La OCDE sugiere apostar por la formación y la educación para mejorar la precariedad laboral de los españoles

Redacción de Educaweb
10/07/2018

España es el segundo país de la OCDE donde el crecimiento de los salarios reales ha sido negativo desde 2016, destaca el informe Employment Outlook 2018  
 
Si bien el desempleo en España ha disminuido paulatinamente en los últimos años y la recuperación económica va en aumento, el nivel de vida de los trabajadores no ha mejorado debido al estancamiento generalizado de los salarios y la precariedad laboral, según el último informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE): Employment Outlook 2018 (Perspectivas del Empleo 2018), que recomienda proveer más formación para los trabajadores en desventaja salarial.

La mala calidad de los nuevos empleos creados tras la crisis, debido a que la mayoría son mal pagados o a tiempo parcial involuntario, ha provocado que  la OCDE coloque a España como el segundo de los países de este organismo, después de Grecia, que cuenta con mayor porcentaje de pobres en edad de trabajar.

"El crecimiento de los salarios reales en España ha sido negativo desde 2016. Estos han disminuido un 0,4 % entre el cuarto trimestre del 2016 y el cuarto trimestre del 2017, un punto porcentual bajo la media de los países de la OCDE", explica el informe en el apartado sobre cómo se sitúa nuestro país en el mercado de trabajo.

Un 15,9 % de los españoles en edad de tener un empleo percibe unos ingresos inferiores al
50 % de la media del país, muy cerca del 16 % de Grecia, señala la OCDE. Esto se debe principalmente al elevado nivel de desempleo, que continúa siendo el segundo más alto de los países miembros, con un 15,9 % de paro en abril pasado. Aun así, en los últimos años el porcentaje de parados ha disminuido, ya que a finales de 2014 la tasa de paro era del 25,8 %.
 

Más formación para evitar estancamiento salarial

 
En general, el aumento de los salarios en los 35 países que componen la OCDE se ha frenado aún más que antes de la crisis financiera. Este "estancamiento" afecta a los trabajadores de ingresos bajos mucho más que los de nivel superior, por lo que es necesario hacer énfasis a la formación del colectivo que cuenta con más desventaja salarial. "El desempleo ha llegado a niveles bajos en algunos países de la OCDE, pero los salarios siguen estancados. A menos que los países rompan este círculo […] la desigualdad crecerá", asegura la OCDE en su informe.

Para evitar que los salarios continúen paralizados y la desigualdad crezca, resulta necesario que los países desarrollen sistemas de educación y de formación de alta calidad que brinden oportunidades de aprendizaje durante todo el ciclo vital.

"Esta tendencia de no crecimiento de los salarios ante un incremento del empleo destaca los cambios estructurales en nuestras economías que la crisis mundial ha reforzado y la urgente necesidad de que los países ayuden a los trabajadores, en especial a los poco calificados", ha destacado el Secretario General de la OCDE, Ángel Gurría, en un comunicado.

Ha recordado que los trabajadores poco cualificados tienen tres veces menos probabilidades de recibir formación que quienes cuentan con alta cualificación, por lo que se requiere impulsar medidas que ayuden a superar esta brecha, según se menciona también en el recién publicado Policy Framework for Inclusive Growth (Marco de Políticas para un Crecimiento Incluyente).

"Se requiere adoptar medidas de políticas públicas bien focalizadas y una colaboración más estrecha con interlocutores sociales, a fin de ayudar a los trabajadores a adaptarse y beneficiarse de un mundo laboral que evoluciona con rapidez, y así lograr el crecimiento incluyente.", ha añadido Gurría.

Según la OCDE se necesita realizar acciones de formación más centralizadas en aquellos trabajadores con riesgo de quedar atrapados en empleos de salarios bajos, de baja calidad o en el desempleo. Asimismo, se requiere una mayor participación de los empleadores en esta tarea, en especial los de empresas pequeñas y medianas con dificultades para ofrecer formación.

"Nuevas evidencias presentadas por la OCDE muestran también que los sistemas coordinados de negociación colectiva, con actores sociales fuertes y autorregulados y órganos de mediación eficaces, contribuyen a altos niveles de empleo, un mejor entorno de trabajo de calidad que incluya más oportunidades de formación y una mayor resiliencia del mercado laboral a los fuertes impactos", señala el informe.
 

La OCDE recomienda tomar medidas para ofrecer más seguridad laboral

 
La inseguridad en el mercado laboral español todavía no vuelve a sus niveles previos a la crisis y la pobreza ha crecido entre las personas en edad de trabajar. La alta incidencia de contratos cortos y el desempleo ocasiona que el nivel de seguridad laboral de los trabajadores españoles sea el segundo más bajo de los países de la OCDE, después de Grecia, destaca el informe.
 
Cada año entre 1 % y 7 % de personas en edad de trabajar pierde su empleo en los países de la OCDE, pero en algunos este colectivo encuentra trabajo más rápido que en otros. En el caso de España, encontrar empleo puede ser una tarea de larga duración para los desempleados. Por ello, la OCDE sugiere aumentar el período de preaviso de despido, con el propósito de activar la búsqueda de empleo desde antes y así disminuir el tiempo que una persona puede pasar sin trabajo.

La insatisfacción laboral en España y los bajos salarios también se deben a las bajas expectativas de inflación, a la debilidad de la productividad y al empuje del empleo a tiempo parcial involuntario, es decir, el subempleo. En este ámbito España destaca porque casi el 10,5% de los asalariados trabaja menos horas de las que le gustaría. Solo Italia, por encima del 13%, le supera.
 
 

En cuestión de género, la OCDE apunta…

 

Lo positivo

Lo negativo

Las soluciones
  • La brecha en el ingreso laboral anual promedio entre hombres y mujeres se ha reducido en todos los países de la OCDE
  • En particular, la brecha salarial de género en España es de 34 %, que resulta mejor que la media de la OCDE.
  • El ingreso laboral anual de las mujeres continúa siendo 39% menor en promedio que el de los hombres.
  • Medidas que propicien cambios en el sitio de trabajo, como por ejemplo una mayor aceptación de la modalidad laboral a tiempo parcial y flexible por parte de padres y madres de familia, ayudarían a crear perspectivas de carrera más incluyentes tanto para hombres como para mujeres.

 

Publicado
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último