“ La FP en general va a salir reforzada de la pandemia ”

Ernesto Villalba.
Experto del departamento de Aprendizaje y Empleabilidad del Centro Europeo para el Desarrollo de la Educación y la Formación Profesional (Cedefop)
29/10/2020

Ernesto Villalba es un experto en el Centro Europeo para el Desarrollo de la Educación y la Formación Profesional (Cedefop) desde 2011 en el Departamento de aprendizaje y empleabilidad de Cedefop donde comenzó trabajando en el desarrollo del portafolio de Europass. En la actualidad es el responsable del área sobre validación del aprendizaje no formal e informal. Ha contribuido a la implementación y evaluación de la Recomendación del Consejo del 2012, así como a diversas actualizaciones del Inventario Europeo de validación y  las Directrices europeas. Fue también responsable del diseño, desarrollo y análisis de la primera Encuesta de Opinión de Cedefop sobre Educación y Formación Profesional en el 2015 y ha participado en el desarrollo de una segunda encuesta sobre aprendizaje de adultos en 2019. Antes de unirse al Cedefop, trabajó en el Centro de Investigación sobre el Aprendizaje Permanente (CRELL) en el Centro Común de Investigación de la Comisión Europea, Ispra, Italia. Ha formado parte de varios grupos de trabajo de la Comisión, de la OCDE y de UNESCO. Participa en el consejo editorial del European Journal of Education y el Journal of Business Creativity and the Creative Economy.  Tiene varias publicaciones relacionadas con políticas europeas en competencias transversales y aprendizaje a lo largo de la vida.
 
¿Qué papel ha de jugar la Formación Profesional en un mundo laboral marcado por el COVID-19?
 
Este papel de la Formación Profesional se ha recogido en el informe conjunto del Cedefop y la European Training Foundation (ETF) sobre la importancia de la FP y su rol en los próximos 10 años. Yo creo que la FP va a jugar un papel fundamental en la recuperación. La Formación Profesional tiene la ventaja de ser más flexible que otras formas de educación. Normalmente puede adaptarse mejor a las necesidades del mundo laboral con el que está más en contacto.

El COVID-19, por desgracia, ha supuesto y va a suponer una reestructuración del mercado de trabajo y muchas personas van a tener que reciclarse, redirigir sus carreras, considerar trabajar en otros sectores.  La FP puede ayudar a crear esas ofertas formativas específicas, personalizadas y adecuadas para las necesidades de cada persona.

Al mismo tiempo la FP puede dar respuestas a las necesidades de un mercado de trabajo cambiante. El COVID-19 ha exacerbado los procesos de trasformación en el trabajo. Las transiciones a una economía más sostenible y hacia la digitalización especialmente se han acelerado con la pandemia. Esto va a suponer cambios importantes en la manera en la que se trabaja y en las competencias necesarias para justarse a estos cambios, por ejemplo, las competencias digitales van a jugar un papel aún más importante.  La FP está intrínsecamente ligada al mercado de trabajo y a la economía y va a ser fundamental adaptarse a estas transiciones. Aunque la FP inicial va a seguir resultando importante, el papel de la formación continua va a resultar crucial y los sistemas de FP tienen que estar preparados para esto. 
 
¿Qué futuro laboral cree que les espera a los titulados de Formación Profesional tras la pandemia?

Es difícil de decir. Si algo estamos viendo con el COVID-19 es que hay mucha incertidumbre y pocas cosas seguras. Es imposible entender completamente qué significa "después de la pandemia". Seguro que las cosas mejorarán y creo que, aunque no va a ser fácil para nadie, la FP en general va a salir reforzada de la pandemia. No sabemos cuál va a ser el efecto del COVID-19 en el empleo, pero podemos esperar ciertas asimetrías, con algunos sectores y ciertos grupos de trabajadores más afectados que otros. Sin embargo, las tendencias que habíamos observado en el Cedefop Forecast creemos que van a seguir en vigor a largo plazo. 

Por lo que hemos visto en otras crisis, las profesiones asociadas con la FP suelen ser resistentes a las crisis económicas. En general, los titulados de FP tienen buenas prospectivas de trabajo y creemos que así continuará.  Lo que va a ser importante es que se siga desarrollando la FP y creando una oferta de calidad.
 
¿Está preparada la FP que se ofrece en España para responder el mercado laboral pos-COVID-19? ¿Por qué?

