Aptitudes sí, actitudes más

Artículo de opinión

  • 18/11/2013

  • Valora

  • Deja tu comentario
Raimon Gaja, Fundador y Director General del Grupo ISEP (Barcelona)
Una de las características de estos últimos lustros es que los cambios se han agudizado y que la oferta, en nuestra sociedad, supera con creces a la demanda. No solamente sucede esto en los bienes de consumo sino también entre los profesionales. Cada vez son más los profesionales bien preparados que se incorporan al mercado laboral. Para muestra un botón: en el año 2011 acabaron la carrera, sólo en España, 5.442 psicólogos. Esta cifra es aún superada por otras carreras universitarias, como derecho, administración de empresas o educación.

La pregunta es obvia: ¿A cuántos de ellos podrá absorber el mercado nacional? ¿En qué se diferencia el que consigue trabajar "en lo suyo" del que no lo logra? Si en este mundo de excesiva abundancia uno tiene que sobresalir, lo hará, y será por algo que nada tiene que ver con las aptitudes profesionales que tenga, ya que se le presuponen.

Desde hace un tiempo, cuando seleccionamos a algún profesional, personalmente, ni me miro el CV, todos son idénticos: "Me licencié en la Universidad de Barcelona, hice un máster, dos o hasta tres, cien cursos/seminarios/congresos, etc.". Este es el retrato-robot de los cientos de CV que pueden llegar a una oferta de empleo. ¿Qué es lo realmente importante para destacar en este mercado? La respuesta es muy simple: las actitudes (con C, y no con P). ¿De qué me sirve tener al mejor financiero del mundo si no es honrado? ¿De qué me sirve el más destacado Excelente Cum Laude en lo que fuere si es un irresponsable que sólo piensa en fiestas?

A través del programa ISEP Lidera, en el Grupo ISEP trabajamos las actitudes que hacen que un profesional destaque y pueda sobrevivir en este mundo de tanta abundancia. Siempre les digo a mis alumnos: "Nadie en este mercado te va contratar; búscate la vida; búscate la vida como lo hicieron tus padres o tus abuelos, que muchos de ellos emigraron a otros países y, sin conocer el idioma, pudieron llegar donde hoy están". Crea tu propio proyecto de vida. Define tus objetivos, traza una hoja de ruta y no te salgas de ella; sé perseverante, trabajador, honesto, luchador y si caes seis veces levántate seis; no temas al fracaso, ya que sin fracaso no hay éxito; ponle pasión a todo lo que hagas y trabaja por algo más que el dinero. Verás que al final recogerás los frutos. No temas al futuro. Decía Steve Jobs que la mejor manera de predecir el futuro es inventarlo, así que sé dueño de tu destino, no lo dejes en manos del azar. Prioriza y separa lo importante de lo urgente. Créate tu propia marca personal, no seas uno más, sé único e irrepetible, ya que como tú no hay nadie. Y sobre todo piensa en todo lo que puedes aportar a la sociedad.

Estoy de acuerdo con muchos otros profesionales de la formación en que un ordenador sencillito con una buena conexión a internet siempre será mucho mejor y más actualizado que el mejor de los catedráticos dedicándose a la simple transmisión de conocimientos. Por lo que deduzco que las universidades o instituciones que se limiten a ello van a tener muy poco futuro. Lo que en el futuro distinguirá una institución de otra serán las actitudes que enseñen y trasmitan, no los conocimientos. Hace 50 años, el graduarte en una institución u otra era garantía de éxito. Hoy, por suerte, ya no es así.

¿Cuáles son las competencias, esas que ahora llamamos transversales y que necesita todo profesional, para alcanzar el éxito profesional? Muchos estudiosos del tema enumeran algunas, pero en las que la mayoría coincide y trabajamos en el programa ISEP Lidera son las siguientes:

Gestión de proyectos. Sin proyecto y sin rumbo no se sabe adónde uno conduce su vida, por tanto, este es el inicio de cualquier aventura o viaje. Decía Séneca que "quien no sabe adónde va acaba yendo a ningún sitio".

Desarrollo de la inteligencia emocional, especialmente de la inter y la intrapersonal. ¿Cómo me relaciono con los demás? ¿Soy empático? ¿Soy sociable o prefiero quedarme en casa viendo la televisión? ¿Tengo suficiente autodisciplina para cumplir mis compromisos o tengo pereza para levantarme cuando llueve y hace frío?

Creación de una marca personal. ¿Te sabes "mover" por las redes sociales y lo necesitas o no lo ves como una fuente de difusión de tu profesión? Aprendemos a posicionarnos como un producto en un mercado en el que si falta algo son compradores, en ningún caso productos o servicios.

Os aconsejo escribir en Google, por ejemplo "psicólogos en Barcelona". En el momento de redactar este artículo salen 641.000 registros. Entonces, ¿por qué alguien que esté buscando un psicólogo en Barcelona me tendría que escoger a mí y no a otro/a? ¡Destaca, sé único/a! ¿En qué te puedes diferenciar? Haz las cosas distintas a los demás porque si quieres hacer lo mismo que los otros 640.999, siempre habrá otro más cercano al futuro paciente, más barato, más… que tú. Innova. Diferénciate. Si creas tu propia marca te seleccionarán a ti por lo que aportas. Intenta ocupar un espacio en la mente del usuario de tal modo que cuando piense en un profesional como tú, le llegue a la mente tu nombre. Como cuando pensamos en un refresco y nos viene a la mente la marca X, o en un coche, etc.

Date visibilidad. Predica, súbete a un púlpito y explica lo que haces. Aprovecha cualquier ocasión para decirle a la gente lo que haces. Escribe artículos, si puedes, algún libro, imparte conferencias, mira que te inviten a programas de radio, aunque sean de tercera fila (nadie empezó jugando en el primer equipo), a todos los medios de difusión que puedas y ¡hazlo saber!

Aprende a hacer presentaciones eficaces para poder trasmitir, en pocas palabras y de una forma impactante, lo que tengas que decir. A gestionar bien el tiempo y a organizarte con eficacia. A priorizar las cosas urgentes de las importantes. Y siempre cumple tu palabra, en primer lugar contigo mismo y después con los otros. Si no cumples contigo, ¿acaso lo harás con los demás? Lee cada día, no dejes pasar un solo día sin leer, sea de la temática que sea, profesional o no, infórmate de lo que ocurre a tu alrededor, lee la prensa y escucha las noticias. Ello te va a permitir conocer el mundo para poderlo escanear y entonces aportar soluciones. Intenta ser humilde, escucha, da consejos sólo cuando te los soliciten y no te excedas.

Y, si es menester, utiliza un coach, una persona que te ayude a "sacar" lo mejor de ti, pero no creas que él hará tu trabajo. Te podrá orientar si así lo requieres, pero pedalear lo tendrás que hacer tú. Sólo tú. Tu equipo te podrá animar, pero el mérito (o el fracaso) sólo será tuyo. Tú eres el protagonista de tu vida, el actor principal. Representa el papel que quieras: triunfador o fracasado.

Estas habilidades o competencias transversales son las que incluimos dentro del diseño curricular de todos los programas formativos del Grupo ISEP, y que consideramos que son imprescindibles para alcanzar el éxito personal y laboral.
Deja tu comentario
Ver comentarios