Consejos clave para el día de la selectividad

Mayra Bosada
Redacción de Educaweb
05/06/2018

Profesores y orientadores ofrecen recomendaciones sobre cómo prepararse un día antes de los exámenes y cómo responder durante los mismos
 
Los exámenes de selectividad o EBAU ya han comenzado en algunas comunidades autónomas y en otras están a punto de comenzar. ¿Cómo prepararte el día antes para afrontarla? ¿Cómo responder las pruebas de la mejor manera para tener éxito? ¿Qué tendrías que llevar contigo el día que te examinas?

No te pierdas las recomendaciones que nos han facilitado profesores de Bachillerato y orientadores, algunos de ellos con experiencia en la corrección de los exámenes de la conocida prueba para acceder a la universidad.   


 

Pensar que, si has trabajado durante el curso, puedes aprobar

 
Todos los profesores consideran que los estudiantes que han sacado buenas notas durante el curso aprueban la EBAU, así que confía en ti mismo tanto antes como durante la prueba. Recuerda que, si has hecho un buen trabajo durante el curso, seguramente tendrás la batalla ganada.

"Los y las buenas estudiantes obtienen buena nota en las PAU. No recuerdo ningún caso de gran sorpresa en ningún sentido. Quien va bien preparado hace una buena selectividad", asegura Manuel Domínguez López, profesor de 1º y 2º de Bachillerato en el Institut Margarida Xirgu de L'Hospitalet, en Catalunya, quien también ha sido corrector en las pruebas.

"Aunque existen múltiples variables que pueden afectar a cada alumno, las notas de selectividad son las mismas notas que el alumno obtuvo durante el curso con una posible desviación de 1 punto", constata Dora Farnós Rovira, profesora de Economía en 1º y 2º de bachillerato en el IES Alexandre Satorras, en Mataró, Catalunya.
 

Repasar el día antes con pruebas de años anteriores

 
Selectividad testsEl día antes de cada prueba es recomendable estar tranquilo, descansar y si acaso repasar o hacer alguna simulación con exámenes de años anteriores, pero no atracarse estudiando.

"Es aconsejable que recuerden que la selectividad es volver a hacer lo que ya han hecho muchas veces, un examen sobre unos contenidos que ya conocen", explica Neus Bosch, psicopedagoga y orientadora profesional de Educaweb.

En los exámenes de años anteriores aparecen las correcciones y qué es lo que se tiene en cuenta para puntuar positivamente la respuesta, según Bosch. "Fíjate que no se valora explicar mucho, sino explicar específicamente lo que se ha preguntado. Así que haber practicado te ayudará a detectar qué te están preguntando y a centrarte en responder correctamente".
 

Dormir bien la noche anterior a la prueba

 
Ir descansado a las pruebas es importante, por lo que hay que dormir bien, mínimo 7 u 8 horas antes del día que te examines, opinan algunos profesores.

 "Sobre todo aconsejo que estén tranquilos el día de antes, no estudiar hasta las tantas, descansar y comer bien", indica Daniel Onorato Bravo, profesor de Economía de la empresa en 2º de Bachillerato en el IES Nicolás Copérnico de Écija, en Sevilla.

"Más que estudiar recomiendo que refresquen lo estudiado, pero respetando las horas de sueño. El día antes de las pruebas no deberían pegarse atracones de estudiar; un pequeño repaso y a descansar. En una tarde no se va a aprender lo que en 8 meses", opina Juan Pablo Ríos Garrido, profesor de Biología y Química en 2º de Bachillerato, en el Colegio Vallmont, de Villanueva del Pardillo, Madrid.

También es importante comer bien y sano tanto la noche antes como en el desayuno del día en que te examines. "Seguir una correcta rutina diaria: dormir, hidratarse y alimentarse correctamente", añade Farnós Rovira. 
 

Controlar los nervios antes y durante el examen

 
SelectividadLos nervios y el estrés no son buenos aliados a la hora de responder exámenes, ya que pueden bloquearte y hacer que olvides todo lo que sabes, así que intenta controlarlos lo mejor posible, incluso a través de ejercicios de relajación, aconsejan los profesores.

"Que afronten los exámenes lo más tranquilos que puedan porque los nervios son muy traicioneros", explica Neus Garrofé Forcat, profesora de Matemáticas en 2º de la ESO, 1º y 2º de Bachillerato en el IES Front Marítim de Barcelona.

"Otra idea es visualizarse en el día del examen tranquilo y en calma, para crear esa situación. Finalmente, tomar algún recurso si es necesario: infusión valeriana, flores de Bach, pelota antiestrés", indica Xavier Giménez, profesor de Matemáticas y Física del bachillerato científico en el IES Alexandre Satorras, en Mataró.
 

