El coronavirus, ¿una oportunidad para potenciar el teletrabajo?

Eva Jiménez
Redacción de Educaweb
25/03/2020

La pandemia ha obligado a empresarios y trabajadores a adoptar el teletrabajo en un país poco acostumbrado a ello, algo que plantea desafíos pero también oportunidades

El estado de alarma decretado por el Gobierno el pasado 14 de marzo ha obligado a la ciudadanía a evitar el contacto social salvo en casos de "primera necesidad". Esto se ha traducido en que muchas empresas estén implantando el teletrabajo, una manera de trabajar a distancia que hasta ahora sólo ejercían el 7,9 % del total de personas ocupadas, según datos de la Encuesta de Población Activa correspondientes al cuarto trimestre de 2019. ¿Será el coronavirus una oportunidad para potenciar esta forma de trabajar?

 
Los expertos no lo tienen claro, ya que esta situación ha venido forzada por la pandemia y, por tanto, existe el peligro de que ni empresarios ni trabajadores actúen como lo harían si estuvieran convencidos de su utilidad.
 
"Esto no es un teletrabajo ‘normal' sino ‘de emergencia'. El teletrabajo ‘normal' se lleva a cabo cuando los niños están en la escuela y las personas dependientes en su centro de día.  Cualquier otra situación es excepcional y no puede esperarse de ella resultados normales", advierte Eva Rimbau, experta en trabajo flexible y profesora de Recursos Humanos en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). En estas circunstancias, la especialista teme que "el ‘teletrabajo de emergencia' no dé buenos resultados desde el punto de vista productivo y eso se use de excusa desde las empresas para no querer implantar el trabajo remoto en el futuro de modo estable y generalmente aceptado".
 
Dado que ahora no es posible teletrabajar de manera opcional, a continuación se examinan sus puntos fuertes y débiles, y se exponen algunos consejos, de cara a que este periodo de confinamiento resulte lo más satisfactorio y fructífero para todo el mundo.
 

Oportunidades del teletrabajo

 
Las ventajas el teletrabajo, aparte de su utilidad social inmediata para evitar la propagación del Covid-19, son múltiples, según los expertos consultados por Educaweb.
 
Desde el punto de vista personal, uno de los beneficios es el ahorro de tiempo y dinero en desplazamientos y una mejor conciliación, "sobre todo para empleados a tiempo parcial o con jornada partida", destaca Max Oliva, managing director de Studio Banana, cofundador y presidente de Impact Hub Madrid, y profesor de Innovación Social en IE Universidad.
 
Bajo la perspectiva profesional, Oliva destaca que el teletrabajo ofrece una "mayor concentración para las tareas que requieren foco, por no hablar del impacto en motivación, empoderamiento, orgullo de pertenencia, implicación, etc." de los trabajadores y trabajadoras.
 
Por su parte, Manuela Pérez, profesora titular en el departamento de Dirección y Organización de Empresas de la Universidad de Zaragoza, añade "la libertad que tiene el trabajador para organizar sus tareas y, como consecuencia de ello, una mayor productividad y, especialmente, la flexibilidad que proporciona para compatibilizar sus responsabilidades profesionales y familiares, cuestión tan demandada por los trabajadores en las últimas décadas".
 
La productividad también es un aspecto destacado por la profesora de Recursos Humanos de la UOC; eso sí, siempre que el teletrabajo se halle "bien implantado".  Y César Martínez, director del Máster en Recursos Humanos de ICADE Business School, también menciona como ventaja la ganancia en flexibilidad, si bien con matices: "El teletrabajo exige horarios, rutina, organización de las tareas, concentración, no interrupciones".
 
Si se analiza la cuestión desde un enfoque social y global, Eva Rimbau recuerda que el teletrabajo puede contribuir a solucionar problemas sociales importantes, como "la despoblación en ciertos territorios y la movilidad en las ciudades". Muy relacionada con esta última cuestión se halla la aportación de Max Oliva, quien opina que el teletrabajo contribuirá a reducir el impacto climático que suponen las horas punta en las grandes urbes.
 

