"En la asignatura propongo al alumnado construir su propio proyecto de investigación en base a sus potencialidades, desde una perspectiva integral de la persona"

Entrevista

  • 15/12/2015

  • Valora

  • Deja tu comentario
Entrevista a Carlos Hevia-Aza, ganador del segundo premio en la categoría individual. Premios Educaweb 2015

¿Podría describirnos brevemente el proyecto «Health Tech and Coaching. Salud, marca personal y orientación hacia mi futuro»?
 

Se trata de una asignatura nueva que he creado para segundo de Bachillerato: Health Tech and Coaching. Salud, marca personal y orientación hacia mi futuro. En ella intento dar respuesta al nuevo paradigma educativo en el que las metodologías activas basadas en las últimas corrientes pedagógicas permiten trabajar competencias más allá de lo cognitivo.
 
Es una realidad, pues ya es el tercer curso escolar en el que se oferta y dispone de cuatro horas lectivas semanales, repartidas en tres campos clave:
  • ocio activo y salud
  • marca personal y entornos personales de aprendizaje
  • desarrollo personal: inteligencia emocional, social y creativa
En la asignatura propongo a los alumnos construir su propio proyecto de investigación en base a sus potencialidades desde una perspectiva integral de la persona. He partido del currículo oficial, en el que en Asturias se propone la materia Proyecto de investigación integrado, y la he personalizado hacia la que considero la mejor investigación posible: la investigación sobre uno mismo (quién soy, de qué herramientas dispongo, cómo las puedo aprovechar y en qué puedo y quiero llegar a convertirme).
 
Esta materia dispone de programación, de su propio currículo y de un libro de texto. Por tanto, es una experiencia susceptible de ser compartida con otros centros.
 
¿Cuáles han sido los mayores logros alcanzados hasta ahora? ¿Y las principales dificultades a las que ha tenido que hacer frente?
 
No resulta sencillo hablar de logros en una sociedad tan obsesionada por la cuantificación de los resultados y del rendimiento. Aun así, distinguiría dos: haber puesto el foco en la imperiosa necesidad de cambio en el sistema educativo y no haberme quedado instalado en la queja o en la crítica.
Creo que ha sido un verdadero logro dejar de pre-ocuparse para centrase más en ocuparse, en incluir en el currículo ordinario de los alumnos aspectos tan vitales en el éxito personal como la creación y la generación de ideas propias, el uso de herramientas que posibiliten llegar a acuerdos, la reflexión sobre las claves para activar la motivación intrínseca, el impulso que otorga la autoconfianza, la suma de fuerzas que permite tener empatía, el soporte vital de ser asertivo...
 
Si pienso en logros más tangibles que he observado en estos cursos pasados señalaría lo siguiente:
  • Alumnos y alumnas que han comenzado a diseñar su marca personal y han incorporado herramientas para buscar información, seleccionarla, almacenarla y compartirla. Ver cómo lo hacen desde los 17 años me hace pensar que obtendrán enormes beneficios en el diseño de sus currículos futuros.
  • Algunos han reincorporado hábitos de ocio saludables que habían abandonado después de descubrir en su entorno opciones que no conocían. Ha posibilitado un futuro más saludable y alejado de muchos de los peligros del sedentarismo y de los hábitos nocivos.
  • Otros han mejorado su gestión emocional y se ven más seguros, más integrados y sociables, más preparados para afrontar retos.
  • Incluso algunos han tomado las riendas de sus vidas y han cambiado radicalmente la orientación de sus estudios universitarios, porque han descubierto su elemento natural tras una reflexión que antes no habían llevado a cabo.
En el apartado de dificultades he de señalar que no han sido muchas, ya que desde el inicio he recibido el apoyo de mi centro educativo. Tengo la suerte de pertenecer a la red de colegios marianistas, para quienes la concepción de la educación ha evolucionado con el paso del tiempo y lo ha hecho a su estilo: con liderazgo educativo. Además, me he sentido siempre apoyado por mis compañeros.
 
Es cierto que, en el conjunto de agentes implicados en el sistema educativo, algunos no creen en el cambio y se aferran a su zona de confort, bajo la creencia limitante de que innovación y resultados no van de la mano. Es cierto, también, que algunos alumnos están un poco «domesticados» por el sistema tradicional de enseñanza y les cuesta pasar de metodologías más centradas en la reproducción a otras basadas en la producción.
 
Sin embargo, en mí día a día en el aula no me he encontrado dificultades significativas. Siempre he tenido la percepción de que las dificultades sirven para medir la intensidad con la que persigues una meta, y la meta que persigo merece mucho la pena.
 
¿Cómo se trabajan el coaching, la promoción de hábitos saludables y el uso de la tecnología en un plan integral dirigido a alumnos de segundo de Bachillerato?
 