Llegar puntual a la prueba y asegurarse de llevar el material necesario

 
SelectividadPara cada examen no olvides llegar puntual, incluso es recomendable llegar un poco antes al lugar para que te aclimates. También es esencial llevar todo lo que necesitas para presentarte (DNI y hoja de matrícula) y para responder la prueba, lo cual dependerá del tipo de prueba que se trate.

Es más, podrías ser precavido y llevar incluso repuestos de bolígrafos, lápices y sacapuntas, por si hiciera falta.


Selectividad
"Que lleven todos los materiales necesarios para los exámenes: bolígrafos, calculadora científica, herramientas de dibujo, que varían en función de los exámenes a los que tengan que presentarse", aconseja Bosch, orientadora académica y profesional de Educaweb.

Y no está de más llevar también un reloj, para que así puedas controlar el tiempo que dediques a cada respuesta, lo cual es importante también, opinan los profesores.


 

Leer con atención las preguntas y responderlas todas

 
Este consejo puede parecer evidente, pues nadie puede responder a una pregunta que no ha leído. Sin embargo, es una recomendación repetida por los docentes consultados, ya que en demasiadas ocasiones se sorprenden con respuestas incompletas o que no responden exactamente a lo que se cuestiona.

"Deben procurar no perder la concentración y leer bien las preguntas para responderlas adecuadamente". Es el consejo de Joaquim Ríos, coordinador de bachillerato en el IE Costa i Llobera de Barcelona, y profesor de Filosofía, Sociología y Psicología del segundo curso.  

"Hay un consejo de tipo técnico que suele ser importante: hay que leer bien y hacer lo que piden los enunciados. Si después queremos ampliar, mejor, pero primero hacemos lo que se pide, es lo que se va a puntuar.", explica Domínguez López.

Asimismo, el profesorado recomienda no dejar preguntas sin responder aunque no estés seguro de saber la respuesta correcta, gestionar el tiempo al responder y dejar al menos 5 minutos para revisar toda la prueba antes de entregarla.

"El no dejar preguntas en blanco tiene que ver con la gestión del tiempo y con la impresión que produce en el corrector. Si la preparación es correcta, se debe organizar bien el tiempo del examen para que se puedan contestar todas las preguntas, ya que, si alguna queda en blanco, la pérdida de puntuación es importante", detalla Ríos.
 
"Si el problema es que la preparación del alumno no es suficiente y una pregunta no se domina, es conveniente leer bien el enunciado y analizar los conocimientos sobre el examen de manera que se pueda responder, aunque sea una parte. De esta manera se obtendrá alguna puntuación que en algo ayudará", añade.

Según los profesores y orientadores entrevistados, se ha comprobado que muchos alumnos tienen una predisposición negativa cuando una pregunta la encuentran difícil y tienen tendencia en dejarla en blanco, ya sea por inseguridad o falta de concentración; sin embargo, intentar responderla muchas veces da buen resultado.

"Las respuestas no restan, siempre suman. Por tanto, es mejor intentar responder y así conseguir algunas décimas antes que dejar las preguntas sin responder. Es posible que no sepas la respuesta entera, pero parte de esta seguro que sí", explica por su parte Bosch.
 
 

Cuidar la presentación de las respuestas

 
En los exámenes hay que tener cuidado con la forma en que respondes, es decir, cómo van a visualizar tus respuestas los evaluadores, aseguran los profesores, ya que una buena presentación, bien redactada y sin faltas de ortografía, puede beneficiarte.

"A mis alumnos siempre les pongo el mismo ejemplo. ¿Te comerías algo que no te entra por los ojos? Pues cada prueba es como un plato que hemos preparado y que es importante que al tribunal le entre por los ojos, es decir, que tenga una buena presentación, una buena letra, respetando márgenes, sin faltas de ortografía, que sea fácil y ameno de leer, si es posible que se pongan ejemplos… y el contenido dependerá ya de lo estudiado por cada alumno".

"Tenemos que tener en cuenta que cada miembro del tribunal de corrección puede corregir entre 80 y 120 exámenes, por lo que la presentación es un aspecto clave", recomienda Daniel Onorato Bravo, profesor de Economía de la empresa en 2º de Bachillerato en el IES Nicolás Copérnico de Écija, en Sevilla.

Esperamos que con estos consejos y el resto que Educaweb te ha ofrecido en las últimas semanas puedas afrontar la selectividad de la mejor manera posible. ¡Mucha suerte y recuerda que en nuestra sección sobre selectividad encontrarás más información, también sobre las notas de corte!
Publicado
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último