Reflexiones sobre una educación universal en enseñanzas en Artes Plásticas y Diseño

Artículo de opinión

  • 28/03/2018

  • Valora

  • Deja tu comentario
Roberto Vidal, Director de IED Visual en el Centro Superior de Diseño, IED Madrid
El lenguaje del diseño, su forma de pensar y de construir, es una herramienta de transformación social, cultural y económica, clave para un futuro profesional creativo e innovador. En este sentido, el principal reto de las enseñanzas en Artes Plásticas y Diseño es adecuarse al contexto hiper tecnológico actual y al de la comunicación global, fomentando la creatividad desde edades tempranas. Es decir, saber transformar un conocimiento en técnicas tradicionales a un escenario actual y digital donde ambos, lo analógico y lo digital, convivan y se enriquezcan el uno del otro.

Tanto la Formación Profesional de régimen general como los Ciclos Formativos de Artes Plásticas y Diseño de régimen especial, se afianzan como alternativas a la hora de seleccionar una carrera. Aprender un oficio en pocos años, conseguir unos estudios oficiales en áreas de gran proyección y en un ambiente creativo es posible gracias este tipo de formaciones, como la Fotografía, la Ilustración y el Escaparatismo, que son algunas de las que ofrece el IED Madrid.

El aprendizaje de estas disciplinas en un centro especializado en Diseño, ayuda a adquirir un conocimiento más transversal al estar en contacto con las cuatro áreas del diseño: gráfico, moda, producto e interiores y convivir con profesionales en activo –lejos de la figura puramente académica en una universidad generalista- tales como: creativos, diseñadores, ilustradores, fotógrafos, artistas... apostando por una formación teórico-práctica en la que participar en proyectos reales con empresas, una oportunidad de aprendizaje continuo y networking.

En este tipo de formaciones es importante aplicar una metodología del Learning by doing (aprender haciendo), acuñada por el filósofo estadounidense John Dewey, basada en la enseñanza orientada "a la acción", donde las actividades de aprendizaje se apoyen en situaciones reales y cercanas; en la adquisición de competencias y no solo de conocimientos, y en el concepto de la clase invertida. De esta forma el aula se convierte un espacio divertido donde se maximiza la interacción entre docente-estudiante y se fomenta una ayuda personalizada.

De esta manera, la formación en una profesión creativa no solo implica sumergirse en un área concreta, sino también adquirir habilidades y competencias relacionadas que acompañarán al alumno durante toda su vida profesional: presentación de proyectos y briefings, hablar en público, mirada creativa, design thinking, emprendimiento… La experiencia educativa se traslada así a un diploma, a un porfolio y a una forma de entender el diseño.

Así es como se crean profesionales únicos con un currículo académico propio -basado en la reflexión de cada estudiante sobre su propio proceso educativo autónomo-, convirtiéndolos en perfiles muy valorados en el mercado.

El espectro de alumno de este tipo de formaciones es muy amplio. Un ingeniero y un alumno que está terminando Bachiller pueden tener las mismas inquietudes y las mismas áreas y oportunidades de trabajo. Entiende el mundo de una manera diferente, autónoma y crítica, y elige estas carreras por un fuerte componente vocacional y el ambiente creativo, atento a las demandas actuales del mercado e interesado en la creatividad, el arte, la cultura, el diseño, etc. Estos cursos permiten una formación cualificada, oficial y a la vez muy rápida, para que los profesionales puedan encajar en este nuevo mundo de pequeñas áreas específicas entrelazadas.

El pensamiento en diseño forma a profesionales con salidas laborales en ámbitos de innovación, estrategia y creatividad en las empresas. También perfiles que desarrollan startups e industrias creativas. En la actualidad hay una creciente demanda de profesionales en los campos del audiovisual (fotografía, vídeo, herramientas digitales), la publicidad y el diseño (ilustración, animación, dibujo…) y el marketing y las nuevas tecnologías (presentar un producto de forma atractiva y llegar a sus consumidores a través del escaparatismo, el retail, el visual merchandising, la experiencia de usuario y la realidad virtual, entre otras).
 
 
Deja tu comentario