"La mentoría social contribuye a mejorar los resultados académicos e incrementar las expectativas educativas de los jóvenes"

Entrevista

Meritxell Argelagués, responsable de la evaluación del proyecto MODUM. Mentoría para el éxito educativo de la Associació Educativa Integral del Raval, explica esta iniciativa ganadora del Premio Educaweb 2021 en la categoría Instituciones

  • 03/12/2021
  • Tiempo de lectura 15 mins

  • Valora

  • Deja tu comentario
Meritxell Argelagués. Responsable de la evaluación de proyecto MODUM. Mentoría para el éxito educativo

El Premio Educaweb 2021 en la categoría Instituciones ha recaído en el proyecto MODUM. Mentoría para el éxito educativo, una iniciativa impulsada por la Associació Educativa Integral del Raval (AEIRaval), que busca que jóvenes de entre 15 y 21 años de familias que viven situaciones de vulnerabilidad en el barrio del Raval de Barcelona alcancen el éxito educativo.
 
La entidad establece tres perfiles de participantes (perfil educativo irregular, perfil educativo regular y perfil educativo condicionado por la discapacidad) y propicia aprendizajes personales y académicos significativos que les permitan obtener más y mejores oportunidades educativas, laborales y personales.
 
El proyecto se basa en mentorías que duran un mínimo de 6 meses y en las que participan personas voluntarias que reciben formación continuada e integral sobre aspectos organizativos, y específicos sobre gestión emocional, habilidades relacionales, interculturalidad, etc. 
 
 
¿Qué es exactamente una mentoría socioeducativa y por qué apostaron por ella en un proyecto de orientación académica y profesional?
 
Antes de adentrarnos en el concepto de mentoría socioeducativa, convendría presentar el concepto de mentoría, y para ello utilizaremos la definición de la Coordinadora de Mentoría Social (una entidad de referencia en territorio español  en el campo de la mentoría): "la mentoría es una herramienta de intervención social que promueve la relación entre las personas que voluntariamente se ofrecen para proporcionar un apoyo individual a otra persona que se encuentra en situación de riesgo de exclusión social. Esta relación está motivada y tutorizada por un/a profesional" (Coordinadora de Mentoría Social).
 
Desde este prisma, pues, podemos hablar de mentoría social como una herramienta útil al servicio de la equidad social, en el marco de una estrategia de orientación que propicia oportunidades educativas, sociales, laborales, etc. y, consecuentemente, favorece el desarrollo y crecimiento de la persona en diferentes ámbitos de su vida (Matías et al, 2004).
 
Para considerarse social, la mentoría debe cumplir dos grandes requisitos:
 
  1. Orientar explícitamente a los colectivos vulnerables en cuanto a su desarrollo personal o profesional.
  2. Contar con la participación de un equipo técnico profesional especialista en programas o proyectos de intervención socioeducativos.
 
En la actualidad, este tipo de mentoría está emergiendo como un complemento de trabajo que realizan las instituciones educativas y los Servicios Sociales llegando allá donde estas no pueden y construyendo una relación de apoyo cercana y de confianza con los adolescentes, jóvenes o adultos que se encuentran en un proceso de transición educativa, legal, u ocupacional (Grané, 2015). Por lo tanto, el concepto de mentoría social se relaciona con el contexto en el que ésta se aplica y, a su vez, se convierte en una metodología específica que permite complementar la acción socioeducativa que llevan a cabo las entidades del tercer sector.  Existen diferentes áreas de aplicación de un proyecto de mentoría social (laboral, educativa, salud, comunitaria, etc.), aunque se observa una tendencia en las últimas décadas hacia la institucionalización de la mentoría en diferentes programas basados tanto en la escuela como en la comunidad, y se está convirtiendo en una parte habitual de la escena educativa (Feu et al., 2011).
 
