"Hay que enseñar a las empresas a implicarse más en la formación de los estudiantes"

Entrevista

Educaweb continúa entrevistando expertos para conocer los retos del curso 2021-2022. Esta vez, Mónica Moso Díez, responsable del Centro de Conocimiento e Innovación sobre la FP de Dualiza Bankia, reflexiona sobre los desafíos de la FP

  • 30/09/2021
  • Tiempo de lectura 3 mins

  • Valora

  • Deja tu comentario
Mónica Moso Díez. Responsable del Centro de Conocimiento e Innovación sobre la FP-Dualiza
Educaweb prosigue con la serie de entrevistas iniciada sobre los retos del curso 2021-2022. En esta ocasión, Mónica Moso Díez, responsable del Centro de Conocimiento e Innovación sobre la FP-Dualiza, reflexiona sobre los desafíos a los que se enfrenta la Formación Profesional en este nuevo curso.

Para Moso Díez, los principales retos de la FP son: Aumentar la eficiencia del sistema de FP, reducir la brecha de género de estos estudios, especialmente en algunos ciclos formativos, así como establecer un sistema de FP que permita a las personas continuar formándose a lo largo y ancho de la vida.
 
¿Cuáles son para usted los retos más importantes del nuevo curso 2021-2022 en la Formación Profesional?
 
Si bien la FP española se encuentra en un momento favorable, por su creciente relevancia en la agenda pública española y un mayor atractivo para la juventud (con un aumento de las matriculaciones aproximada del 20% en los últimos cinco cursos), todavía hay retos que debe abordar. En función de los datos y análisis de nuestro Observatorio de la FP, señalaré los 3 que considero principales:
 
  • El primer desafío es aumentar la eficiencia del sistema de FP, en particular, para prevenir el abandono. De hecho, la tasa de finalización (el porcentaje de titulados en el último curso respecto a los matriculados en el primero el curso anterior) es del 62% para toda la FP, siendo menor en el caso de la FP Básica (52,4%). Esto último es relevante, dado que la FP Básica es un itinerario desde la ESO que, entre otras cosas, ayuda a evitar el abandono.
     
  • El segundo desafío es aumentar las vocaciones STEM, especialmente, entre las mujeres. Los estudiantes titulados en familias profesionales STEM se sitúan en torno al 31,6% respecto al total, sin haber crecido en los últimos cursos. Lo más agravante es que del total de los titulados, aproximadamente 11% corresponde a mujeres. La brecha de género por especialidades vocacionales y tecnológicas sigue vigente.
     
  • El tercer desafío es contar con un sistema de FP que logre el equilibrio entre la polivalencia y la especialización en la formación a lo largo de la vida. Por un lado, es importante fomentar un aprendizaje sólido que permita a los educandos y titulados seguir aprendiendo en los distintos estadios de sus vidas; es decir, "aprender a aprender". Por otro lado, los sistemas de FP han de ser capaces de formar a profesionales especializados y avanzados para afrontar los retos actuales y venideros, como agentes de cambio e innovación.

 

"Los sistemas de FP han de ser capaces de formar a profesionales especializados y avanzados para afrontar los retos actuales".


¿Cuáles son los principales aprendizajes que se han extraído de la pandemia para la Formación Profesional? ¿Podrán aplicarse en este curso académico?
 
El principal aprendizaje resultante de la COVID-19 es la toma de conciencia de nuestras fortalezas y debilidades, y la necesidad de acelerar los procesos de transformación "digital" y "verde" como sociedad española y europea. Desde la FP la respuesta para asegurar el acceso a la FP ha sido rápida a través de la digitalización de procesos y entornos de enseñanza; sin embargo, es necesario crear capacidades sólidas (tecnológicas y pedagógicas) tanto del profesorado como de los centros de FP y de las empresas formadoras, para avanzar en dicha transformación de una forma planificada y alineada en el conjunto del ecosistema de FP.
 
En cuanto a la transformación verde, me temo que la situación es bastante diferente. A pesar de que hemos afrontado la mayor crisis de sostenibilidad de este milenio, los aprendizajes sobre cómo abordar crisis venideras, e incluso poder evitarlas en parte, no han transcendido a nuestra sociedad y, por tanto, tampoco a nuestro sistema de FP que es un reflejo de esta. La estrategia de Educación para el Desarrollo Sostenible de la Unesco, aprobada por España, no se ha desplegado en las funciones principales de la FP: la educación y formación, la innovación aplicada y el desarrollo local. Ante nosotros tenemos el reto de la "sostenibilización" de la FP, lo cual ha sido ratificado por España y el resto de los países de la Unión Europea en la Declaración de Berlín el 19 de mayo de este año, donde se apuesta por una Educación por el Desarrollo Sostenible y eso afecta directamente a la FP.
 
¿Cómo ha impactado el COVID-19 en la igualdad de oportunidades del alumnado y qué medidas se han aplicado o podrían aplicarse para alcanzarla?
 
