El enfoque sistémico en la educación a través de las TIC

María Luisa Graña Fernández,
Profesora de Tecnologías de la información y de la Comunicación en el Colegio Asunción Cuestablanca (Madrid)
15/12/2016

Mucho se ha cuestionado la presencia de la asignatura de Programación y Robótica en el nuevo pensum de estudios. Lo cierto es que estamos ante una asignatura que potencia el pensamiento critico mas allá de la memorización mecánica de contenidos que ha venido predominando en el sistema educativo español en los últimos años.

La lógica matemática tan necesaria para llegar al diseño de un algoritmo que nos lleva al planteamiento de una solución a un problema a través de un programa o sistema, contempla desarrollar esquemas de pensamiento en los que la capacidad analítica del alumno se ve altamente estimulada. Muchas asignaturas como historia, lengua, filosofía se ven beneficiadas con la práctica de estos procesos mentales en los que el estudiante se acostumbra a razonar sus respuestas, a plantearse posibles soluciones y a analizar con más frecuencia las implicaciones y consecuencias que surgen de la propuesta de ciertas premisas o condiciones.

En 1950, el biólogo austríaco Ludwig von Bertalanffy planteó la teoría general de sistemas en la que afirma que las propiedades de los sistemas no pueden describirse significativamente en términos de sus elementos separados y que la compresión de los sistemas sólo ocurre cuando se estudian globalmente, involucrando todas las interdependencias de sus partes, partiendo de las premisas de que los sistemas son abiertos, existen dentro de otros sistemas y sus funciones dependen de su estructura . Bajo este pensamiento holístico, el  todo es más que la suma de sus partes y las relaciones entre sus componentes son fundamentales para conseguir el objetivo.

La Robótica y la Programación son herramientas que nos apoyan en la solución de problemas y en este proceso el  abordaje global o sistémico es de crucial importancia. Cuando se usa este enfoque se siguen las siguientes seis etapas clásicas: identificación del problema, planteamiento de alternativas de solución, selección de una alternativa, puesta en práctica de la alternativa seleccionada, determinación de la eficiencia de la realización y revisión cuando sea necesario cualquiera de las etapas del proceso.

Un buen análisis general e inicial de la situación que rodea el problema con todas las amenazas, oportunidades, fortalezas y debilidades sitúa al estudiante en un nivel de conocimiento fundamental antes de llegar al diseño del algoritmo y al desarrollo de un buen programa que cumpla con el objetivo propuesto.

Estas habilidades de análisis global y pensamiento crítico junto con las habilidades de diseño propias de la asignatura ayudan al alumno a tener una mejor comprensión de procesos matemáticos y lingüísticos y le enseña a razonar las respuestas a los planteamientos de diferentes asignaturas como la historia y la filosofía y a tratar temas transversales. En las materias que potencian las competencias digitales, la amplia posibilidad de emplear herramientas digitales para manejar y tratar contenidos de diferentes ámbitos enriquece enormemente el aprendizaje multidisciplinar.

Mas allá de la repercusión académica en la ESO y en Bachillerato, con frecuencia me encuentro con exalumnos que me comentan la utilidad que ha tenido en su vida universitaria y/o laboral el razonamiento que usaban para diseñar programas y resolver problemas en las asignaturas de Tecnologías de la Información y la Comunicación.

Adicionalmente a la mejora del desempeño, las competencias adquiridas por el alumno en el enfoque de estas asignaturas les proporcionan herramientas fundamentales para desenvolverse en la era digital en la que estamos inmersos. Ante la actual búsqueda de información masiva en Internet, cuando se emplea pensamiento crítico y analítico en la navegación de contenidos se facilita el proceso de curación de contenidos tan necesario para aportar valor a la navegación y para que los internautas no se conviertan en simples buscadores y repetidores de información.

Plantear el objetivo que queremos conseguir cuando estamos en presencia de un problema y no perderlo de vista es fundamental cuando estamos buscando información para diseñar un algoritmo, desarrollar un programa e interactuar con la red. En este sentido, suelo alertar a mis alumnos sobre la importancia de tener en mente lo que queremos conseguir a la hora de usar un navegador para no pasar de navegar a naufragar en Internet.

Cada minuto que pasa nuestros estudiantes disponen de una mayor cantidad de información, los contenidos en la red crecen de manera vertiginosa; ante esta situación, los profesores no podemos limitarnos a enseñar y transmitir las  mismas materias y contenidos. La impartición de nuevas asignaturas que estimulen el pensamiento analítico dotarán al alumno de competencias necesarias para afrontar estos cambios.

Los profesionales del  futuro tendrán que ofrecer mucho más que el dominio de los contenidos vinculados a su ámbito profesional, serán cada vez más valorados por su creatividad y sus capacidades crítica, de razonamiento lógico, de formación de equipos, de resolución de problemas, de adaptación al medio, actitudes que se ponen de manifiesto cuando se emplea el enfoque sistémico en el desempeño de los proyectos de sistemas vinculados a las asignaturas de Tecnologías de la Información y la Comunicación, Programación y Robótica.
 
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último