El proyecto MODUM nace, precisamente, como un recurso de apoyo y complementariedad a la intervención socioeducativa impulsada desde AEIRaval y pretende dar respuesta a una serie de inquietudes y necesidades percibidas por parte del equipo de esta entidad:
 
  • Por un lado, y desde una perspectiva técnica, el equipo educativo de la entidad identifica muchas potencialidades en los jóvenes que participan diariamente en el Centro Abierto de esta entidad. En su conjunto, estos jóvenes están cursando estudios obligatorios y postobligatorios, pero en muchos casos expresan desmotivación, desorientación o experiencias negativas en el marco de su proceso educativo. Ante esta situación, el equipo educativo valora necesario y complementario, un acompañamiento por parte de adultos que, en forma de mentoría, puedan profundizar en algunas situaciones y lógicas singulares que fortalezcan el proceso y plan de trabajo socioeducativo.
  • Por otro lado, y desde la perspectiva de los y las jóvenes de la entidad, quienes expresan en muchas ocasiones la necesidad de contar con más experiencias positivas en el marco de su proceso educativo, ya que, en su mayoría, consideran que la educación es motor de ascenso social. Estos y estas jóvenes han visto reducido su abanico de opciones de futuro a raíz de diferentes dificultades sociales, económicas y académicas; han sufrido experiencias de fracaso académico y se sienten desmotivados y viven situaciones de vulnerabilidad que agudizan la sensación de fracaso generalizado y de falta de confianza en sí mismos, en el sistema y en su futuro.  Además, en algunos casos, se constata la dificultad añadida de la diversidad funcional de grado leve o moderado que dificulta el acceso a los servicios educativos óptimos a sus necesidades.
  • Finalmente, los equipos directivos de los dos institutos públicos del barrio expresan a las educadoras de AEIRaval la necesidad de contar con un apoyo complementario a la acción educativa y tutorial que ya desarrollan desde los dos centros.
"La mentoría social contribuye a disminuir el absentismo escolar y la tasa de comportamientos problemáticos, y favorece un desarrollo emocional equilibrado entre los jóvenes implicados.".


¿Qué significa exactamente ser pioneros en este tipo de mentorías en el marco de un centro abierto, y cómo podría transferirse su experiencia a otras entidades?
 
MODUM nace en el curso 2017-2018 como proyecto piloto de mentoría socioeducativa en el marco de un centro abierto con el propósito, entre otros, de relacionar la mentoría a cada uno de los planes individuales de trabajo de los y las jóvenes de los centros abiertos de AEIRaval, fomentando su aprendizaje personal y académico desde una perspectiva intergeneracional y fortaleciendo su proyecto de vida, educativo y profesional. En la actualidad, AEIRaval sigue siendo la única entidad socioeducativa de Catalunya que promueve un proyecto de mentoría en el marco de un centro abierto, si bien es cierto que sí que existen numerosas entidades socioeducativas que promueven este tipo de proyectos, aunque no lo hacen en el marco de centros abiertos, con todas las implicaciones organizativas, técnicas, metodológicas que esto implica.
 
Los resultados de las tres ediciones del proyecto y los aprendizajes acumulados a lo largo del trayecto realizado hacen cada vez más viable la posibilidad de transferir la metodología del MODUM a otros centros abiertos de la ciudad. Una posible vía para materializar esta transferencia sería aprovechar los espacios de coordinación y trabajo comunitario existentes, como, por ejemplo, la Xarxa de Centres Oberts de Barcelona-XCO, para promover un proceso de aprendizaje conjunto que permitiera fortalecer y consolidar esta metodología de trabajo a nivel de ciudad. 
 
El éxito del proyecto depende de la colaboración de numerosos agentes. ¿Quiénes son imprescindibles y cómo han logrado trabajar conjuntamente?
 
De nuestra tradición como entidad dentro del barrio del Raval y del distrito de Ciutat Vella de Barcelona, conectamos con múltiples agentes que trabajan directa y conjuntamente con nosotros mediante espacios comunitarios de gran diversidad. Es con el vínculo y la relación con estos agentes de la comunidad educativa y cultural del barrio que hemos podido establecer una comunicación directa, sincera y con objetivos de trabajo comunes. En nuestro proyecto, ponemos en valor el trabajo cooperativo entre los entes que intervienen con los jóvenes, incluso generamos procesos de conocimiento entre entidades, centros educativos, equipos de servicios sociales básicos y especializados y espacios culturales para poder establecer un plan de trabajo común en beneficio del joven participante.
 
