Sorprende que todavía se hable de la importancia de implicar al tejido empresarial en la formación de nuestros jóvenes como un hecho innovador y necesario

Entrevista

  • 28/03/2019

  • Valora

  • Deja tu comentario
Anna Maria Monterde es coautora de Coneixement d'Oficis (Conocimiento de Oficios), un proyecto finalista de los Premios Educaweb 2008 en la categoría Institucional otorgado al Área de Promoción Económica del Ajuntament de Sabadell (Catalunya). El proyecto, iniciado el 2001, consistía en un programa que ofrecía a los centros educativos de Secundaria la posibilidad de que sus estudiantes conocieran diferentes oficios "con demanda en el mercado de trabajo" a través de la participación en siete talleres ocupacionales diferentes. Desde entonces hasta el 2017, han participado 2.109 estudiantes de 4º de ESO de todos los centros públicos de secundaria y de educación especial de la ciudad de Sabadell.



El proyecto se inició el 2001 y se ha continuado aplicando hasta el momento de realizar este entrevista, con una crisis económica entre medio. ¿Cuáles han sido los cambios más importantes que se han implementado, en caso de haberse realizado?

El proyecto nació para intentar dar respuesta a algunas de las necesidades detectadas en cuanto a la ausencia de recursos motivadores para los alumnos con dificultades especiales y a la necesidad de introducir nuevas experiencias participativas que ayudaran a complementar la tarea orientadora de los tutores/as de los centros educativos. Empezamos con un grupo reducido de cuatro institutos y un total de 52 alumnos de segundo ciclo de secundaria. Con las 15 ediciones que llevamos ya han participado 2.109 jóvenes.

Nos fue fácil la implicación del sector empresarial durante los primeros años, puesto que con el proyecto también se cubría la necesidad de dar a conocer diferentes profesionales que, durante la bonanza económica, eran difíciles de cubrir con "aprendices". Con los años y con la crisis económica, esta necesidad empresarial no fue tan acusada. El valor añadido de este proyecto ha sido la continuidad de todos los actores implicados (empresarios y centros), a pesar de las diferentes peculiaridades del mercado de trabajo (desde la bonanza económica, a la crisis y a la mal llamada recuperación).

Por lo demás, los cambios han estado de mejora continuada, a partir de las incidencias más habituales y las propuestas de mejora que siempre se han consensuado entre todos los actores implicados: alumnado, tutores/as, expertos docentes, representantes de los gremios y/o asociaciones empresariales y técnicos municipales que coordinan el proyecto.
 
Desde entonces han pasado más de 2.000 estudiantes de 4º de ESO de todos los centros públicos de Secundaria y de educación especial de Sabadell. ¿Cuál cree que es la necesidad que han conseguido satisfacer y que podría explicar su éxito?

A partir de las valoraciones de los implicados, la clave de éxito es la combinación de todas estas. El alumnado valora sobre todo que se trate de una actividad esencialmente práctica y manipulativa en la cual puede medir su destreza y habilidad en una profesión determinada. También descubren otras habilidades y competencias que mejoran su autoestima y a menudo contribuyen a la mejora de la motivación para el aprendizaje y, en consecuencia, a la mejora del rendimiento académico.

El profesorado que los acompaña otorga mucha importancia al hecho de trabajar el aprendizaje significativo, mejorar las expectativas y ofrecer otras oportunidades en jóvenes que muchas veces se han caracterizado por su apatía y riesgo de abandono escolar sin ningún interés por su trayectoria profesional. La participación en el proyecto también les ha permitido conocer todos los servicios para jóvenes, ofrecidos desde el Vapor Llonch, lo cual les garantiza poder dar salidas a sus alumnos para afrontar la transición del centro educativo al mercado laboral. Además, valoran la oportunidad que tienen de observar a sus alumnos en condiciones diferentes a las estrictamente académicas, observaciones que a veces les han sorprendido y aportado elementos nuevos para su valoración.

