¿Qué pueden hacer las empresas para reducir el abandono escolar?

Juan José Juárez,
Responsable del Proyecto de Orientación Profesional Coordinada de la Fundación Bertelsmann (Madrid)
03/07/2019

El primer paso para analizar algo que no funciona debe de ser siempre tratar de imaginar cómo sería si funcionase bien, y en el caso del abandono escolar temprano esto es muy necesario, ya que un alumno abandona sus estudios cuando la experiencia que vive no está siendo satisfactoria. Si definimos el éxito escolar como un resultado global que garantiza una positiva entrada a la vida adulta y un acceso cualificado al mercado de trabajo, entonces parece claro que la sociedad en su conjunto (no sólo el sistema educativo) y desde luego las empresas en particular, tienen también mucho que decir y que hacer en la materia.
 
 

El impacto del abandono en las empresas y en la economía

 
La Comisión Europea avisa desde hace años de que, en nuestras sociedades modernas basadas en el conocimiento, los y las jóvenes que no completan los niveles de Educación Secundaria Postobligatoria (Bachillerato o Grado Medio) enfrentan más desventajas que nunca. Los resultados en todos los países europeos indican que los estudiantes que abandonan la escuela se enfrentan a similares aspectos económicos y psicosociales negativos.
 
Los y las jóvenes que abandonan prematuramente tienen peores perspectivas en el mercado laboral en comparación con los que terminan la escuela, junto con menores ingresos de por vida y mayores tasas de desempleo[1]. Los elevados costes personales y sociales del abandono escolar se hacen más tangibles cuando analizamos los informes de prospectiva laboral a futuro, cuyas las previsiones nos dicen que aproximadamente 2/3 del empleo que se cree se ofrecerá a titulados de FP y 1/3 a titulados universitarios, es decir que para aquellos ciudadanos que no alcancen uno de estos dos niveles, la posibilidad de encontrar un empleo es prácticamente inexistente.
 
Este escenario ofrece un panorama desolador para los jóvenes que abandonan prematuramente los estudios, pero también para las empresas y la sociedad en su conjunto, ya que la capacidad de una región y de las empresas asentadas en ella para tener éxito en una economía global cada vez más competitiva, se basa cada vez más en el capital humano y en entornos de investigación e innovación agrupados en torno a clusters con alto potencial de crecimiento. Por ello, cada joven que abandona es un punto menos de competitividad para las empresas y para el país en su conjunto.
 
"Cada joven que abandona es un punto menos de competitividad para las empresas y para el país en su conjunto."

Hay pocos estudios que hayan cuantificado económicamente el impacto económico que tiene el abandono escolar para la sociedad, uno de ellos es el desarrollado por el Centro de Derechos Civiles de la Universidad de UCLA, que calculó las dos consecuencias económicas derivadas del abandono escolar de estudiantes en la escuela pública de Florida. Este estudio midió las consecuencias sociales para la economía estatal y el bienestar, y las consecuencias fiscales para el gobierno federal, estatal y local. El importe del "coste global" a lo largo de la vida por cada joven que abandona prematuramente el sistema educativo fue estimado entre 354.000 y 476.000 dólares; incluyendo factores de pérdida de ingresos, salud, crimen, bienestar y productividad.[2]
 
 

¿Cómo podrían las empresas participar en la reducción del abandono escolar?

 
Un alto nivel de desempleo que convive en España, con una cada vez mayor dificultad de reclutamiento por parte de las empresas, indica un elevado desajuste de habilidades tal y como refleja en su informe Skill shortages and Skill mismatch del  European Centre for the Development of Vocational Training (Cedefop) [3]. Una de las conclusiones de este informe es el impacto que tiene en la elección de estudios de los ciudadanos de la UE el hecho de estar mal informadas o cuando sus decisiones solo se basan en un conocimiento muy parcial de las ofertas de educación y capacitación disponibles. Mejorar el acceso de los ciudadanos a la información sobre las oportunidades reales en el mercado laboral es importante porque, en ausencia de cualquier información, es probable que los individuos tomen decisiones basadas en normas sociales (tales como la "obligación" de ir a la universidad) o que elijan estudios para los que luego no hay una demanda laboral real.
 
Un informe publicado en junio de 2019 por el North East Local Enterprise Partnership[4] (una especie de agencia de desarrollo local en el noreste de Inglaterra) muestra que los estudiantes que aprenden sobre el mundo del trabajo a través del contacto directo con el mundo de la empresa están más motivados para obtener mejores calificaciones en la escuela. El programa forma parte del Education Challenge, que tiene como objetivo aumentar el logro educativo en las escuelas de la zona mediante la integración de una comprensión del mundo del trabajo y las oportunidades de carrera en el currículo.
 
Por eso, uno de los espacios en los que claramente las empresas pueden aportar valor al proceso educativo, es en la contextualización del aprendizaje y su vinculación con el mundo profesional. Para un alumno será más relevante estudiar para adquirir un conocimiento o desarrollar una habilidad si entiende el uso que puede tener en el mundo real. Para ello los centros educativos necesitan de la colaboración de miles y miles de empresas y de profesionales de estas empresas, que ofrezcan pequeñas oportunidades de contacto personal, observaciones de puestos de trabajo, visitas a empresas, charlas de profesiones, etc. Sólo si entre todos hacemos más permeable la frontera que separa el mundo profesional del escolar, conseguiremos una orientación profesional de calidad y con ella nos dotaremos de una poderosa arma contra el abandono.
 
