Los desafíos del empleo juvenil: modernizar la FP y reducir la sobrecualificación

Noticia

El trabajo de los y las jóvenes se verá perjudicado por la emergencia sanitaria del coronavirus, la automatización del mercado laboral y la escasez de puestos acordes a sus competencias, según la Organización Internacional del Trabajo

  • 11/03/2020

  • Valora

  • Deja tu comentario
Redacción de Educaweb
Los y las jóvenes de todo el mundo se enfrentan a un futuro incierto en el mercado laboral debido a la automatización del trabajo, al enfoque limitado de buena parte de los programas de Formación Profesional y a la escasez de puestos de trabajo acordes a sus competencias. Así lo desvela el último informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Tendencias mundiales del empleo juvenil 2020: La tecnología y el futuro de los empleos.
 
El estudio, que se ha dado a conocer recientemente, hace hincapié en que las personas de entre 15 y 24 años tienen tres veces más probabilidades de perder su empleo por la automatización del trabajo que las personas de 25 años o más, principalmente por su limitada experiencia laboral.
 
De hecho, la tasa de desempleo juvenil a nivel mundial se sitúa en el 13,6 % y en España es del 33 %, la más alta de la Unión Europea, según datos de Eurostat. Esto significa que uno de cada tres jóvenes de menos de 25 años en edad de trabajar no encuentra empleo.
 

El coronavirus, otro factor que afecta al empleo juvenil

 
Durante la presentación del informe, la OIT ha señalado que el COVID-19 aumenta la presión sobre el empleo de los y las jóvenes porque la mayoría de ellos y ellas participan en varios de los sectores económicos más afectados, como los de servicios y el turismo.
 
"En caso de que el consumo baje durante meses por el coronavirus veremos consecuencias severas en términos de oportunidades de trabajo", ha reconocido el director del Departamento de Políticas de Empleo de la OIT, Sangheon Lee.


Ante esta situación y para generar más oportunidades laborales para los y las jóvenes, la OIT considera que los gobiernos, los centros educativos y las empresas deben afrontar los siguientes retos:

 

Modernizar la FP para evitar el riesgo de desempleo por la automatización

 
Los y las jóvenes con estudios de FP tienen mayor riesgo de quedarse sin su puesto de trabajo debido a la automatización, dado que "las competencias para ocupaciones específicas impartidas por la Formación Profesional suelen quedar obsoletas más rápidamente que las habilidades más generales orientadas a la resolución de problemas que se imparten en las instituciones universitarias", destaca el informe.
 
Por lo anterior, la OIT insta a los gobiernos a revisar y modernizar los programas de FP a fin de que los y las estudiantes puedan adaptarse mejor a las demandas cambiantes de la economía digital y así evitar verse obligados a tener un trabajo precario o convertirse en "ninis", es decir, en jóvenes que ni estudian, ni trabajan.
 

Reducir la sobrecualificación a través de programas de formación flexibles

 
La OIT señala que se ha incrementado la matriculación de la población juvenil en estudios superiores, lo que en muchos países se traduce en una fuerza de trabajo sobrecualificada.
 
El informe asegura que en los últimos años el número de participantes en la fuerza de trabajo con una carrera universitaria no ha ido acompañado de un aumento similar de trabajos altamente cualificados. Por ello, algunos de los y las jóvenes con estudios universitarios están dispuestos a aceptar empleos que están por debajo de sus competencias, en su mayoría con miras a adquirir experiencia laboral.
 
"Alentar a las mujeres y hombres jóvenes a realizar estudios universitarios no resolverá el problema del desempleo juvenil. Es importante asegurar que los programas de estudios universitarios sean de gran calidad", indica el informe.
 
Si bien los titulados universitarios son menos propensos a perder un empleo por la automatización, su formación no proporciona total inmunidad frente a la pérdida de un empleo, por lo que la OIT propone que cursen estudios o reciban formación adicional con el fin de hallar un empleo en un campo diferente.
 
 
También resulta necesario instaurar marcos políticos integradores y sistemas de formación flexibles "basados en el diálogo entre gobiernos, trabajadores y empleadores", ha señalado Sukti Dasgupta, directora del Servicio de Políticas de Empleo y de Mercado de Trabajo del Departamento de Política de Empleo de la OIT, durante la presentación de la publicación.
 

Promover políticas para que el empleo juvenil sea decente

 
La población joven que tiene un trabajo también vive una situación precaria, ya que está más expuesta a formas atípicas, informales y menos seguras de trabajo. "El hecho de que tres de cada cuatro trabajadores jóvenes en todo el mundo estuvieran ocupados en la economía informal en 2016 pone de relieve la magnitud del problema", señala el informe.
 
En los países europeos más ricos, que suelen tener un alto porcentaje de trabajadores asalariados, han aumentado formas menos seguras de empleo entre los y las jóvenes a causa de la llamada economía de plataformas, que suele contratar profesionales independientes bajo demanda, por horas o por proyectos, según la OIT.
 
También hay que asegurar que la población juvenil goce de protección social y tengan derechos en el trabajo. Además, es importante "alentarles a afiliarse a organizaciones de trabajadores y de empleadores, de tal manera que puedan estar representados en el diálogo tripartito". En resumen, la OIT considera que es fundamental promover políticas que generen empleos decentes para las mujeres y los hombres jóvenes.
 

Disminuir el aumento de "ninis" con políticas educativas y laborales flexibles

 
El estudio señala que la tasa de jóvenes "ninis" ha aumentado en todo el mundo: en 2015 esta era del 21,7 % y en 2019 del 22,4 %. En España, en concreto, la tasa de "ninis" en 2019 era del 14,9 %, según datos del Education and Traininig Monitor 2019, de la Comisión Europea.
 
De los 1.300 millones que hay en el mundo, 267 millones son "ninis" y se prevé que en 2021 se registren 273 millones. Además, dos terceras partes de estos, a saber, 181 millones, son mujeres.
 
"Es evidente que no se está aprovechando todo su potencial, aunque muchos tal vez estén contribuyendo a la economía a través del trabajo no remunerado, lo que es particularmente el caso de las mujeres jóvenes", indica la OIT en el informe.
 
Por su parte, Sangheon Lee, director del Departamento de Política de Empleo de la OIT, ha señalado en la presentación del informe que la desvinculación de los y las jóvenes de la enseñanza y el mercado laboral puede perjudicar su futuro a largo plazo "y, en última instancia, socavar el desarrollo socioeconómico de su país".
 
El desafío será establecer políticas y medidas adecuadas para cada país con el fin de disminuir la tasa de "ninis". "El reto consistirá en armonizar el planteamiento flexible necesario para ofrecer a dichos jóvenes políticas y medidas adecuadas para que la situación cambie. Una solución única para todos no servirá de nada", ha añadido.

En el siguiente vídeo, algunos datos clave sobre el empleo juvenil que aporta el informe de la OIT...
 
Vídeo: Organización Internacional del Trabajo
 

¿Sabías que…?

 
  • La población juvenil mundial ha aumentado de 1.000 millones a 1.300, pero el número de jóvenes de entre 15 y 24 años que participan en la fuerza de trabajo ha disminuido entre 1999 a 2019 al pasar de 568 millones a 497 millones, respectivamente, ha alertado la OIT.
 
  • A escala mundial, las mujeres jóvenes tienen dos veces más probabilidades que los hombres jóvenes de ser "ninis".
Deja tu comentario
Subscripción a publicaciones
podrás recibir información de las publicaciones de Educaweb te ofrece