La ética del emprendedor

Artículo de opinión

  • 15/10/2012

  • Valora

  • Deja tu comentario
Los empresarios están en el centro de la economía, se existen defensores de su papel, otros les atribuyen los males de la sociedad. Verdaderos protagonistas de la actividad económica todos dependemos del producto de su actuación: las empresas. Pero, ¿los emprendedores1 comprenden su importancia e consecuencias de su actuación en la sociedad?

Muchas son las universidades que imparten cursos y programas para el fomento de creación de nuevas empresas. En términos generales ellos terminan con la elaboración del business plan como se fuese el pasaporte para ser emprendedor y se olvida la formación comporta mental.

¿De esto modo estarán aseguradas las habilidades éticas que el emprendedor necesita de tener? ¿Las características personales del emprendedor relacionadas con su sistema de valores, creencias, fortaleza y conciencia moral, y la sensibilidad ética son analizadas y estudiadas?

Durante el proceso de emprender hay que tomar decisiones que implican una consideración de alternativas y la elección de aquella que mejor se ajusta a la resolución del problema en cuestión. En el caso de la creación de empresas  no considerar la ética en los propósitos del emprendedor puede afectar la naturaleza intrínseca de la oportunidad. Tomando como referencia la perspectiva de Nueno2, esto autor habla de cuatro ejes de análisis que son como un barómetro para tomar la perspectiva del nivel ético de una determinada situación en la empresa creada3. Las decisiones de emprender deben orientarse siempre para las personas pues cada toma de decisiones va a repercutir directamente o indirectamente sobre la sociedad.

El creador antes de su acción tiene que percibir que existe una dimensión ética en su decisión, y por lo tanto, debe discernir diferentes alternativas bajo esa dimensión. Las empresas constituyen un delicada mezcla de actores, intereses y expectativas, por lo que es necesario reflexionar en lo que se quiere crear bajo un juicio ético en que la decisión tomada tendrá un impacto social enorme pero siempre preservando los valores de la persona.

Se requieren nuevos "artistas" que comprendan el papel de las virtudes en el proceso de creación como necesarias a su propio desarrollo, al desarrollo de las personas y al cumplimiento de los objetivos de la organización. De esta forma, la creatividad del emprendedor podrá movilizar los variados actores y permitir una dinámica social que agita el individualismo y promueve la solidaridad tan necesaria a los tiempos que vivimos.

Notas al pie:

1.-  La origen de la palabra emprendedor proviene del francés "entrepreneur" .Originariamente su sentido estaba relacionado con aquellos que tomaban la responsabilidad de poner en marcha y llevar a término un proyecto de construcción. Hoy el término ha cambiado su significación y se refiere a las personas que poseen un conjunto características tales que les permiten detectar oportunidades y capacidad de movilizar recursos que no son propios para explotar esas oportunidades.

2.-  Nueno, Pedro (1986). Emprendiendo. Ediciones Deusto.

3.-  El primer eje es la calidad del impacto que la oportunidad objeto de la nueva empresa ejercerá sobre el cliente, el segundo, el impacto de la decisión del emprendedor que está empleado sobre el trabajo que está realizando él mismo para su empleador. En el tercero eje, se considera el impacto de las decisiones sobre sus socios, proveedores o financiadores y el cuarto eje se debruza sobre el impacto de las decisiones tomadas por lo emprendedor sobre sus primeros empleados y colaboradores.
Deja tu comentario
Ver comentarios
Subscripción a publicaciones
podrás recibir información de las publicaciones de Educaweb te ofrece