertos.

Aquí puedes encontrar más información sobre la III Conferencia Mundial de Educación Superior de la UNESCO y sobre la Semana Mundial de la Educación Superior 2022.

*Imagen principal: Xènia Fuentes, UB
 
Deja tu comentario