Desafíos del trabajo a distancia

 
Entre los retos que presenta el teletrabajo para empresarios y trabajadores, Max Oliva realiza una distinción entre desafíos a corto y a largo plazo. Entre los primeros, menciona "la comunicación interpersonal, la gestión de equipo, la productividad y concentración en entornos no preparados, dificultad para separar la vida laboral y personal y la posible pérdida de bienestar por un entorno no idóneo para trabajar".
 
A largo plazo, el profesor de Innovación Social de IE Universidad añade: "Podemos encontrar pérdida de sentimiento de pertenencia, la cultura de marca se puede ver dañada, menos colaboración y sinergias que también significa menos innovación, pérdida de creatividad por reclusión y falta de estímulos".
 
En estos primeros momentos, César Martínez recuerda además la importancia de "disponer de los equipos y de la infraestructura adecuada: programas, software, red de comunicaciones, etc."; y de mantener la comunicación para evitar la soledad.
 
La soledad o aislamiento es también uno de los principales desafíos del teletrabajo, señala Manuela Pérez.  No obstante, añade, en estos momentos "el principal inconveniente no va a ser la soledad precisamente, sino tener que atender a sus hijos en casa que, según las edades que tengan, demandarán tiempo de sus padres, tanto para seguir su actividad escolar como de ocio o juegos". Esta reflexión sintoniza a la perfección con la realizada por Eva Rimbau, quien cita el aislamiento y el estrés como factores a tener en cuenta en casos extremos.
 
Productividad o sentimiento de pertenencia a una empresa son algunos aspectos que los expertos consultados incluyen como punto fuerte y débil del teletrabajo, señal que revela que la clave se halla en una adecuada implantación. Es por ello que a continuación puedes encontrar algunos consejos para conseguir que el teletrabajo sea verdaderamente eficaz.
 

Consejos para aprovechar al máximo el teletrabajo durante el confinamiento

 
Entre las sugerencias más repetidas por los y las especialistas consultadas por Educaweb destacan las siguientes:
    

La necesidad de apostar por un cambio cultural basado en la confianza

 
Ahora bien, los y las expertas también reconocen que lo que realmente hace falta para sacarle el máximo rendimiento al teletrabajo es un cambio cultural o de mentalidad que permita, en palabras de Max Oliva, "pasar de una cultura presencial, con silos, con procesos rígidos que limitan la innovación, a una cultura flexible, de trabajo colaborativo".
 
También es necesaria una mayor innovación en la gestión de personas. Se valoran las horas de presencia del trabajador en la empresa como muestra de su compromiso, en vez de los resultados que obtiene. Si la dirección de equipos consensua unos resultados con cada persona y les hace un seguimiento, en realidad no debería importar desde dónde se realiza el trabajo. Pero pasar a esta dirección por resultados es un fuerte cambio cultural que muchas personas con cargo directivo no están dispuestas a realizar", añade Rimbau.
 
En el caso de los empleados, el managing director de Studio Banana les invita a percibir el teletrabajo como una oportunidad para desarrollar competencias transversales como la resiliencia y la flexibilidad ante los cambios, "algo que las organizaciones van a tener muy en cuenta ahora".
 
En cuanto a las empresas, Oliva tiene muy claro que el cambio ha de partir del equipo directivo y que, aunque es lógico que se tengan dudas sobre cómo puede impactar el teletrabajo en la productividad, la concentración y el sentido de pertenencia, la clave reside en diseñar una estrategia que permita no sólo minimizar riesgos, sino generar un impacto positivo.
 
"Se nos han acabado las excusas para decir que no es posible teletrabajar. Dara los equipos un portátil y conexión VPN no es suficiente en absoluto. El objetivo no debería ser teletrabajar más que antes, el objetivo debería ser teletrabajar mejor", afirma el también profesor de Innovación Social en el IE Universidad.
 
Tal vez por ello, entre las cinco recomendaciones facilitadas por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) figura la confianza, como puedes ver en el siguiente vídeo. "La confianza es el elemento aglutinador de todo. Es necesario que exista confianza entre las personas que realizan trabajo a distancia y las que desempeñan funciones directivas, así como entre todos los compañeros, con objeto de lograr una estrategia de trabajo a distancia eficaz", explica Jon Messenger, especialista principal de la OIT en condiciones de trabajo.
 
 

 5 claves para un teletrabajo eficaz, según la OIT

 

 
Categorías
Publicado
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más leído
Lo último