La educación emocional como estrategia para la prevención del acoso escolar

Artículo de opinión

  • 29/06/2017

  • Valora

  • Deja tu comentario
Rafael Bisquerra, Director del Postgrado en Educación emocional y bienestar en la Universitat de Barcelona
Recientemente se han ido refinando los instrumentos para detectar casos de acoso escolar. Como consecuencia, se escucha con cierta frecuencia si tal situación es o no un caso de acoso escolar (bullying). Al decir esto parece como si ya se hubiera resuelto el problema.
El énfasis en el diagnóstico y en los protocolos de actuación en caso de que realmente se trate de acoso, así como los argumentos y la justificación en caso de que no lo sea, o sí lo sea, puede inducir a una inhibición por parte del profesorado y la Administración pública en la prevención. Consideramos que la palabra clave que debe acompañar a "acoso escolar" debe ser prevención.

Prevención del acoso escolar significa intervenir antes de que se produzca. Actuar antes de que haya ningún diagnóstico que permita identificar que se ha producido algún tipo de acoso. Esto es una intervención proactiva, que se anticipa a las acciones reactivas que se tienen que dar cuando ya hay indicios de que se ha producido algún tipo de violencia.

En este artículo nos proponemos insistir en la prevención aportando algunas sugerencias en tal sentido. En concreto se trata de propuestas en el marco de la educación emocional, basadas en la dramatización y el teatro didáctico, para sensibilizar al alumnado y también profesorado de la importancia de implicarse toda la comunidad educativa en la prevención.

La educación emocional como estrategia preventiva

La educación emocional es un proceso educativo, continuo y permanente, que pretende potenciar el desarrollo de las competencias emocionales como elemento esencial del desarrollo integral de la persona, con objeto de capacitarle para la vida.  Todo ello tiene como finalidad aumentar el bienestar personal y social (Bisquerra, 2009).

La educación emocional es una forma de prevención primaria inespecífica de los problemas de convivencia. Se propone el desarrollo de competencias básicas para la vida, necesarias para una ciudadanía efectiva y responsable. Prevención de los problemas de convivencia y desarrollo humano son los objetivos esenciales de la educación emocional. A tales efectos se orienta a la adquisición de competencias que se pueden aplicar a una multiplicidad de situaciones de la vida, como la solución positiva de conflictos, prevención del consumo de drogas, del estrés, ansiedad, depresión, violencia, etc. En este marco, la prevención del acoso escolar es un aspecto importante a considerar. A continuación, se presentan algunas propuestas.

Acciones para la mejora de la convivencia escolar
 
Las emociones no son simplemente fenómenos individuales; también se producen emociones colectivas que producen contagios emocionales y climas emocionales, que algunas veces pueden considerarse como tóxicos.

Crear un clima positivo de centro que favorezca que la escuela sea un lugar de convivencia, de aprendizaje y de crecimiento personal del alumnado, tienen una repercusión directa en la prevención del acoso escolar. La escuela sienta las bases para la integración real de todo el alumnado. Para lograr estos objetivos se pueden proponer tres grandes áreas (Bisquerra et al., 2014):

1) Acciones dirigidas a potenciar la gestión participativa en la vida en el centro.
2) Actuaciones dirigidas al desarrollo de la competencia emocional del alumnado como eje vertebrador de la convivencia.
3) Utilizar una metodología de enseñanza y aprendizaje que fomente el trabajo en equipo.
4) Fomentar el aprendizaje cooperativo para aprender a convivir.
5) Establecer sistemas de ayuda entre iguales.
 
Todos estos aspectos tienen mucho que ver con la educación emocional. A continuación nos centramos en el teatro didáctico y la dramatización.

El teatro didáctico y la dramatización

El teatro didáctico promueve la creatividad, la imaginación, la reflexión y un comportamiento coherente y acorde con unos principios que se asumen libremente. El teatro didáctico y la dramatización es un recurso potente para la prevención del acoso escolar.

El teatro didáctico se propone provocar un juicio crítico en el espectador. Algunas obras de Bertold Brecht, el teatro social de Augusto Boal, así como muchos clásicos de la literatura y el teatro, se pueden considerar referentes del teatro didáctico. El propósito es promover el pensamiento crítico del espectador y también de los actores cuando son estudiantes. El público (los estudiantes) recibe un impacto emocional que afecta a la conciencia y que le hace reflexionar.  Es decir, une emoción, conciencia y acción. Por esa razón puede funcionar como un elemento activador de ideas y comportamientos.

