El desafío de las altas capacidades

Mª del Carmen Díez González.
Profesora en los grados de Educación Infantil y Educación Primaria en la Universidad CEU Cardenal Herrera (Elche)
08/07/2013

Nuestro Sistema Educativo establece "La atención a la diversidad" como el eje principal de su vertebración, dando una respuesta lo más integradora y equitativa posible a todo el conjunto del alumnado al que atiende y concibiendo esta atención específica y educación personalizada como un criterio de Calidad Educativa.

Concretamente el artículo 76 de la normativa Ley Orgánica de Educación 2/2006 de 3 de Mayo, señala, en relación a los alumnos con altas capacidades, que "compete a las Administraciones Educativas adoptar las medidas necesarias para identificar al alumnado con altas capacidades intelectuales y valorar de forma temprana sus necesidades, siendo algunas de las medidas la adaptación curricular, anticipación del inicio de escolarización o ‘aceleración' de los cursos".

La existencia de personas sobresalientes no es ninguna novedad, ya que nuestra historia está repleta de grandes celebridades que, gracias a su talento y buen hacer, han logrado que este mundo haya evolucionado hasta la realidad en la que estamos inmersos. Otro aspecto bien distinto es su estudio científico, que sí es relativamente reciente, siendo Terman en 1925 el primero en realizar las primeras investigaciones sobre lo que él denominó "niños prodigio".

Todavía existen muchas discrepancias dentro de los modelos científicos que analizan el constructo, ya que cada científico pretende hacer una aportación diferente a las"Altas Capacidades".

Aunque quedan muchos mitos por descubrir, hay que tener clara la diferencia entre "talento" (aspecto citado en la nueva normativa Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa –LOMCE-), "evolución precoz" y "niños brillantes". El talento se refiere a aquellas personas que presentan habilidades específicas en un campo específico, por ejemplo: en la música o el arte. Sin embargo en la evolución precoz presentan un ritmo más rápido de lo  normal, por ejemplo: utilizar un vocabulario más avanzado en su edad. Y si hablamos de niños brillantes, son aquellos que presentan una alta inteligencia y rendimiento, pero no otras peculiaridades como el perfeccionismo, aburrimiento, curiosidad extrema, etc.

Sobre su identificación, siguiendo a Renzulli (1994), nos argumenta que la posesión de tres características como son la capacidad intelectual superior a la media, el alto nivel de dedicación a las tareas y los altos niveles de creatividad (fluidez, flexibilidad y originalidad) estrechamente relacionadas, nos definiría la "sobredotación intelectual". Pero esta sobredotación no se manifiesta de forma homogénea; es decir: no podemos hablar de características comunes a todos los niños, ya que la mayoría de ellos no mostrarán todos los rasgos ni lo harán de forma continuada, y de ahí las discrepancias entre los científicos.

¿Qué rasgos posee un niño/a con altas capacidades? ¿Dónde debemos acudir? ¿Hay que evaluar a este alumnado?

Sterberg nos relataba en su libro "Inteligencia exitosa" cómo había sido su etapa en la enseñanza primaria. Tal y como comenta en su obra: "un fracaso". "(…) daba a los maestros lo que esperaban de mí: es decir, si no esperaban nada…les tenía que complacer…".

En muchos casos los niños que destacan por tener "aptitudes superiores" en áreas como el arte, la música, etc., que no están muy desarrolladas en la escuela, seguramente no tengan un alto rendimiento o interés en el resto de las áreas. La escuela en muchos casos desarrolla y cultiva el "cerebro izquierdo"…pero, ¿dónde y en qué lugar se quedan el resto de las áreas?

No articular medidas para atender a las necesidades de los alumnos, sean las que sean, propicia situaciones de frustración, falta de motivación, problemas de conducta, bajo rendimiento o inadaptación social. Por ello, es de suma relevancia tomar las medidas y, sobre todo, despertar todos los sentidos y aptitudes en la escuela.

Para dar una respuesta lo más acertada posible, debemos tener en cuenta el contexto familiar y el escolar. En su contexto familiar es importante la observación de determinadas aptitudes y los inventarios de recogida de información para evitar importantes sesgos como "los niños superdotados siempre sacan buenas notas". Por otro lado, en el contexto escolar, es de suma relevanciatanto su expediente académico como la observación del alumnado, el análisis de las tares y determinadas pruebas de identificación.

Con todo esto nos encontramos en un desafío. Tanto en la identificación como en la intervención podemos tomar medidas homogéneas, pero ello nos puede hacer caer en un gran error, puesto que cada uno de los casos presenta características propias. Tal y como dice Einstein: "Todos somos genios. Pero si juzgas a un pez por su capacidad de escalar árboles, vivirá toda su vida creyendo que es inútil"

Si seguimos a Queensland Association for Gifted and Talented and ChindrenInc (QAGTC) en el 2013 de Australia, que pretende unificar criterios en niños de 3 a 6 años, nos puede dar luz  y servir de base para la intervención. Los identifican como niños que tienen un interés precoz por los libros y algunos de ellos son precoces lectores; presentan a su vez gran interés por el aprendizaje con altas aptitudes, profundizan de forma exagerada en su aprendizaje (es decir, actúan como si fueran pequeños filósofos o científicos); presentan un alto nivel de actividad, son niños inquietos con el sueño incluso reducido; presentan gran sensibilidad y empatía e incluso pueden llegar a presentar "disincronía evolutiva", es decir: pueden tener una alta habilidad para describir los conceptos, pero a su vez no disponen de un alto desarrollo emocional.

Otras características son presentar una capacidad precoz para diferenciar entre la realidad y la ficción; mostrar gran interés por cuestiones morales o sociales; y tener un gran manejo del lenguaje y altas capacidades innatas para el liderazgo.

Normalmente son vistos como "raros" o "extraños" y es importante no organizar demasiado su espacio, pues son muy perfeccionistas. En muchos casos necesitan profundizar hasta resultar agotadores.

Por todo ello, es importante dejarse aconsejar por los profesionales y especialistas, puesto que cada niño es diferente, y eso también define a los niños con altas capacidades. Debemos estar atentos a cualquier síntoma de rechazo por sus "iguales", puesto que pueden ser objeto de burlas o intimidaciones. Hay que recordar que son niños sensibles y que en muchos casos sus habilidades emocionales no les acompañan para entender "su pequeño mundo"

Eso sí, tal y como dice Einstein: "Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo". Esto sigue siendo un desafío en la actualidad.
Categorías
2 Comentarios
Gran artículo de reflexión.
Claudio
Hace 5 años
Ciertamente, como indica la autora "son niños que necesitan entender su mundo", es un tema de gran relevancia e interés que supone un desafío en la actualidad. Felicito a la autora por el artículo.
Telechea
joeblack
Hace 5 años y 6 meses
es un muy buen articulo de opinion
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último