"La inclusión no es un favor que hacemos a los que vienen de lejos o a los que tienen dificultades físicas; es la condición fundamental para que una ciudad sea educadora"

Entrevista

  • 01/12/2014

  • Valora

  • Deja tu comentario
Entrevista a Fiorenzo Alfieri, Pedagogo, exconcejal del Ayuntamiento de Turín e impulsor de las ciudades educadoras en Italia
¿De dónde surge la idea de crear Ciudades Educadoras? ¿Quién la impulsa?
 
En mi ciudad, Turín, todo comenzó en los años 60 cuando se programó en algunas escuelas primarias, sobre todo en los suburbios, el uso de técnicas de enseñanza de Célestin Freinet. Estas técnicas propiciaban una escuela activa insertada en su territorio. Cuando en 1975 se produjo un cambio importante en la configuración política de la ciudad, algunos de nosotros, maestros experimentados, nos convertimos en administradores. Tomamos la decisión de poner la ciudad entera a disposición de la escuela, con todos sus componentes diversos. El proyecto se llamaba "La città ai ragazzi".
 
La experiencia ayudó a cambiar radicalmente la calidad de las escuelas públicas gracias a la productividad de la relación directa entre los niños y los jóvenes con la realidad verdadera y auténtica, más allá de la escuela. De ahí nació la idea de una ciudad que se organiza para convertirse en un lugar de aprendizaje a lo largo de la vida para todos sus ciudadanos, a través del curso de sus vidas. Por supuesto, la idea de "ciudad educadora" es más difícil de lograr que los "La città ai ragazzi".
 
¿Cómo debería ser la Ciudad Educadora ideal?
 
Obviamente, no existe una Ciudad Educadora ideal. Lo que importa es la intención de convertir, poco a poco, una ciudad normal y en cada uno de sus componentes, en una ciudad que considera la educación de sus ciudadanos la cosa más importante. Es fundamental este tipo de mentalidad, moralidad y política. También es necesario un pacto solicitado explícitamente por los representantes elegidos democráticamente, entre todos aquellos que tienen algún tipo de responsabilidad.
 
Es esencial que el pacto no sólo proporcione un compromiso hacia cada sujeto, sino también la inclusión de este compromiso en una red amplia y explícita. Los ciudadanos deben estar informados acerca de todas las oportunidades que existen y deben ser capaces de elegir libremente. También deben ser capaces de contribuir personalmente a la conquista gradual de un buen nivel de educación de su ciudad.
 
¿Qué aporta una Ciudad Educadora a las personas que viven en ella? ¿Cómo repercute en los servicios educativos, las escuelas, etc.?
 
Yo , a pesar de ser un hombre de la escuela, cuando hablo de Ciudad Educadora no creo mucho a la escuela en cuanto a lo que está fuera de la escuela . Es obvio que la escuela intenta ser educativa; resulta mucho menos obvio que el comercio, la producción industrial, el sistema financiero, el sistema político, las políticas públicas, la planificación urbana, el saneamiento urbano, la ecología y así sucesivamente, pueden ser educativos. Todos estos son elementos necesarios para contribuir a la construcción de un plan estratégico que indique el camino, la modalidad y el tiempo para ciudad que quiere ser educativa.
 
¿Qué municipios internacionales destacan por sus buenas prácticas como Ciudades Educadoras?
 
En Italia hay experiencias muy interesantes en varias ciudades; obviamente Turín, pero también Milán, Bolonia, Florencia, Roma e incluso ciudades más pequeñas del centro de Italia como Emilia, Toscana, L'Umbría, Le Marche. La crisis ha hecho que sea más difícil, pero precisamente porque la situación general es más difícil, la Ciudad Educadora es aún más necesaria que antes.
 
 
El congreso de Ciudades Educadoras de este año se ha celebrado en Barcelona bajo el lema "Una ciudad educadora, una ciudad que incluye". ¿Cuáles son los principales retos de la educación inclusiva?
 
He tenido la suerte, hace muchos años, de realizar por primera vez en Turín la inclusión de niños con discapacidad intelectual en la escuela regular. Fue un muy positivo no sólo para las partes interesadas, sino incluso más, para los llamados niños normales. Tengo que decir que nuestros nuevos amigos eran la "técnica de enseñanza " más productiva para lograr beneficios positivos. Este discurso, si vale en la escuela, resulta más cierto para la ciudad. Una ciudad que se las arregla para reunir diferentes culturas, diferentes historias, diferentes relaciones, es una ciudad mejor para todos.
 
La inclusión no es un favor que hacemos a los que vienen de lejos, a los que tienen dificultades físicas, a los que necesitan ser reinsertados; es la condición fundamental para que una ciudad sea educadora, que tenga en cuenta el interés de todos.
 
¿Qué acciones vinculan la educación, la inclusión social y la mejora de la convivencia?
 
Como ya he dicho, es necesario que los que tienen la responsabilidad del gobierno estimulen la creación de pactos explícitos y compromisos para activar las iniciativas orientadas al principio de ciudad educadora. Es necesario contar con la estructura adecuada para recoger las diversas iniciativas en un mapa fácil de consultar para los ciudadanos, con vistas a un desarrollo permanente. La ciudad educadora es como el Big Bang, debería explotar y expandirse gradualmente sin descanso y sin segundos pensamientos: después de un tiempo se convertiría en un universo.
 
¿Cuáles son prioritarias actualmente?
 
La prioridad es siempre la misma. Recuerdo cuando Tony Blair, durante su primera campaña, proclamó: "Tenemos tres prioridades: primera educación, segunda educación y tercera educación."
 
Deja tu comentario