Los puntos clave para trabajar la orientación en la educación obligatoria

Clara Sanz López
Directora General de Formación Profesional en el Ministerio de Educación y Formación Profesional
13/11/2018

La orientación educativa se enfrenta al reto de responder al planteamiento global de la orientación a lo largo de la vida.
 
La intervención esperada se dirige a todo el alumnado y, por tanto, debe facilitar a cada uno la adquisición de las competencias que le permitan llegar lo más lejos posible en su formación integral y a desenvolverse como ciudadano miembro de una sociedad en continuo cambio. Una condición que le obligará a formarse permanentemente, a tomar decisiones, previstas o imprevistas, sobre su situación profesional y vital, así como a integrar el cambio como característica propia de su época.
 
La responsabilidad de la orientación, compartida con la educación, es que las personas estén equipadas con competencias personales y sociales transferibles a variedad de contextos, y que den la máxima capacidad para gestionar su propia vida y tomar decisiones. Son las habilidades para la gestión de la carrera, que devienen un contenido nuclear de la orientación.
 
Evidentemente, será en el periodo de la educación obligatoria cuando deban incorporarse estas competencias imprescindibles para todos los ciudadanos. La orientación en el ámbito educativo pasa a ser un subsistema de un planteamiento más amplio: la orientación a lo largo de la vida. [1]
 
Esto obliga a repensar la intervención orientadora, planteando la necesidad de que cada centro diseñe su currículo secuenciado de orientación, a lo largo de los niveles de cada etapa. El orientador no intervendrá únicamente en momentos críticos de decisión; su intervención tendrá carácter permanente, sistemático y planificado para incorporar este aspecto a la educación de todos los alumnos. Su perfil cambia respecto al del momento de su aparición. Pasa de ser un especialista psicopedagógico centrado en el alumnado con necesidades educativas específicas, a desempeñar un papel mucho más integrado en el proceso educativo general, que opera desde la globalidad del centro y se dirige a la totalidad del alumnado. Su tarea se plantea desde una perspectiva multifactorial, manejando variables e informaciones provenientes de sectores como el análisis de estilos de aprendizaje o la prospectiva de empleo por sectores profesionales a medio y largo plazo.
 
El currículo de orientación integra tres bloques que han de articular toda la intervención:
 
1. Career counselling: autoconocimiento y toma de decisiones.
2. Career education: habilidades para la gestión de la carrera.
3. Career information: exploración de contextos de formación y de trabajo.
 
Los dos primeros bloques se integran en el ámbito del apoyo al proceso de enseñanza-aprendizaje, que tiene dos partes diferenciadas: una, dirigida a todo el alumnado, esencial en la labor orientadora desde el enfoque actual; y otra, dirigida a estudiantes con necesidades educativas específicas.
 
El currículo de orientación [2] de estos bloques incorporará y garantizará el trabajo secuenciado de contenidos que forman parte de la formación global del alumno:
   
No podemos obviar la atención a los alumnos con necesidades educativas específicas, cuyo enfoque ha de desplazarse desde el diagnóstico a la atención de sus necesidades educativas individuales y los recursos a poner en marcha para lograr su máximo desarrollo personal.
 
El tercer bloque se concreta en el ámbito de la orientación académica y profesional:
   
Es el ámbito de intervención más desenfocado, por cuanto suele limitarse a intervenciones puntuales ligadas a toma de decisiones académicas. Olvidamos que la orientación educativa no es en sí misma un fin. El alumnado no puede recibir una orientación de itinerarios educativos con finalidad en sí mismos y no percibidos como propedéuticos para una futura ciudadanía activa en una sociedad en la que ha de participar a nivel personal y profesional.
 
La orientación se constituye así en aseguradora de la calidad de procesos de elección, de toma de decisiones "bien informadas" basadas en evidencias objetivas y no en el imaginario profesional de cada comunidad, como puente entre los itinerarios educativos –punto de partida- y los itinerarios profesionales –punto de llegada-, relacionando sectores profesionales y ocupaciones con las opciones de formación asociadas.
 
La acción tutorial plantea, desde esta perspectiva, los tiempos específicos para desarrollar el currículo de orientación.
 
Será en este marco -y no en otros- donde la práctica orientadora responda a lo que se espera de ella y se ajuste a las complejas demandas que la sociedad le plantea.
 

 * Este artículo se halla incluido dentro de la publicación Una década posant en valor l'orientació acadèmica i professional. Premis Educaweb 2008-2017, editada por Educaweb con motivo del décimo aniversario de los Premios Educaweb de Orientación Académica y Profesional.
 
 
 
[1] Manzanares, A. y Sanz, C. (2012) "Situación actual y desafíos de la orientación: repensando la orientación en el ámbito educativo". En Manzanares (ed) Temas educativos en el punto de mira (p.p. 119-158). Madrid: Wolters Kluwer Education.
 
[2] Una propuesta de currículo secuenciado para toda la escolaridad obligatoria aparece en: Sanz López, C. y Manzanares, A. (2016): "Claves para el trabajo en orientación profesional a lo largo de las etapas de educación obligatoria". En Manzanares, A. y Sanz, C. (dir.) Orientación profesional. Fundamentos y estrategias (p.p.109-141). Madrid: Wolters Kluwer Education.
 
Publicado
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Lo más Leido
Lo último