Los agentes nucleares del MODUM con los que establecemos una colaboración permanente son:

  • Los servicios sociales básicos y especializados Raval Norte y Raval Sur, encargados de la derivación de los y las jóvenes que participan en los centros abiertos que gestiona AEIRaval.
  • Los centros educativos de secundaria del barrio que llevan a cabo la solicitud, derivación y seguimiento de algunos de los y las jóvenes del proyecto.
  • Y finalmente, el equipo de investigación ERDISC, de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), que actúa como agente asesor del proyecto, especialmente en los procesos de evaluación y seguimiento.
 
Hay que tener en cuenta que antes de la puesta en marcha de MODUM, la entidad ya contaba con unos canales de coordinación con todos estos agentes, que ha favorecido la sostenibilidad de los procesos. Además, el hecho que el recurso que ofrece MODUM responda a unas necesidades compartidas por los y las diferentes profesionales, ha facilitado el establecimiento de objetivos de trabajo conjuntos. 
 
¿Cómo se potencia el autoconcepto, la autoimagen y la autoestima de los jóvenes?
 
Tal y como sostienen las evaluaciones realizadas en los últimos años, la mentoría social contribuye a mejorar los resultados académicos, incrementar las expectativas educativas, disminuir el absentismo escolar y la tasa de comportamientos problemáticos, y favorece un desarrollo emocional equilibrado entre los jóvenes implicados en ella (Deutsch et al., 2012; Herrera et al., 2011; Herrera et al., 2008; Rhodes,  2002; Dolan I. Brady, 2015; Dubois y Silverthorn, 2005; Herrera et al., 2013; Dubois y Karcher, 2014).
 
Sin embargo, para que una iniciativa de mentoría social sea exitosa, es necesario que cumpla con una serie de requisitos, que el proyecto MODUM incorpora y que resultan claves para favorecer el desarrollo socioemocional de la persona que recibe la mentoría (Grané, 2013; Macías et al., 2014; Feu, 2011):
 
  • Importancia del emparejamiento "mentorado/a"-mentor/a.
  • Huir de los estereotipos.
  • La importancia de construir el vínculo.
  • Claridad de los propósitos.
  • Acompañamiento profesional y mediación continuada.

 
Todos estos elementos, contribuyen a generar un clima de confianza entre la persona que recibe la mentoría y la persona mentora, que es la base que propicia el desarrollo emocional del o la joven.
 

"El proyecto MODUM ha incidido positivamente en las trayectorias académicas en más de un 70% de los jóvenes participantes".


¿En qué criterios se basan para elegir al mentor o mentora más adecuado para cada joven participante?
 
La selección de las personas mentoras se lleva a cabo desde la 2ª edición del proyecto por el equipo coordinador de MODUM. La experiencia acumulada a lo largo de las tres ediciones del Proyecto, y el asesoramiento recibido por parte de la Coordinadora de Mentoría Social, ha permitido identificar una serie de requisitos que orienta la selección de la persona mentora:

  1. Mayor de 30 años y sin límite de edad, ya que se considera que la experiencia y sabiduría de una persona mayor también puede ser de gran utilidad como modelo de los jóvenes.
  2. Madurez y responsabilidad.
  3. Indiferente género, origen cultura, nacionalidad y religión.
  4. Persona satisfecha con su vida, con equilibrio emocional y con la capacidad de transmitir esta tranquilidad a los y las jóvenes.
  5. Con experiencias educativas de éxito (como experiencia educativa, entendemos cualquier momento de la vida que contribuya a formarnos como personas llenas en cualquier ámbito de la persona: emocional, familiar, social, académico, laboral, de ocio, etc.).
  6. Experiencia con jóvenes de entre 15 y 21 años, preferiblemente en situación de vulnerabilidad social. Debe estar cercano a las problemáticas, conflictos y expectativas de esta etapa del desarrollo del/la joven.
  7. Motivación, disponibilidad y compromiso con el proyecto y con el o la joven.
 
