La orientación, imprescindible para salir de la crisis del COVID-19

Mayra Bosada.
Redaccion de Educaweb
13/01/2021

Siete organismos internacionales aseguran en un estudio que la orientación ha cobrado más importancia desde la pandemia y que las personas solicitan cada vez más estos servicios
¿Qué impacto ha tenido la crisis del COVID-19 en la orientación académica y profesional? ¿Cómo se ha transformado la orientación durante la pandemia? Para responder estas cuestiones y conocer los puntos de vista de los profesionales de la orientación, siete organismos internacionales han llevado a cabo el estudio Career guidance policy and practice in the pandemic. Results of a joint international survey, que se ha publicado recientemente.
 
La investigación ha sido realizada por el Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional (Cedefop), la Comisión Europea, la Fundación Europea de Formación (ETF), el Centro Internacional para el Desarrollo Profesional y Políticas Públicas (ICCDPP), la Organización Internacional del trabajo (OIT), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Unesco.
 
Este informe concluye en que la necesidad de orientación ha crecido a raíz de la crisis sanitaria y que esta será clave para la recuperación de la crisis del COVID-19. Asimismo, desvela cuál ha sido el efecto de la pandemia y el confinamiento sobre la implementación de políticas de orientación a nivel mundial.
 
"El papel de la orientación académica y profesional se ha vuelto cada vez más importante para las personas, las familias, las comunidades, la fuerza laboral, los empleadores y la sociedad", apunta el estudio, en el que han participado casi un millar de profesionales de la orientación de 93 países. A continuación, conoce algunas de las principales conclusiones del informe.
 

La demanda de orientación. más enfocada al ámbito laboral

 
La pandemia ha generado una creciente demanda de servicios de orientación, especialmente en el ámbito laboral: el 74% de los profesionales consultados afirma que las personas buscan más apoyo para obtener información sobre el mercado de trabajo y el 73% para la búsqueda de empleo, así como para conocer las oportunidades de formación y educación que les permitan actualizar sus competencias (70%).
 
Asimismo, el 54% de los orientadores encuestados señala que se han incrementado las solicitudes de orientación por parte de estudiantes de los últimos cursos de cada etapa educativa.
 
Por otro lado, la investigación desvela que la demanda de servicios de orientación ha sido baja o poco significativa entre algunos colectivos, como entre los adultos mayores, personas con necesidades especiales, poblaciones rurales, migrantes y refugiados, y trabajadores de plataformas.
 
Los profesionales de la orientación consultados también perciben un aumento considerable en la demanda de apoyo psicosocial y emocional por la pandemia, producto de la incertidumbre creada por esta. Esto ha sucedido especialmente entre grupos específicos de usuarios: estudiantes de últimos cursos de cada etapa, trabajadores poco cualificados y de bajos ingresos, personas desempleadas o en riesgo de exclusión.
 

La orientación contribuye a la recuperación social y económica del COVID-19

 
La mayoría de los participantes en la encuesta señala que la orientación contribuye a la recuperación de la crisis del COVID-19 en términos de inversión eficiente en educación, desarrollo de habilidades, eficiencia del mercado laboral e inclusión social.
 
Los orientadores consultados afirman que las actividades de orientación que tendrán más relevancia para las personas en los próximos meses serán las intervenciones individualizadas (60%), la orientación laboral (56%) y el apoyo en la búsqueda de empleo (54%).
 
Asimismo, la mayoría coincide en que los servicios que prestan contribuyen a la inclusión y al acceso a los beneficios de protección social, al aprendizaje y al trabajo de las mujeres, los migrantes y los refugiados.  Sin embargo, también destacan que para llegar a este tipo de colectivos es necesario aplicar modalidades combinadas de orientación académica y profesional, online y presencial, y potenciar otras formas remotas de prestación, como el teléfono.
 
 

La orientación en línea, en crecimiento por la pandemia

 
La investigación desvela que el uso de las nuevas tecnologías en la orientación se ha acelerado por la crisis sanitaria. El teléfono, las redes sociales, las plataformas de vídeo, el correo electrónico, los foros y las plataformas web han sido aliados de los orientadores y las orientadoras durante la pandemia para poder orientar a distancia. Asimismo, en países como España y Letonia los profesionales han creado recursos digitales de orientación que han difundido a través de plataformas y correo electrónico.