     
"Uno de los espacios en los que claramente las empresas pueden aportar valor al proceso educativo, es en la contextualización del aprendizaje y su vinculación con el mundo profesional. Para un alumno será más relevante estudiar para adquirir un conocimiento o desarrollar una habilidad si entiende el uso que puede tener en el mundo real."
 

Proyectos o buenas prácticas desde el ámbito empresarial, que contribuyen a la reducción del abandono escolar

 

El proyecto Coach

 

El Proyecto Coach es una iniciativa de voluntariado corporativo desarrollada por la Fundación Exit, que pretende?orientar y motivar a?jóvenes en situación de vulnerabilidad social?que provienen de una experiencia de fracaso escolar?a través del coaching y del?mentoring. La Fundación?forma a voluntarios corporativos de empresas socialmente responsables para que puedan hacer de coach a estos y estas jóvenes; de esta manera conocen el mundo de la empresa por dentro?y?descubren su vocación,?con el objetivo de motivarlos para?que?continúen con su formación. El voluntario, durante 6 sesiones,?acompaña?a cada joven?en esta experiencia de descubrir el mundo de la empresa y de establecer una base de experiencia real que le ayude a definir su proyecto profesional.
 
La primera experiencia del Proyecto Coach se llevó a cabo en Madrid en 2008 con el apoyo de la Cámara de Comercio Alemana y desde ese año los resultados del proyecto han sido los siguientes:
 
  • Se han realizado más de 100 ediciones del proyecto Coach a lo largo de 10 ciudades de España
  • 3.394 jóvenes han participado en el programa
  • 3.797 voluntarios corporativos han participado como coach
  • 185 empresas han participado en el proyecto
  • 168 entidades sociales y educativas participantes han apoyado el proyecto
 
Según el director del Proyecto Coach, Pablo Zimmermann, el 76% de los y las jóvenes que participan siguen formándose 1 año después de terminar su experiencia en esta iniciativa. Además, el 82% aprueba el curso y estos resultados son realmente excelentes teniendo en cuenta que intervienen alumnos y alumnas con alto riesgo de abandono escolar.
 

La Careers and Enterprise Company

 
La Careers and Enterprise Company se estableció en 2015 para inspirar a los jóvenes y ayudarlos a prepararse para un entorno laboral en continuo y vertiginoso cambio. Tiene su sede en Londres y fue financiada con 20 millones de libras por el Departamento de Educación de Inglaterra. La compañía es independiente del gobierno, pero trabaja en estrecha colaboración con los diferentes departamentos vinculados (educación, empleo y competitividad). Su función es vincular las escuelas con el entorno empresarial y ayudarles a ofrecer una orientación académico- profesional para todos los y las jóvenes mediante:
  • La creación de redes: vinculación de escuelas con empresas y otros proveedores externos a través de la red de asesores empresariales y centros de carreras profesionales.
  • El apoyo a los coordinadores profesionales: brindándoles capacitación y apoyo en escuelas y universidades
  • El respaldo a la implementación de los Gatsby Benchmarks: un estándar adoptado por el Gobierno de Inglaterra que está inspirado en las mejores prácticas para la orientación profesional con herramientas y apoyo específico
En estos 4 años de desarrollo, la Careers and Enterprise Company ha alcanzado el siguiente impacto:
  • 4.000 centros educativos forman parte de la Red para la mejora de la orientación.
  • 200 coordinadores de empresa que dan soporte a grupos de centros educativos pertenecientes a la Red.
  • 2.000 profesionales que se han formado como coordinadores profesionales o Careers Leaders a través de su programa de formación para este nuevo perfil profesional que se ha implantado en los centros.
  • 40 hubs locales para ofrecer servicios y oportunidades de orientación profesional a los centros educativos de la zona.
 
La Red está formada por coordinadores de empresas que financia conjuntamente la Careers and Enterprise Company junto con asociaciones empresariales locales y autoridades educativas. Los coordinadores de empresas son profesionales capacitados que trabajan con grupos de 20 escuelas y colegios para crear planes de carreras y establecer conexiones con empleadores locales y nacionales.
 
El rol de esta red de empresas ha sido auténticamente crítico para poder ofrecer experiencias en contextos profesionales a miles de alumnos ingleses a lo largo de sus estudios de secundaria y bachillerato, lo que les ha permitido tomar sus decisiones académico-profesionales sobre la base de un conocimiento real y un contraste con los diferentes profesionales que han podido conocer gracias al programa.
 
Desde inicios del año 2018 la Fundación Bertelsmann trabaja en colaboración con la Fundación Gatsby para adaptar al contexto español esta exitosa experiencia inglesa y en el próximo curso escolar 2019-2020, 150 centros educativos españoles de 3 Comunidades Autónomas (Madrid, Cataluña y Andalucía) empezarán a usar este modelo.
 
[1] e.g.: European Commission Directorate General for Education and Culture (DG EAC) (2005). Study on Access to Education and Training, Basic Skills and Early School Leavers (Ref. DG EAC 38/04). Lot 3: Early School Leavers. Final Report / Rumberger, R. W., & Lamb, S. P. (2003). The early employment and further education experiences of high school dropouts: A comparative study of the United States and Australia. Economics of Education Review, 22(4), 353–366.
 
[2] Belfield, Clive R. (2014). The Economic Burden of High School Dropouts and School Suspensions in Florida. Center for Civil Rights Remedies, University of California.
 
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último