Los gremios, por su parte, perciben que es una buena manera de dar a conocer las características básicas del oficio a unos profesionales potenciales como son los y las alumnas en edad de afrontar su primera transición al mundo laboral. Y consideran importante el trabajo hecho con el alumnado, puesto que algunos de ellos son seleccionados en los cursos de formación ocupacional o reglada que ellos avalan.

Finalmente, el personal técnico municipal lo entiende como un proyecto consolidado y solicitado, un proyecto de ciudad y para la ciudad que reclaman constantemente los centros, puesto que, si se deja de hacer, ninguna otra entidad estará en disposición de desarrollarlo.
El motor que permite darle continuidad al proyecto y que lo convierte en un servicio es la posibilidad de la orientación profesional que se hace desde los centros, y que no pueden dejar de hacer porque es clave para el desarrollo profesional y personal de nuestros jóvenes, y hace participar activamente y de forma organizada a los principales sectores empresariales del territorio, dando a conocer las ocupaciones y técnicas emergentes de sus sectores, así como aquello imprescindible para convertirse en un o una buena profesional. Quizás, la clave del papel del Vapor Llonch en este proyecto no ha estado tanto detectar las necesidades, buscar recursos, crearlo y desarrollarlo, sino mantenerlo a pesar de las dificultades y crear una red viva entre centros educativos y asociaciones de empresas del territorio. Todos juntos trabajando juntos porque creemos en la utilidad de la orientación profesional.

Ahora se oye a hablar mucho de la formación profesional dual, pero en aquel tiempo debía de ser una cosa muy innovadora, ¿no?
 
Hace 15 años las empresas del territorio necesitaban aprendices y no los encontraban, los centros educativos locales pedían alternativas a las habituales que se realizaran en los centros para conseguir motivación y algunos cambios actitudinales en jóvenes que se preveía que no finalizarían satisfactoriamente la enseñanza obligatoria. Hemos pasado a una situación económica muy diferente, las necesidades detectadas son otras (hemos pasado de buscar aprendices a despedir), y ahora se habla mucho la formación dual, de la importancia de implicar al tejido empresarial en la formación de nuestros jóvenes; es decir, de la importancia de la filosofía que ha tenido siempre este proyecto. Desde hace 15 años que estamos trabajando en la orientación dual, y nos sorprende que todavía se hable de esto como un hecho innovador y necesario.
 
Y pensando más en el futuro, ¿han contemplado la posibilidad de que algunos oficios o actividades puedan desaparecer con la robotización o que incluso aparezcan nuevas? ¿Cómo se están adaptando a los cambios que se están produciendo en el mercado de trabajo?
 
De hecho, en todos los talleres se habla de las tendencias de futuro y como está afectando la robotización y la inteligencia artificial a todas las ocupaciones, para introducir las competencias que más se valoran en cada profesión. De hecho, para el año que viene ya no ofrecemos el taller de artes gráficas tal como lo estábamos haciendo hasta ahora, y estamos estudiando la posibilidad de incluir el diseño industrial y las impresoras 3D.

Si tenemos en cuenta las recomendaciones y retos que sugiere la Unión Europea y la OCDE en materia de competencias, mercado de trabajo y orientación profesional, podemos decir que el Conocimiento de Oficios se podría considerar una práctica alineada con estas recomendaciones, puesto que desde hace 15 años que está operando siguiendo los principios de participación del entorno empresarial en los procesos de orientación profesional de base en los centros educativos.

Si valoramos el proyecto por índice de satisfacción de todas las partes implicadas, no harían faltan modificaciones excepto algunos ajustes en cuanto a actividades. Sin embargo, creemos que la situación social ha cambiado, de forma que hay que deshacer pre-concepciones, generar buenas preguntas, diseñar una mejor acción local, testar, aprender, adaptar y evaluar el alcance de un nuevo proyecto.


(*) Texto incluido en la publicación Una década posant en valor l'orientació acadèmica i professional. Premis Educaweb 2008-2017.


 
Deja tu comentario
Subscripción a publicaciones
podrás recibir información de las publicaciones de Educaweb te ofrece