"Los servicios se adaptaron en su mayor parte con éxito, aunque algunas intervenciones se redujeron drásticamente, especialmente las actividades individualizadas, como el asesoramiento", apunta el estudio.
 
Durante el confinamiento, el 62% de los profesionales de la orientación ofrecieron sus servicios completamente online, y tras este solo el 15% lo han mantenido así y el 51% parcialmente a distancia.
 
El informe señala que en general la oferta de orientación académica y profesional se ha mantenido en funcionamiento, incluso en el confinamiento, y que los profesionales consideran que ha sido beneficioso usar las TIC en su labor orientadora durante la pandemia, ya que así han podido llegar a más personas. Además, el estudio señala que los orientadores han usado más las redes sociales en su labor orientadora: el 62% de los encuestados afirma que las ha utilizado.
 
La mayoría de los orientadores consultados considera que las personas tienen una actitud positiva hacia el uso de la tecnología en la orientación; sin embargo, una parte de los profesionales participantes señala que los usuarios más vulnerables tienen dificultades para acceder a sus servicios a distancia.
 
Aun así, el 67% de los orientadores considera que el método más eficaz para llegar a los grupos vulnerables es el teléfono, así como las plataformas de videoconferencias (41%) y correo electrónico (40%). De hecho, la asistencia telefónica ha tenido una función importante para orientar a los colectivos vulnerables de países como España, Grecia y Chile.
 

La crisis del coronavirus genera más cooperación entre orientadores y otros profesionales

 
La pandemia ha generado una mayor colaboración entre los orientadores y otros profesionales de la formación, educación y asesoramiento a las personas en materia educativa y laboral, como por ejemplo los trabajadores sociales, aseguran las conclusiones del estudio. Sin embargo, los participantes señalan que esta cooperación no se ha dado entre las administraciones públicas y los profesionales de la orientación.
 
Al respecto, los organismos internacionales involucrados en el estudio abogan por intensificar la cooperación entre los ministerios y agencias gubernamentales, proveedores de servicios de orientación, empleadores y otras partes interesadas para repensar y reposicionar la actividad orientadora en las estrategias nacionales de recuperación de la crisis del COVID-19.
 
Los resultados de la encuesta también indican que en algunos países se ha asignado cierta atención política y recursos a la orientación como parte de la respuesta a la pandemia, como por ejemplo la contratación de más orientadores y orientadoras en servicios públicos de empleo. Sin embargo, la crisis del coronavirus no parece haber actuado como catalizador para establecer políticas y sistemas que favorezcan una orientación integral y cambios institucionales y estructurales más permanentes en esta materia.
 

Ficha técnica


El estudio ha sido desarrollado de junio a agosto de 2020 con el objetivo de conocer la opinión de los orientadores y agentes involucrados en la orientación sobre cómo las políticas, los sistemas y los servicios de orientación académica y profesional se han adaptado y actuado ante la pandemia.
 
Los resultados son producto de una encuesta online de 26 preguntas en la que han participado 1.300 personas de 93 países, aunque solo se tuvieron 963 respuestas. España es el país que registra la mayor participación en el estudio, con 68 personas, en su mayoría orientadores y orientadoras.
 
Los participantes en la encuesta han sido sobre todo profesionales de la orientación en activo (47%), responsables de políticas educativas o de programas orientadores (30%) e investigadores (20%). Asimismo, el 77% de los profesionales que han participado en la encuesta trabaja en orientación académica y educativa, mientras que el 49% se dedica a la orientación laboral. Además, el 79% de los encuestados trabaja en el sector público y el 21% en el privado.
 
Este estudio se suma a la declaración conjunta de los organismos internacionales participantes sobre la importancia de la orientación para las personas, las familias, la sociedad, el mercado laboral y la economía, publicada en 2019 bajo el título de Investing in Career Guidance
Publicado
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos relacionados
Lo más leído
Lo último