¿Tú a qué te quieres dedicar, Edu?

Eduard Suñol,
Diseñador multimedia y alumno del Centre de la Imatge i la Tecnologia Multimèdia (CITM) (Barcelona)
26/05/2016

Es curioso como a los 18 años nos llega esa terrible pregunta de la que intentamos huir, esa pregunta con la que nuestros padres, maestros y familia llevan agobiándonos desde que somos pequeños. -¿Tú a qué te quieres dedicar, Edu?- Esa pregunta ha provocado miles de momentos de estrés en mi vida, a los 18 años encuentro que es una edad demasiado temprana para decidir qué quieres ser. Siempre hay esa clase de persona que lo sabe desde que nació, pero no es mi caso, ni el de mucha gente.
 
Personalmente creo que hay que tener en cuenta unos aspectos muy claros a la hora de escoger una carrera, un módulo o una profesión. El primero es fundamental: ¡haz lo que te guste! Y sí, este es el consejo que habrás oído cientos de veces y que estarás aburrido de escuchar, pero cuando entras al mercado laboral te das cuenta de que es cierto. Vas a estar jornadas de 40 horas semanales dedicándote a algo en concreto. Con lo cual, si has de estar tanto tiempo de tu vida realizando una misma labor, que esa labor sea algo que ames.
 
Pero, ¿qué pasa si no hay nada que me motive? ¿Y si quiero pasarme la vida viajando? ¿Y si mi sueño es vivir ayudando a los demás? Muchas personas no tienen una motivación por un estudio en concreto, existe incluso la posibilidad de que tu profesión aún no exista. Piensa que hace muchos años no existía, por ejemplo, la informática. Hay veces que nuestros seres queridos nos agobian (sin quererlo) para que encontremos algo en lo que formarnos, no es un problema tomarse un tiempo para conocerse y encontrar la motivación. En muchos países es muy normal estar unos meses viajando y así descubrir quién eres y lo que te gusta.
 
Si por ejemplo tu motivación es viajar, quizás la mejor opción sea encontrar una profesión que te permita viajar. Lo importante es encontrar la disciplina que consiga llevarte a la meta que quieras.
 
El segundo aspecto que me gustaría mencionar es la salida profesional. Hay miles de casos de personas que estudian algo que les encanta pero que, lamentablemente, no tiene una salida profesional. Hay pocas cosas más frustrantes que haber estudiado una formación y no poder dedicarte a ello. Es un aspecto que hay que tener en cuenta, pero que no tiene que ser decisivo. Si de verdad quieres dedicarte a eso, lucha por ello. Esfuérzate, estudia, practica y fórmate para ser un gran profesional dentro de ese sector. El límite está donde tú quieras ponerlo.
 
Otro aspecto importante es el centro, si tienes suerte encontrarás varios centros donde impartan la disciplina que quieras aprender. Para empezar, mira el plan de estudios de cada centro, ya que aunque sea la misma disciplina, pueden impartirla de formas diferentes. En mi caso, estudié el grado en Multimedia en el Centre de la Imatge i la Tecnologia Multimèdia (CITM) de la UPC. Lo que me decantó por este centro y no por otro, fue su plan de estudios, en el que había una gran parte de formación artística que en otras facultades no impartían tan profundamente.     
 
Muchas facultades decidirán enseñar en su website los trabajos de los alumnos, ahí tienes una oportunidad de conocer un poco más el centro y de lo que son capaces de impartir. Ten en cuenta que normalmente las facultades enseñarán los mejores trabajos, así que presta una especial atención a ver cómo son.
 
No tengas ningún pudor de buscar en Internet qué opinan los exalumnos del propio centro, hay muchas páginas en las que los propios estudiantes publican sus opiniones y te pueden hacer decidir entre un centro u otro.
 
Seguramente, habrá varios centros en los que se realizarán jornadas de puertas abiertas para que los conozcas, como es el caso de CITM, te recomiendo que vayas a las que te interesen, ya que ahí es el sitio donde podrás conocer cómo son. Normalmente, al final de cada charla hay un turno de preguntas para resolver todas las dudas. Muchos, por vergüenza, no exponen sus inquietudes. Sé que es difícil, pero te recomiendo hacer gala de valentía y realizar todas las preguntas que consideres necesarias para resolver tus dudas.
 
Un detalle en el que fijarse e informarse bien es el precio. Hay diferentes tipos de centros: públicos, concertados o privados. Personalmente, creo que privado no significa mejor, conozco centros públicos o concertados en los que se imparten estudios de una forma tan buena o mejor que en uno privado. Creo que este punto varía mucho en función de tus posibilidades económicas o de que existan centros públicos en los que poder estudiar tu formación. Si en tu caso sólo puedes optar por un centro privado, no dudes en buscar becas o preguntar en el mismo centro por ayudas económicas. ¡Muchos ánimos en este aspecto!
 
Muchas facultades estarán lejos de dónde vives, según la lejanía del centro quizás tendrás que buscarte una estancia donde vivir mientras estudias. Normalmente, cerca de las universidades (o dónde decidas estudiar) hay residencias de estudiantes. En ellas podrás socializarte, hacer amigos y vivir experiencias inolvidables. Muchas personas van a vivir a un piso, donde si no conocen a los inquilinos suelen sentirse solas. Es este aspecto, dentro de las residencias es muy fácil conocer a compañeros que estudian lo mismo que tú y con aficiones afines a las tuyas.
 
Para acabar, me gustaría animarte a estudiar cualquier disciplina que te motive, ya que estás en las puertas de un terreno en el que pasarás momentos llenos de emociones, crecerás a nivel personal y profesionalmente y descubrirás cosas de ti mismo que no conocías.
 
¡Mucha suerte!
 
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último