Cómo aprovechar al máximo una feria educativa

Redacción de Educaweb
02/03/2017

Para los estudiantes que no saben qué hacer después de los estudios obligatorios. Para quienes tienen dudas sobre lo que están cursando y quieren valorar otras posibilidades. Para los trabajadores que quieren darle un giro a su carrera profesional. Para las personas adultas que desean reciclarse para adaptarse a los cambios. Las ferias y salones educativos que se suceden durante los primeros meses del año se dirigen a todos los que desean continuar aprendiendo a lo largo de toda la vida. 

Ahora bien, estos inmensos espacios donde se congregan centros educativos, profesorado, familias, estudiantes, profesionales de la pedagogía y la orientación académica y profesional y, en general, personas interesadas en el mundo de la educación y la  formación, pueden convertirse en auténticos laberintos si no se acude a ellos bien preparado. Es por ello que Educaweb ofrece algunos consejos para aprovechar la visita al máximo.

Antes de la visita

En primer lugar, y aunque parezca evidente, conviene elegir la feria o salón que mejor se adapta a nuestras necesidades, ya que, como comentamos, existen ferias que se limitan a presentar la oferta formativa, otras especializadas en temáticas concretas y otras que abarcan todos los tipos de formación y poseen una vocación más orientadora. 

Una vez elegida la feria a la que acudiremos, resulta muy recomendable pararse a reflexionar sobre qué es lo que se desea averiguar exactamente: ¿quiero saber cómo se accede a un determinado tipo de estudios?, ¿quiero conocer a qué salidas laborales me aboca la formación que me atrae? Cuanto más se concrete lo que se busca, mejor se le podrá dar respuesta.

Internet ofrece un gran volumen de información que resulta de suma utilidad para afinar mejor en las preguntas y, de este modo, hallar respuestas que resulten verdaderamente significativas. 

La red también permite aproximarse a los centros educativos que imparten la formación deseada y, de este modo, hacerse una primera idea que se verá confirmada o desmentida por el contacto directo con los representantes de la institución académica en el salón. En la world wide web se puede acceder también a las administraciones competentes en educación o empresas especializadas en el sector, como es el caso de Educaweb. 

Una vez informado o informada sobre lo que se sabe y lo que no se sabe, y con las dudas apuntadas por escrito, ya sólo falta adquirir la entrada y consultar el mapa, el calendario de actividades y horarios del recinto. Esta información permitirá trazar una ruta adaptada a los intereses del visitante y, de este modo, no perderse entre los miles de estímulos y opciones existentes. Si la confusión es tan grande que uno teme perderse entre estands y charlas informativas, también puede averiguarse si la feria que nos interesa cuenta con visitas guiadas e inscribirse en una de ellas.

Durante la estancia

Si la primera fase se ha realizado correctamente, la visita consiste en la ejecución de lo planificado con anterioridad. Ahora bien, también se ha de disponer de la suficiente flexibilidad como para dejarse sorprender, atraer y conectar con ideas y personas que pueden enriquecer nuestro conocimiento. Al fin y al cabo, se acude al salón para recopilar otros datos que no facilita internet, como metodologías, experiencias, testimonios e incluso emociones.

Para no dejarse despistar en exceso, conviene acudir con una lista de preguntas concretas que posteriormente permitirán realizar comparaciones entre titulaciones y centros de manera más rápida y sencilla. Algunas de ellas pueden ser las siguientes:
 
También se aconseja solicitar un correo electrónico u otra vía de contacto por si, una vez de regreso a casa, surgen nuevas dudas al valorar la información recibida o se percibe la necesidad de profundizar en una vía no prevista en un principio.

Después de la experiencia

Finalizada la experiencia, conviene dedicar un tiempo a valorar todo lo que se ha visto, oído y/o experimentado y, si todavía quedan dudas, no está de más ponerse en contacto con las personas con las que se mantuvo relación durante la feria y terminar de aclarar las dudas que todavía queden pendientes.

En caso de dudar entre pocas opciones, concertar una entrevista personal puede ser la mejor manera de disipar todos los interrogantes. Esta posibilidad permite no sólo aclarar las dudas, sino conocer mejor el espacio donde se estudiará y el tipo de profesorado y alumnado con los que se trabajará y, por tanto, obtener mucha más información para terminar de madurar la decisión final.  
 
Publicado
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más leído
Lo último