También hemos visto en nuestra experiencia con mentores y mentoras que, pese a tener una experiencia inicial de "fracaso", han reorientado su educación, formación y etapa vital llegando a ser un ejemplo para muchos de los participantes.
 
¿Qué papel juega la familia en la orientación académica y profesional de los jóvenes?
 
La orientación académica es una de las estrategias de que disponen las familias para materializar su implicación con la educación de sus hijos. Resulta innegable la relación existente entre implicación familiar y éxito educativo de los niños, niñas y jóvenes. En este sentido, numerosas evidencias identifican como estrategias de mejora del éxito educativo, que los actores educativos compartan procesos de trabajo (Longás et al., 2015).
 
Del mismo modo, y fruto de la revisión de numerosas investigaciones, se constata que el éxito educativo, entendido como la combinación de aprendizajes personales y académicos, crece cuando se abordan y trabajan para generar relaciones positivas entre el conjunto de actores educativos de la comunidad (Epstein et al., 2013; Collet y Tort, 2015). Sin embargo, para generar estos contextos de cooperación, es necesario que los centros educativos den el primer paso, promoviendo acciones en el marco de sus proyectos educativos que favorezcan esta vinculación (Consejo escolar, 2015). 
 
En el caso de la orientación académica y profesional, se constata un desconocimiento generalizado por parte de las familias de los beneficios y el potencial que tiene. Por este motivo, consideramos muy necesario que los centros educativos promuevan que los padres y madres dispongan de la información necesaria para llevar a cabo estos procesos de orientación, y que se activen acciones de sensibilización que permitan a las familias generar una conciencia desde la capacidad, y no desde el déficit con que a menudo se las trata. Sólo desde esta conciencia será posible la transformación.
 
En este sentido, una posible estrategia para implicar más a las familias en los procesos de orientación personal y profesional pasa por darles las herramientas adecuadas, tales como: información clara y precisa de todas las opciones posibles; presentación de las profesiones; dar a conocer los procesos tutoriales empleados en el aula; los aspectos que se potencian y los que se pretende erradicar; posibilitar la presencia en el aula de las familias; etc. para que puedan ayudar a sus hijos a discernir su futuro personal y profesional (Castillo et al., 2014). Es por todo ello que AEIRaval, dentro del proyecto MODUM, pretende generar acciones educativas donde las familias se sientan también acompañadas y tengan un mayor protagonismo ante las dificultades (comunicación, culturales, sociales, económicas…) del entorno y las instituciones.
 
¿De qué evidencias dispone el éxito del proyecto? ¿Realizan algún tipo de seguimiento una vez que los y las jóvenes finalizan el programa?
 
La evaluación ha sido concebida desde el inicio de MODUM como un proceso clave que se focaliza en la dimensión procesal, de resultados y de impacto. A tal efecto, MODUM cuenta con un plan de evaluación que se revisa y mejora cada edición, fruto, tanto de las propias evidencias generadas a través de la evaluación, como de la revisión de la investigación más reciente aportada a través de la literatura científica.
 
Por la complejidad que requiere una evaluación, se cuenta con el apoyo y asesoramiento del Equip de Recerca en Diversitat i Inclusió en Societats Complexes (ERDISC) de la Universidad Autónoma de Barcelona-UAB, experto en la evaluación de proyectos de educación comunitaria. La evaluación se fundamenta, mayoritariamente, en la metodología cualitativa, y cristaliza en diferentes instrumentos que se aplican a lo largo de todo el proceso a todas las personas implicadas en el proyecto y que se triangulan para contrastar y profundizar en el análisis. Estos instrumentos son:
 
