Networking: competencia estratégica para hablar de convivencia

Mª del Rosario Tercero Cotillas, responsable de Formación del Centro Regional del Profesorado de Castilla La Mancha; Belén Labián Fernández-Pacheco, Profesora de Servicios a la Comunidad del I.E.S. El Greco (Toledo)
11/05/2016

La convivencia escolar se trata de la construcción de un modo de relación entre las personas de una comunidad, sustentada en el respeto mutuo y en la solidaridad recíproca, expresada en la interrelación armoniosa y sin violencia entre los diferentes sujetos que forman la Comunidad Educativa. Se deben enseñar y aprender una suma de conocimientos, habilidades y valores que permitan poner en práctica el vivir en paz y armonía con los otros, ya que esto es la base para el ejercicio de la ciudadanía.
 
En este contexto, el educativo, en el que las dificultades económicas y socioculturales que sufre la sociedad han ido en aumento, la colaboración y la ayuda mutua marcan la diferencia.
 
Cuando utilizamos el término "Networking", de forma literal hablamos de "trabajar la red de contactos con el fin de darnos a conocer, ganar notoriedad o convertirte en una buena referencia para otros".
 
El networking es un concepto instalado en el ámbito empresarial desde hace ya años. No obstante, gracias al gran abanico de posibilidades comunicacionales que Internet y, en especial, las redes sociales han puesto a nuestro alcance, el término ha cobrado especial relevancia y su puesta en práctica se ha convertido en algo vital tanto para la creación, como para la expansión y crecimiento de pequeñas empresas y negocios. 
 
Dada su importancia y todo lo que abarca, este término se empieza a utilizar en todas las disciplinas y ámbitos, no solo en el tejido empresarial.
 
En educación hablamos de networking como estrategia para la promoción de la convivencia desde el ámbito escolar, poniendo en práctica las competencias necesarias que desarrollan una determinada arquitectura cognitiva.
 
La esencia del networking consiste en dar y recibir, el atributo más destacado de la convivencia podría ser el mismo.
 
Cuanto más inviertas en tu red, más valor tendrá
 
Una de las lecciones que más repite un coach es que no se debe ahorrar tiempo ni esfuerzo en "cuidar" la red, puesto que se trata de una forma de coexistencia : "cuanto más se invierte en el networking, más valor tendrá". Por tanto, hay que esforzarse en realizar llamadas de forma periódica, contestar a los correos electrónicos y, sobre todo, ayudar allí donde se nos necesite. La única forma de fortalecer los vínculos consiste en ser proactivos, estar dispuestos a echar una mano en lo que haga falta y generar confianza mutua.
 
¿No te recuerda al estado más puro sobre el concepto de  convivencia?
 
En un mundo tan interrelacionado como el actual es casi tan importante conocer a las personas adecuadas como contar con unas buenas relaciones. A menudo, cuando entablamos una conversación con una persona desconocida caemos en la típica conversación de ascensor y tratamos de impresionarla haciendo énfasis en nuestro currículum o experiencia profesional. Sin embargo, para ganarse la atención de alguien es imprescindible empatizar desde el primer momento, sabiendo escuchar y haciendo las preguntas adecuadas. 
 
¿Esta impresión, no es la propia naturaleza del concepto de convivencia?
 
No limites los contactos sólo a las personas que te caen bien. Caer en una zona de confort en lo que a networking se refiere, rodeándonos solamente de aquellas personas con las que mejor nos llevamos, nos impedirá ampliar nuestra red y sacarle el mayor partido posible. Según una investigación del sociólogo de la Universidad de Chicago Ronald S. Burt, cuanto más variada y plural sea una red profesional más ventajosa será. Por ello, no hay que rechazar nunca a alguien porque tenga opiniones diferentes a las nuestras o piense de forma desigual. En la diversidad está la riqueza, sentencia Marcus.
 
¿Estamos hablando de convivencia?
 
Convivencia, es la cualidad que tiene el conjunto de relaciones cotidianas que se dan entre los miembros de una sociedad cuando se armonizan los intereses individuales con los colectivos y por lo tanto los conflictos se desenvuelven de manera constructiva.
¿Cómo se desarrollan las competencias convivenciales desde los centros y contextos no formales e informales? ¿Cuáles son estas competencias?
 
Las competencias necesarias para poder convivir en los centros educativos y trasladar al contexto no formal e informal como un todo estructural, se refieren a la
capacidad adaptativa, trasladable, cognitiva, emocional y conductual especifica que se despliega para responder o resolver una demanda que se produce en un entorno determinado, en un contexto socio- cultural.
 
Las que se refieren al aprendizaje, que les permitirá incorporarse a la vida diaria natural, social, económica, política y cultural de sus sociedades, para poder relacionarse.
Competencias que se utilizan para resolver problemas y demandas complejas del entorno, mediante la utilización de instrumentos y herramientas.
 
Las que se refieren a la superación de las relaciones a partir de su propia condición.
 
Desarrollo de competencias convivenciales
 
Estas competencias se desarrollan por ámbitos, lo analizamos a continuación de forma práctica:
           
Las competencias estratégicas son las que, más allá de su naturaleza intrínseca, son necesarias para el cabal cumplimiento de la misión, visión y objetivos estratégicos para generar una buena convivencia.
 
Podemos decir que las competencias estratégicas son la disponibilidad de habilidades, know how y talento para desempeñar las acciones que se requieren para poder participar de la vida de los centros y en los contextos más informales de la sociedad. De esta manera, se tiene que conocer las estrategias que se pretenden y las habilidades que son necesarias para los roles que van a utilizar en su contexto.
 
 En las lecturas realizadas sobre networking, se dice  que las competencias específicas se corresponden a comportamientos observables que se relacionan de forma directa con la utilización de teorías, conceptos y habilidades propias de las relaciones o de lo que se requiere. Son habilidades específicas que se requieren en un puesto de trabajo concreto en el que se conocen las especificidades no sólo del puesto sino también de la empresa u organización.
 
Algunas competencias específicas son: planificación, tolerancia al estrés, iniciativa o autonomía, análisis y solución de problemas, establecimiento de prioridades, escucha activa, etc.
 
Como podemos ver, existe una clara similitud entre nuestro concepto de convivencia aplicado en los centros educativos y entre las competencias que se desarrollan en los procesos de networking.
 
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos relacionados
Lo más leído
Lo último