Huyendo de la grandilocuencia de las grandes declaraciones de intenciones y llevando a cabo acciones reales y concretas. Los que no conocen el coaching profesional, o han tenido la desgracia de padecer alguno de los muchos «gurús vendehúmos», dudan de su eficacia y se ríen de sus posibilidades y… ¡hacen bien en dudar!
 
El proceso de coaching está basado en ayudar a percibir de distintas formas, en reflexionar y en hacer planes de acción acordes con el potencial y el contexto de cada persona: garantiza preguntas, nunca respuestas. Moviliza a la acción.
 
Se destierra la palabra intención por la palabra mágica acción, pues, como dice el refrán, «el infierno está lleno de buenas intenciones». Hemos de partir de un modelo de persona que pretendemos formar y diseñar las acciones que pueden ayudar a lograrlo. Así, algunas de las acciones concretas en estos tres campos son:



¿Qué importancia tienen las competencias transversales en este contexto?
 
Tienen una importancia tan fundamental que constituyen el eje de mi acción educativa. Como he comentado, creo que el sistema educativo ha de reinventarse y pienso que ha de hacerlo situando estas competencias donde se merecen estar: con peso propio. La explicación es lógica.
 
Las exigencias del mercado laboral del pasado son ahora secundarias, e incluso podríamos decir que algunas suenan un poco ridículas: puntualidad, pulcritud, disciplina, exactitud, capacidad de almacenar datos… Actualmente, los expertos en el campo de los denominados recursos humanos (se empieza a hablar más de gestión de talento) difieren de sus predicciones sobre el futuro, pero en una cosa están casi todos de acuerdo: en un entorno de cambio permanente la capacidad de adaptación es crítica, y la gestión correcta del cambio es fundamental para estar preparados y ser talento útil.
 
En este terreno serán estas competencias las que marcarán la diferencia, y, si tenemos claro que nuestra principal misión como docentes ha de ser preparar a nuestros alumnos y alumnas para la vida, no podemos obviar la importancia de la comunicación, el trabajo en equipo, el liderazgo, el pensamiento crítico, la capacidad de negociación, el compromiso con la calidad…, entre otras competencias transversales.
 
¿Cómo se pueden aplicar estrategias de coaching a la orientación a lo largo de toda la vida?
 
Voy a tratar de responder con un decálogo de posibilidades de aplicación:
  • Proporcionando espacio donde poder observar, pensar y profundizar en retos personales.
  • Ayudando a entender que lo útil es pensar con  la gente y no pensar por la gente.
  • Reconociendo como motor de autonomía personal la motivación intrínseca y ayudando a encontrarla.
  • Generando autoconocimiento y conciencia, como forma de comprender las propias reacciones frente a los cambios y para ser consciente de las posibilidades de evolución y desarrollo.
  • Aprendiendo a tomar decisiones sin que influya la ansiedad (ni anticipar demasiado el futuro ni sentirse demasiado condicionado por el pasado).
  • Proporcionar estrategias relacionales para aplicar con los demás, con la autoridad y con nosotros mismos.
  • Asumiendo el error como parte del aprendizaje y venciendo las resistencias que genera el miedo al fracaso.
  • Desarrollando una versión personal de liderazgo, centrada en potenciar aquellas cualidades y capacidades que tienen.
  • Asumiendo pensamiento propio y crítico, capaz de cuestionar ideologías, y mostrando asertividad y coherencia.
  • Ayudando en la búsqueda del nexo de unión entre lo que se piensa, lo que se siente y lo que se hace.
Estas aplicaciones se pueden dar durante toda la vida profesional, pero el inicio está en Bachillerato, cuando se acaba una época y los alumnos y alumnas han de enfrentarse a unas decisiones sobre su futuro que les generan ansiedades y, por tanto, conflictos.
 
El coaching pretende proporcionar herramientas para enfrentarse a los conflictos con mayores garantías. Los centros educativos suelen resolver estas incertidumbres de futuro con la oferta de salidas profesionales o explicando en qué consisten los estudios universitarios, pero no enseñan a enfrentarse al miedo que aparece cuando hay incertidumbres. Los miedos generan ansiedades, y estas bloquean las decisiones. Ante esta situación se pueden resumir dos acciones:
  • Huir, escudarse en la falta de perspectivas de futuro y aparentar una absoluta desmotivación. Es una actitud muy relacionada con la falta de confianza (en uno mismo y en los demás).
  • Correr hacia lo seguro, confundiendo qué es «lo seguro» y eligiendo en función de criterios erróneos y equivocadas creencias que construyen un futuro en base a una profesión, en lugar de hacerlo sobre una vocación.
Se trata de ayudar a encontrar un propósito, el elemento natural de cada uno. El lugar donde convergen talento y motivación.
 
¿Qué importancia tienen la promoción de un estilo de vida activo y la tecnología en una actividad de orientación?
 