  1. Encuesta de valoración de las formaciones, dirigida a las personas mentoras.
  2. Diario de registro de la mentoría que cumplimenta la persona mentora al finalizar cada uno de los encuentros semanales con el o la joven, y que sirve para evaluar la mentoría desde una perspectiva de proceso y de resultados.
  3. Encuesta de cierre dirigida a la persona que recibe la mentoría, orientada a conocer, tanto el proceso efectuado y su valoración, como los cambios percibidos y atribuidos al proceso de mentoría, desde una perspectiva emocional, relacional, educativa y de proyección vital.
  4. Encuesta de cierre dirigida a la persona mentora, que pretende captar tanto el proceso efectuado y su valoración, como los cambios observados en la persona que recibe la mentoría y atribuidos a este proceso, desde una perspectiva emocional, relacional, educativa y de proyección vital.
  5. Ficha de valoración de la mentoría dirigida a los referentes de los centros educativos (tutores/as), con los que se pretende captar los cambios observados en la persona que recibe la mentoría y atribuidos a este proceso, desde una perspectiva emocional, relacional, educativa y de proyección vital.
  6. Grupo de discusión de los referentes de la red de trabajo de MODUM para valorar el proyecto en su globalidad, identificar elementos de mejora para potenciarlo, tanto desde una perspectiva procesal como de impacto.
  7. Entrevista a la persona coordinadora del proyecto, con el fin de identificar los aspectos de mejora, así como hacer un balance de los resultados obtenidos y de los cambios observados en los y las jóvenes.

 
La evaluación efectuada a lo largo de las tres ediciones de MODUM ha permitido aflorar numerosas contribuciones del proyecto, no sólo en las personas que reciben la mentoría, sino también en el resto de los agentes implicados en el proyecto MODUM. En este caso, nos centraremos en las contribuciones del proyecto en las personas que reciben la mentoría.

En primer lugar, se constata que el proyecto ha incidido positivamente en las trayectorias académicas en más de un 70% de los y las jóvenes participantes, ya sea por la mejora de las calificaciones, del interés y la motivación para estudiar, la voluntad de dar continuidad a la formación académica, o bien, por la reincorporación del joven/a al sistema educativo un tiempo después de haber salido.
 
En segundo lugar, se evidencian mejoras en las trayectorias laborales de un 40% de los y las jóvenes participantes que se estaban orientando hacia el mundo laboral. En estos casos, la mentoría social se ha evidenciado como un factor clave para la inserción laboral de estas personas, ya que durante el proceso de trabajo establecido en el marco del MODUM se han trabajado las competencias para mejorar la gestión y usos del tiempo, la adquisición de hábitos y el conocimiento de los recursos existentes en el entorno. En otros casos, la propia red relacional que ha establecido el o la joven con su mentor/a y con el resto de las personas implicadas en MODUM ha sido un factor catalizador para su trayectoria, ya que le ha posibilitado acceder a un trabajo complementaria y plenamente coherente con sus estudios gracias al capital social de esa red de agentes. Por otro lado, desde la propia entidad se ha trabajado con varios jóvenes que habían abandonado sus estudios para diseñar e implementar planes de empleo adecuados a sus motivaciones. Finalmente, en algunos casos, se ha conseguido la acreditación del certificado de profesionalidad de algunos/as jóvenes, que previamente se había establecido –previo consenso- como uno de los objetivos del plan de trabajo de la mentoría.

En tercer y último lugar, en todos los casos analizados, se constatan mejoras en la red relacional de las personas que reciben la mentoría, en su autoconcepto, autoimagen y autoestima. Esto comporta, por un lado, una mayor implicación y compromiso con el entorno comunitario, y también, una mayor inclusión social de estas personas. Por otro lado, una mejora de las expectativas educativas, laborales y vitales y una mayor capacidad de proyección futura y de generación de itinerarios vitales exitosos.
 
En cuanto a la finalización del seguimiento posterior a la participación en el proyecto, constatamos que algunas de las parejas de mentoría, una vez finalizado su período de participación en MODUM, continúan su relación de manera natural y consensuada por parte del proyecto. Esta relación de mentoría posibilita un seguimiento más informal de la trayectoria presente del o la joven participante. Aun así, un aspecto de mejora dentro del proyecto sería conseguir estructurar una evaluación más sistematizada dentro de un marco temporal más amplio que el actual.
 
Accede aquí al proyecto presentado a los Premios Educaweb 2021.

En este vídeo podrás conocer a algunas personas que han participado en el proyecto:

Deja tu comentario
Subscripción a publicaciones
podrás recibir información de las publicaciones de Educaweb te ofrece