Es difícil contar con datos de impacto al respecto, pero organismos multilaterales como la Unión Europea, la OCDE o la Organización Internacional del Trabajo, indican que las desigualdades se han agudizado en esta crisis; destacando la brecha digital, pero también las diferencias por género (conciliación), por territorio urbano o rural e incluso por la edad (asociado al uso digital). En el campo de la FP esto se ha vivido con mayor intensidad, porque los estudios apuntan a que sociológicamente cuenta con un mayor riesgo de vulnerabilidad por el estatus socioeconómico y formativo, de las familias en el caso de los jóvenes, o de los parados que se acogen a la FP para el Empleo en el caso de los adultos.
 

"No podemos tener un auténtico modelo de Formación Profesional dual si no es con la convicción y el compromiso de centros y empresas con la formación de los estudiantes".


Se da por hecho que el coronavirus ha impulsado la digitalización, ¿también para la FP? ¿Se ha aprovechado para impulsar el aprendizaje personalizado de los estudiantes?
 
En la FP la enseñanza a distancia es más traumática que en otro tipo de enseñanzas, dado que el proceso de enseñanza-aprendizaje tiene un alto componente práctico. El "aprender haciendo" o aprendizaje experiencial es vital en la FP, bien a través de los talleres o laboratorios de los centros de FP o en las empresas como aprendices o en otros modelos de aprendizaje en alternancia. Por eso, la cancelación de los módulos de Formación en Centros de Trabajo (tradicionalmente, las prácticas) y la FP dual ha supuesto una pérdida de aprendizaje práctico, además de una oportunidad de aumentar los contactos y el capital relacional de los estudiantes, lo cual es de gran valor para su inserción laboral posterior.

¿Cómo afronta el profesorado de FP el nuevo curso académico? ¿Qué necesitaría para poder desempeñar mejor su trabajo?
 
El profesorado ha mostrado una gran capacidad de trabajo, resiliencia y compromiso con su labor formativa y orientadora. Lo peor que podría pasar es que no se hiciera una reflexión sobre lo que ha supuesto esta crisis, viendo qué se puede mejorar para el personal docente. No solamente es importante su capacitación y formación en nuevas competencias y pedagogías, sino que requiere estar en entornos que favorezcan la innovación, el feedback constante al alumnado y su evaluación continua a través de recursos de todo tipo. Un dato de interés es que, a pesar de que el número de estudiantes en la FP ha aumentado un 20% en los últimos años, el profesorado técnico de FP de centros públicos ha aumentado en un 4% (único dato accesible a nivel estatal).
 

"Hay apostar por una orientación integral desde etapas tempranas, lo que podría ir resolviendo en parte los retos que tenemos en la FP".

La educación y la formación se consideran más fundamentales que nunca para relanzar la economía del país. ¿Cómo cree que debería cambiar la relación entre los centros y las empresas?
 
Hasta ahora la FP en alternancia ha sido la vía primordial, alternando la formación en los centros de FP y las empresas, frente a la FP Dual que apenas ha conseguido un 4% de matriculados de todos los estudiantes FP. El proyecto de Ley de Ordenación e Integración de la FP apuesta por "dualizar" toda la FP para lo que es prioritario ser conscientes de qué tipo de entramado empresarial tenemos (tamaño, sectores principales…). De modo paralelo hay que estudiar todas las vías que permitan alinear las necesidades empresariales con la FP: diagnósticos sectoriales, fomento de proyectos de alternancia por retos de innovación, mapas de actuación de proximidad para fomentar desarrollo local, etc.
 
Eso desde el punto de vista teórico, pero también hay que enseñar a las empresas a implicarse más en la formación de los estudiantes, empresas proformadoras. No podemos tener un auténtico modelo dual si no es con la convicción y el compromiso de centros y empresas con la formación de los estudiantes.

En un entorno tan incierto como el actual, cada vez se concede más importancia a la orientación académica y profesional de las personas a lo largo de toda la vida. ¿Comparte esta visión y como se lleva a la práctica desde la Formación Profesional?
 
Totalmente. Nuestros estudios apuntan claramente a la necesidad de apostar por una orientación integral desde etapas tempranas, lo que podría ir resolviendo en parte los retos que tenemos en la FP desde la perspectiva de abandono, de vocaciones STEM, brecha de género, etc. Además, es clave que sea a lo largo de la vida para nuestro desarrollo profesional y personal.

Imagen: © Centro de Conocimiento e Innovación sobre la FP Dualiza
 

Más información

 
No te pierdas las entrevistas sobre los retos del curso 2021-2022 que hemos publicado este mes de septiembre:
 
  • Ana Cobos, presidenta de la Confederación de Organizaciones de Psicopedagogía y Orientación de España (COPOE)
  • César Coll, Catedrático Emérito de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universitat de Barcelona.
  • José Carlos Gómez Villamandos, presidente de Crue Universidades
Deja tu comentario