Comienzo hablando del estilo de vida activo, aunque ambos aspectos están intrínsecamente relacionados, pues vivimos en una sociedad en la que la tecnología tiene una parte «oscura» que constituye la triple plaga del sedentarismo y que está haciendo verdaderos estragos: redes sociales, videojuegos y televisión convergen en la «tormenta perfecta» del ocio pasivo.
 
La mitad de los alumnos de Bachillerato son sedentarios y solo hacen ejercicio en Educación Física: su actividad es de dos horas semanales en primero y NINGUNA HORA en segundo. España es el único país europeo en el que la Educación Física no forma parte del plan de estudios en el último curso de Bachillerato.
 
Entiendo que la orientación no puede mirar hacia otro lado, y ha de impulsar herramientas y acciones que fomenten un estilo de vida saludable. No podremos conseguir un buen futuro laboral sin tener un futuro personal; los datos son alarmantes: en España, uno de cada seis niños padece sobrepeso y uno de cada quince es obeso. Además, conviene señalar que el sobrepeso esta´ relacionado con enfermedades crónicas, como la hipertensión arterial y la diabetes, que acortan la vida una media de diez años.
 
Es necesario promocionar un estilo de vida activo, y el mensaje que se manda con la no inclusión de la Educación Física en segundo de Bachillerato puede estar lanzando una idea muy peligrosa: «ahora que hay que preparase para la universidad y para lo importante, el deporte y la actividad física no son relevantes y, por tanto, quedan excluidos».
 
En cuanto a la tecnología, la importancia reside en que queremos que nuestros alumnos sean competentes a la hora de desenvolverse en la sociedad del conocimiento y de la información, en la que es imprescindible aprender a aprender y donde un uso adecuado de la tecnología es el principal facilitador y acelerador de este proceso.
 
La creación de una marca personal con una buena gestión y unos buenos planteamientos en las redes sociales es lo suficientemente importante para ser una tarea que hay que conocer y planificar. Es lo que les va a permitir ser diferentes, aportar valor añadido. El tradicional currículo estático será reemplazado; la marca personal implica ir más allá: a diferencia del currículo tradicional la marca demuestra, no solo muestra.
 
Además, hemos de orientarles para que sean capaces de separar su imagen pública de su imagen privada, y para evitar que cometan errores en las redes sociales que puedan marcarles de por vida.
 
Creo que hoy ya no sirve esa frase de Hollywood de «lo que pasa en Las Vegas se queda en Las Vegas». Ahora es mejor decir «lo que pasa en Las Vegas se queda en Las Vegas, y en Twitter, y en Facebook, y en Instagram, y en…»
 
Por último señalo que hay que activar en nuestros alumnos el radar de la constante actualización tecnológica, pues en su futuro laboral tendrán que solucionar problemas que no podemos adivinar hoy en día, con herramientas que aún no existen.
 
¿Qué supone para usted ganar el segundo Premio Educaweb de Orientación Académica y Profesional en la categoría individual 2015?
 
Ha supuesto un enorme impulso por varias y muy poderosas razones.
 
Porque en ocasiones, cuando haces algo distinto, no puedes evitar sentir dudas, y este premio me ha evitado la mala tentación de imaginarme como Don Quijote: solo y en su mundo irreal. Este premio me ha hecho sentir parte de una tribu, y ya sabemos que la educación es una labor de equipo, pues, como dice el proverbio africano, «para educar a un niño hace falta la tribu entera». Este reconocimiento me hace ver que somos muchos (cada vez más) los que creemos en el cambio. Los que sentimos que lo que se ha venido haciendo hasta ahora estuvo bien hecho en el contexto en el que se originó, pero actualmente ese contexto ha cambiado.
 
Porque ha aumentado mi sentimiento de seguridad tras ver que hay otros que comparten que, gracias al acompañamiento (caminando al lado y no delante), lograremos que se incrementen las competencias personales de nuestros alumnos, unas competencias que más tarde enriquecerán las organizaciones en las que trabajen y, con ello, verán cómo se multiplican sus opciones de futuro exitoso.
 
Porque he comprobado la importancia y trascendencia de ser proactivo: he visto que actuar y cambiar es posible, y que no debemos limitarnos. Las posibilidades de concreción curricular y las opciones de autonomía de los centros permiten más acciones de las que habitualmente aprovechamos.
 
Porque el reconocimiento que viene desde lejos ha impulsado el reconocimiento que viene desde más cerca.
 
Porque el sentimiento que produce el hecho de que te otorguen un premio por hacer lo que te gusta es lo mejor que te puede pasar en el ámbito profesional.
 
Gracias, de corazón.
Deja tu comentario
Subscripción a publicaciones
podrás recibir información de las publicaciones de Educaweb te ofrece