No estoy en posición de hacer predicciones específicas sobre España, principalmente porque tenemos que esperar y ver en qué medida el mercado laboral cambia después de la pandemia y porque esto requería un estudio específico de la situación española. En cualquier caso, sí que creemos que va a ser necesario que la FP inicial sea de calidad y esté bien conectada con el sector privado y la formación continua, de manera que pueda responder más adecuadamente a las cambiantes necesidades del mercado de trabajo. Yo creo que en España se está trabajando en esa dirección y el sistema integrado proporciona una articulación interesante. Ahora bien, hay que trabajar en las conexiones de las diferentes ofertas de formación y sus resultados.
 
"Por lo que hemos visto en otras crisis, las profesiones asociadas con la FP suelen ser resistentes a las crisis económicas. En general, los titulados de FP tienen buenas prospectivas de trabajo y creemos que así continuará".

¿Qué ventajas supone la FP Dual para los y las jóvenes ante este contexto?

La FP Dual, sabemos, es bastante eficaz en preparar a los y las jóvenes para el mundo laboral. Es beneficiosa en cuanto que proporciona competencias técnicas y competencias más generales que son fundamentales para desarrollar la actividad productiva. La FP Dual busca que el estudiante esté preparado para trabajar en una empresa desde el primer día, con todas las técnicas y destrezas necesarias. La FP Dual, como se entiende en Europa, facilita la transición al mercado de trabajo, proporciona al alumnado compensación económica y así constituye una manera diferente de aprender que puede ser, en muchos casos, más motivante. Es muy difícil que otro tipo de formación prepare tan bien y tan específicamente a los alumnos para empezar a trabajar.

En Europa, Cedefop considera cuatro elementos fundamentales que existen en la mayoría de los esquemas de la FP Dual y que están recogidos en el marco europeo:
 
  1. Una alternancia entre la escuela y la empresa que llevan a una cualificación reconocida y recogida en el sistema de cualificaciones del país.
  2. Una duración suficiente como para que la experiencia en la empresa sea significativa.
  3. La existencia de un contrato de aprendizaje para el estudiante de manera que reciba algún tipo de compensación.
  4. Y finalmente que la empresa sea el responsable formal de los resultados de aprendizaje conseguidos durante el tiempo en la empresa.
 
¿En qué cambios y mejoras debería focalizarse la FP para que el alumnado adquiera las competencias y los conocimientos necesarios para afrontar el mercado laboral pos-pandemia?


Yo creo que la conexión entre la FP inicial y la formación continua va a ser muy importante. Asegurarse de que los sistemas de formación están interrelacionados y que las diferentes ofertas de formación trabajen coordinadas para cubrir las necesidades de cada uno, será transcendental. Esto solo es posible si todas las partes interesadas contribuyen al desarrollo y participan en la oferta de la FP. Se va a tener que trabajar en la flexibilización del acceso a los ciclos formativos, utilizando adecuadamente los sistemas de evaluación, acreditación y reconocimiento de competencias profesionales adquiridas por experiencia laboral y vías no formales e informales. Esto ayudará a la flexibilización y adaptación de la oferta formativa a las necesidades de cada persona.  Para asegurarnos de que entendemos bien esas necesidades de las personas, la orientación va a ser crucial y la FP tendrá que trabajar en esto también. Además, la FP, como la educación en general, va a tener que asegurarse de que se desarrollan competencias transversales
 
¿Y qué competencias transversales tendrían que reforzarse en el alumnado de FP para afrontar los retos de un mercado laboral pos-coronavirus?

Responder a esta pregunta nunca es fácil, y en la era del COVID-19 aún más difícil, porque no sabemos completamente de qué manera van a cambiar las cosas.  Por supuesto, el COVID-19 ha dejado muy claro la importancia del desarrollo de competencias digitales, que ya eran importantes, pero su relevancia se ha acentuado aún más. Esta importancia se ve reflejada en la herramienta que el Cedefop ha desarrollado para estudiar las vacantes en línea usando big data: Skills-OVATE. Aunque los datos tienen muchas limitaciones y hay que tener cuidado en cómo se interpretan, el análisis muestra que las competencias digitales juegan un papel relevante. Además, los datos muestran que las empresas están buscando gente con competencias transversales y que tengan una fuerte capacidad de adaptación al cambio. Así pues, son estas competencias asociadas con la adaptabilidad y resiliencia que van a ser importantes en el futuro. En su mayoría competencias intrínsecamente humanas, como la creatividad, la capacidad de relación interpersonal y de comunicación.
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos relacionados
Lo más leído
Lo último