El teatro es emoción. Al mismo tiempo es expresión oral, desarrollo de la autoestima, de la empatía, de las habilidades sociales, de las competencias emocionales, etc.
El teatro también es lectura, y motivación para la lectura, que es sin duda la primera competencia básica a adquirir en la educación.

La aplicación del teatro en la dinámica de clase se puede hacer de diversas formas. Una de ellas, sobre la que nos gustaría insistir, es en la tutoría. Las sesiones de tutoría son el marco idóneo para introducir la educación emocional y, por lo tanto, la dramatización y técnicas teatrales.

Por todas estas razones, y muchas más que el lector puede añadir, consideramos que hay múltiples argumentos de peso para justificar la importancia y la necesidad de introducir el teatro en la dinámica de clase, para la prevención del acoso escolar.

La obra de teatro Postdata 

En el libro Prevención del acoso escolar con educación emocional (Bisquerra, et al., 2014) se presenta la obra de teatro Postdata que ha sido creada ad hoc para la prevención del acoso escolar.

Los protagonistas de la historia son los "espectadores" de un caso de acoso escolar; los cuales, en la mayoría de casos, se ponen del lado del más fuerte. ¿Por miedo?, ¿por comodidad?, ¿por insensibilidad?

Un desplazamiento en el autobús de la escuela es el escenario en el que se plantea la obra. Los protagonistas vienen de jugar a fútbol. Han ganado y están exultantes porque han sacado adelante el partido sin la presencia del mejor jugador del equipo, que era el agresor. Esta reflexión les lleva como consecuencia a pensar también en el otro compañero, la víctima.
El diálogo en el autobús desemboca en la toma de conciencia de la conducta injusta que todos tuvieron con la víctima. Van tomando conciencia de que, ante situaciones de acoso, todos tienen parte de responsabilidad. No es solamente un problema entre el acosador y la víctima. Como consecuencia, deciden escribir una carta al compañero maltratado. La redacción de la misma desata una terapia en el propio grupo. Se tratan, gracias a la dramatización, aspectos que probablemente nunca se comentarían en una situación real. Al final de la carta se pone una postdata que da lugar al título de la obra.

Se ha elegido trabajar teatralmente la conducta del grupo para corregirla. La obra deja claro que no actuar en defensa del débil y jalear al fuerte es una actitud cobarde y un acto injusto.

El efecto de catarsis 

Por catarsis se entiende la sorprendente modificación de las emociones que experimenta el espectador provocada tan sólo por la simple contemplación de una obra de arte como es el teatro.

No solamente el alumnado en la clase de tutoría puede vivir la obra, sino que también familias y profesorado deberían verla. Para ello se recomienda representarla en abierto en un acto cultural del centro, en el festival de final de curso o con motivo de cualquier ocasión que se considere oportuna.

Un aspecto importante de Postdata son sus diálogos, que reproducen las conversaciones entre el alumnado, de las que nadie habla. Se ponen de manifiesto los que han apoyado al agresor, los que no se atrevieron a defender a la víctima, los que miraron hacia otra parte, etc. Estas circunstancias convierten la obra Postdata en un mensaje corrector de las conductas de los escolares en las edades en que mejor se pueden tratar de corregir. Por todas estas razones consideramos que es una propuesta digna de ser conocida y difundida para la prevención del acoso escolar.
 
 
 
 
BIBLIOGRAFÍA
 
Avilés, J.M. (2006) Bullying: el maltrato entre iguales. Agresores, víctimas y testigos en la escuela. Salamanca: Amarú ediciones.

Bisquerra, R. (2009). Psicopedagogía de las emociones. Madrid: Síntesis.

Bisquerra, R. (Coord.), Colau, C., Colau, P., Collell, J., Escudé, C., Pérez-Escoda, N., Avilés, J. M., y Ortega, R. (2014). Prevención del acoso escolar con educación emocional. Con la obra de teatro Postdata. Bilbao: Desclée de Brower.

Olweus, D. (2006). El acoso escolar. Una revisión general. En A. Serrano, Acoso y violencia en la escuela (pp. 79-106). Barcelona: Ariel.

Ortega, R. (2000). Violencia escolar, mito o realidad. Sevilla: Mergablum.

Trianés, M. V. (2000). La violencia en contextos escolares. Aljibe: Málaga.
 
Deja tu comentario