El empleo protegido del siglo XXI

Oscar Martínez Rivera,
Profesor de la Facultad de Educación Social y Trabajo Social Pere Tarrés (Universitat Ramon Llull) (Barcelona)
15/04/2015

Oscar Martínez es autor del libro "Alterando la discapacidad"
El modelo de trabajo protegido sin duda es una respuesta efectiva para generar empleo entre algunas de las personas con diversidad funcional. Es una propuesta que encaja con las necesidades laborales de este colectivo y supone una alternativa a algunas de las dificultades de inclusión sociolaborales de estas personas.
 
En cualquier caso, este modelo de empresa es especialmente importante si se da la oportunidad a los trabajadores de hacer un proceso de aproximación a la empresa ordinaria y finalmente hay una inclusión laboral real. Aunque hay que tener en cuenta que, por las diferentes características de los trabajadores, existen situaciones en las que se hace más complicado en el momento actual hacer este trasvase a la empresa ordinaria.
 
En gran medida los Centros Especiales de Empleo (CEE) han tenido que generar empleos de baja calificación y poco expuestos a la sociedad en general. Pero, poco a poco eso, ha ido cambiando y ya existen verdaderas propuestas de instituciones que están apostando por un trabajo mucho más creativo y con componente relacionales con el territorio. Todo ello está abriendo posibilidades en diferentes sectores económicos que hace algunas décadas serian impensables. Podemos profundizar esta cuestión en el documento "El trabajo de las personas con diversidad funcional en la sociedad de la información" (Martínez-Rivera, 2013).
 
Los cambios de paradigma sobre la Diversidad Funcional
 
Todo ello también viene dado por un cambio significativo en la visualización de la personas con discapacidad. Desde las organizaciones y de manera incipiente en la Universidad se ha abierto ya la posibilidad de plantear esta cuestión desde un punto de vista de la Diversidad Humana y la Diversidad Funcional. Este aspecto tan importante lo podemos leer y profundizar en el reciente artículo ""Entre la discapacidad y la diversidad funcional: El profesional ante los cambios de paradigmas y no solamente de palabras" (Martínez-Rivera, 2014).
 
Afortunadamente en este sentido todos los niveles de la sociedad han tenido un avance en positivo sobre la percepción del papel que juegan las personas con discapacidad en nuestro contexto. El cambio de la visión únicamente médica hacia la visión social y de la diversidad funcional han sido claves en ese sentido. En cualquier caso esto no quiere decir que no conviene todavía una evolución mayor al respecto. Actualmente, todavía existe una clara discriminación hacia este grupo de personas.
 
Algunos retos actuales
 
El reto actual de los CEE es transmitir a las empresas el valor de la diversidad humana en las organizaciones. La gestión de la diversidad sobre la que hablan Carrizosa y Sesé (2014) es una cuestión que deberá ser prioritaria en los siguientes años, si realmente queremos construir una sociedad mucho más justa en la que todo el mundo tiene igualdad de oportunidades y en la que no discriminamos a nadie por su manera de funcionar. En este sentido, también sería razonable que fuera obligatoria la transparencia real sobre este tema por parte de las empresas detallando el nivel de contratación que tengan de personas con diversidad funcional.
 
Mientras compartamos los diferentes modelos de contratación de personas con diversidad funcional, por otra parte, existe un reto evidentemente en manos de la administración: la distribución de ayudas en este tipo de contratación teniendo en cuenta la situación concreta de cada persona contratada. Esto quiere decir que para contratar una persona de difícil inserción se requieren muchos más apoyos y recursos que cuando se hace con una persona con otras características.
 
Ejemplos de buenas prácticas
 
Algunos de los ejemplos de buenas prácticas en este sentido los podemos ejemplarizar con el proyecto Cooperativa Mercat ( www.coopmercat.coop/ ) que bajo el paraguas del consumo responsable en buena parte de sus productos ha abierto al público diferentes tiendas en Barcelona. Además, incluso pone a la venta productos propios del mismo grupo cooperativo TEB, como por ejemplo sus setas japonesas Shitake y Maitake de su curioso CEE con cultivos propios. El proyecto visualiza de forma clara el trabajo de personas con diversidad funcional, aspecto crítico en modelos generalizados de CEE. Con el reciente premio del Ayuntamiento de Barcelona al mejor modelo comercial sostenible se consolida como una apuesta muy interesante a ir siguiendo.
 
Otra de las propuestas más destacadas en la última década es el albergue y restaurante IN-OUT ( http://www.inouthostel.com/ ) que también apuesta por un modelo empresarial de CEE muy diferente a lo que estamos acostumbrados. No es nada habitual encontrar un albergue y restaurante gestionado en su mayor parte por personas con diversidad funcional. Coincide con el anterior, en el hecho de poder hacer más accesible a la sociedad el trabajo de las personas con diversidad funcional y también aporta puestos de trabajo diferentes a los clásicos que se daban en los CEE.
 
Reflexiones finales
 
En definitiva, el sistema debería de garantizar los derechos de todas las personas y no solamente los de aquellas que funcionan de manera estándar en la mayoría de espacios de su vida. De este modo, la posibilidad de trabajar y desarrollarse tanto profesionalmente como personalmente es un derecho al que todo el mundo debería acceder con las mismas posibilidades.
 
Ante la imperfección de las estructuras y las actitudes sociales no cabe duda que hay que generar modelos que corrijan, en la medida de lo posible, esta situación. Pero corresponde a los estados y a la sociedad poder afrontar esta situación, desde una propuesta en la que se plantee un límite en el tiempo en el que se suprimirán las barreras legales y mentales que provocan estas cuestiones. De esta manera, estableceremos un plazo final donde normalicemos la contratación de personas con diversidad funcional sin tener que hacerlo como una imposición legal o como un acto únicamente de solidaridad mal entendida.
 
Fuentes documentales:
 
Carrizosa Gala, Joan; Sesé Taubmann, Ana. (2014) "La diversidad funcional en el trabajo". Educació social: revista d'intervenció sòcioeducativa, Núm. 58, p. 65-79. http://www.raco.cat/index.php/EducacioSocial/article/view/284936  [Consulta: 10-04-15]. 
Martínez-Rivera, Óscar. (2014) "Entre la discapacidad y la diversidad funcional: El profesional ante los cambios de paradigmas y no solamente de palabras". Educació social: revista d'intervenció sòcioeducativa, Núm. 58, p. 11-24. http://www.raco.cat/index.php/EducacioSocial/article/view/284915 [Consulta: 10-04-15]. 
Martínez-Rivera, Ó. (2013). "El trabajo de las personas con diversidad funcional en la sociedad de la información". Pedagogia i Treball Social, 2(2), 67-88. On line: http://ojs.udg.edu/index.php/pedagogia_i_treball_social/article/viewArticle/37  [consulta: 10.04.15].
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último