“ La educación superior, cualquiera que sea, vale la pena, aunque el programa no te prepare claramente por una profesión ”

Entrevista a Kees Kouwenaar,
director del Centrum voor Internationale Samenwerking (Amsterdam) y líder del Proyecto Mastermind Europa
21/07/2015

Kees Kouwenaar es director del Centrum voor Internationale Samenwerking (CEI) y Gerente del Programa del Programa Estratégico de Internacionalización de la Universidad Libre de Ámsterdam (UV). Kouwenaar obtuvo un Máster en Historia y ha centrado su carrera en la internacionalización de la Educación Superior: en el reconocimiento internacional de los títulos, la movilidad internacional de estudiantes y el intercambio. Kouwenaar ha sido un miembro activo de la EAIE desde 1989, miembro de la Junta ACE EAIE y del Comité de Planificación de la Conferencia de Berlín 1992. Actualmente, lidera el proyecto Mastermind Europa.
 
En motivo de su visita en Barcelona, Educaweb lo ha entrevistado para hablar de temas como las vías de acceso y los criterios de admisión a los másters, el perfil de alumnado y el proyecto Mastermind Europa.

¿Qué es el proyecto Mastermind Europa?
 
Se trata de un proyecto para abordar el problema que tienen muchos programas de másters en Europa: quieren un aula con mucha diversidad de alumnado pero su sistema de admisión se basa en aceptar la mayoría de estudiantes propios. La pregunta que deberían hacerse no es si se aceptan estudiantes propios, sino si éstos tienen la combinación de conocimientos, habilidades y otras características personales que son necesarias para tener éxito en el programa, y una vez acabado el máster.
 
¿Deben ser diferentes las habilidades y requisitos que solicite cada máster?
 
Sí, un mismo requisito no funcionaría para todos los másters. Nosotros les ayudamos a articular sus propios requisitos específicos. Primero deberían preguntarse cuál es el conocimiento que las personas deben tener para acceder a este programa el primer día. Nosotros decimos que hay tres grupos de competencias: las habilidades relacionadas con la asignatura o ámbito del máster; aquellas que son competencias académicas generales (comprensión lectora, escritura...) y aquellas a nivel personal, como el trabajo en equipo.
 
¿Cambiaría la calidad del máster si se siguieran estos tres grupos de criterios?
 
Yo creo que sí por dos motivos. El primero es que el profesor tendrá la posibilidad de ajustar el programa a los estudiantes y el segundo, es que ya se habrá hecho el análisis de las carencias y fortalezas de los alumnos y así se podrá hacer una orientación más individual. Es una manera de cambiar la perspectiva: en lugar de centrar el máster en el profesor, el foco es el alumno.
 
¿Qué piensa sobre el plan de admisión GMAT de las escuelas de negocios?
 
El GMAT es una herramienta más para saber si el estudiante es bueno por el programa. Ayuda a hacer esta triangulación: en qué debe ser bueno el estudiante, cómo es de bueno en esto y cómo valoramos que es suficientemente bueno.
 
¿Es necesario repensar los programas de internacionalización de las universidades?
 
En la mayoría de universidades la estrategia se basa, sobre todo, en las actividades y no tanto con los objetivos. La experiencia internacional es importante para que los estudiantes sean capaces de trabajar en un mundo globalizado, pero es cierto que se mira sobre todo el porqué pero no se analiza qué y cómo. En cambio, en las universidades donde se hace investigación, sí hay programas muy buenos de internacionalización y esto se logra aprovechando los contactos de los otros investigadores.
 
¿Cómo describiría el estudiante de máster europeo?
 
¡Es imposible! Uno de los conceptos clave de Bolonia es conseguir un marco común que nos aporte mucha más diversidad. Tanto de estudiantes como de programas: másters de investigación, profesionales, interdisciplinares...
 
¿Y esto no provoca que haya muchísimas posibilidades y opciones y se diversifique demasiado?
 
Sí, pero lo importante es que los gobiernos organicen la educación superior de manera que los programas de másters no se conviertan en un camino hacia el paro o sean poco atractivos. Pero no es sólo responsabilidad del gobierno, también lo es de los estudiantes que eligen másters inútiles.
 
Pero hay estudiantes que eligen un programa para conseguir trabajo después del máster.
 
Sí, la investigación demuestra que una educación superior vale la pena, tanto si es de filosofía, historia, economía o ingeniería. Es cierto que los ingresos serán superiores si estudias economía, pero si estudias filosofía el salario será más alto que si no la estudias. Y no sólo en términos de sueldo, sino también en riesgo de desempleo. La educación superior, cualquiera que sea, vale la pena, aunque el programa no te prepare claramente por una profesión.
 
¿Cree que la orientación en programas de másters es necesaria?
 
Creo que en mi país no tenemos proyectos como Educaweb pero sí creo que sirve de guía en esta gran inmensidad de posibilidades, tanto en asignaturas como en habilidades Por eso dar la información no sólo sobre las materias sino sobre otras dimensiones puede ayudar al estudiante a elegir de acuerdo con sus necesidades.
1 Comentarios
gracias.
benny vergara
Hace 4 años y 3 meses
gracias por tan buena forma de hacer cambiar a la gente para un futuro progreso. yo en realidad no tengo trabajo y no tengo como lograr pagar alguna forma de estudio todos modos muchas gracias.
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último