La visión de los estudiantes sobre la orientación en la universidad

Andrea G. Henry y Daniel Sierra.
Presidenta de la Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes y vocal de Incidencia Política (Madrid)
14/07/2021

Cuando estamos acabando Bachillerato, muchos estudiantes aún no sabemos qué vamos a querer o poder, dependiendo de la nota de la EBAU, hacer una vez finalice esta etapa; básicamente no sabemos qué estudiar.
 
Para mucha gente es un salto al vacío y la primera opción es probable que no sea la única que llegue a intentarse, ya que con el tiempo podemos llegar a darnos cuenta de que eso que creíamos que nos gustaba no era realmente para nosotros. Muchas veces elegimos por lo que se nos daba bien en el Bachillerato y sólo en base a ver un plan de estudios en la página web de la universidad o Centro de Formación profesional al que vayamos a ir.  Y cambiar no está mal, es muy legítimo; pero si vamos a hablar del paso a la universidad y sus salidas académicas y profesionales nos parece que no podemos dejar de señalar la importancia del Orientador u Orientadora Escolar. Es imprescindible reforzar esta figura para que todos los estudiantes puedan tener una orientación más o menos personalizada y que se adapte a sus necesidades. Con las actuales ratios de alumnos por orientador es imposible.
 
Por lo general se tiende a dar mucho más prestigio a la universidad que a la Formación Profesional, sobre todo en nuestro país. Aunque es cierto que esta situación está cambiando con los años, todavía es necesario seguir dándole un impulso a la FP porque es una vía igual de válida que la universidad y que en muchos casos cuenta con una mayor inserción en el mercado laboral. Y es aquí donde nace la pregunta: ¿están sabiendo las universidades adaptarse a la situación sociolaboral? Probablemente la respuesta sea corta, ya que en muchos casos la adaptación de los grados y los planes de estudio depende de la voluntad de los profesores que lo imparten. Pero la pregunta que deberíamos hacernos es más bien la siguiente: ¿debemos adaptar los estudios universitarios y sus contenidos a los vaivenes del mercado? Nosotros no vamos a responder a esta pregunta, creemos que es una reflexión que cada uno debe hacer por su cuenta.
 
Cuando se entra en la universidad son bastantes los estudiantes que quieren seguir un camino que les lleve a la investigación y a terminar dando clases en la propia universidad, y aunque sea por motivos socioeconómicos o por motivos académicos, la cuestión es que muchos no acaban logrando su objetivo. La mayoría intentará buscar trabajo fuera del mundo académico, en el mercado laboral.
 
En este mercado laboral estamos viendo cómo en los últimos años, carreras que antes no eran muy demandadas ahora están en alza. Un caso muy significativo es la carrera de Matemáticas, cuya inserción laboral en la actualidad es altísima. O incluso cómo están apareciendo nuevos grados relacionados con todos los avances que se están dando en campos como el tratamiento de datos, Big data, etc. También se está viendo cómo muchas carreras están introduciendo en sus currículos asignaturas relacionadas con técnicas de autoempleo; pero falta una muy importante: Formación y Orientación Laboral (FOL), una asignatura que es común a todos los ciclos medios y superiores de FP y que en muchos casos se echa en falta en muchos grados universitarios.
 
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos relacionados
Lo más leído
Lo último