"Una de las vías más seguras para salir de la crisis es el fomento de los empleos verdes y las actividades que los generan: la energía, el transporte..."

Entrevista

  • 01/10/2012

  • Valora

  • Deja tu comentario
Entrevista a Joaquín Nieto Sáinz. Director de la Oficina para España de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)
Para situar al lector, ¿podría explicarnos brevemente cuáles son las funciones de la oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que usted dirige?

La OIT es la agencia de Naciones Unidas especializada en el trabajo. Es tripartita; es decir que además de estar formada por una representación de los gobiernos de cada uno de los Estados miembros, al igual que las demás agencias, también cuenta con una presencia equivalente de los representantes de los empresarios y de los trabajadores. Su principal función es elaborar normas universales sobre el trabajo en forma de Convenios y velar por su cumplimiento, especialmente en lo que se refiere a las normas fundamentales del trabajo: libertad sindical y de negociación colectiva, no discriminación, abolición del trabajo forzoso y erradicación del trabajo infantil. También promueve el empleo y el trabajo decente, la protección social, el diálogo social, y la justicia social para una globalización equitativa y realiza una importante labor de cooperación técnica sobre todo en los países menos desarrollados. La Oficina internacional de la OIT está ubicada en Ginebra y cuenta con oficinas regionales y por país, que representan a la organización en dichos ámbitos

Recientemente, Ekkehart Ernst, economista de la OIT y director de la sección de pronósticos de la agencia, ha publicado un artículo en Financial Times Deutschland en el que alerta que "el desempleo en los países del sur de Europa cederá en los próximos años de manera muy lenta". ¿Cuáles son las perspectivas de la OIT en cuanto a la creación de empleo en España?

Las perspectivas son ciertamente sombrías si se mantiene el mismo escenario, caracterizado por políticas de austeridad y ausencia de crédito a las empresas y de inversiones públicas que dinamicen  la actividad económica. Pero hay otros escenarios posibles. Ha llegado el momento de repensar esas políticas y reiniciar una respuesta diferente a la crisis orientada a reactivar la economía y crear empleo.

En este mismo artículo se destaca que la tasa media española de desempleo en jóvenes entre 16 y 24 años durante el segundo trimestre de 2012 fue del 53,3%; en este grupo de edad, los países del sur de Europa también aportan los peores datos. ¿Qué estrategias recomienda aplicar a nivel político para mejorar estos datos negativos?

El comportamiento del empleo –y del desempleo– juvenil es muy sensible a la situación general de creación –o destrucción–de empleo. En una dinámica de generación de empleo, los jóvenes serían los primeros beneficiados. La dramática situación española, con más de la mitad de jóvenes desempleados, urge a poner la creación de empleo en el centro de todas las políticas e indicador principal de la corrección o no de las políticas económicas. Sería necesario, además, realizar políticas activas de empleo específicas para jóvenes y fortalecer el sistema educativo.

¿Y a nivel individual desde el punto de vista del trabajador?

Las personas con mejor formación y capacitación para el empleo son las que tienen más posibilidades de encontrar uno. A pesar de que muchas personas capacitadas no lo encuentran, las estadísticas muestran que los niveles de desempleo son mayores cuanta menos formación y menores cuanta más formación.

Por otro lado, la OIT publicó un informe en el que mostraba que, si se toman las medidas políticas adecuadas en España, pueden llegar a generarse unos 2 millones de empleos relacionados con el desarrollo sostenible y las energías renovables hasta 2020. ¿Cómo puede impulsarse la creación de empleo en este sector? ¿Considera que es necesaria más formación adaptada a estas profesiones?

Así es. Una de las vías más seguras para salir de la crisis, es decir para generar cientos de miles de nuevos empleos es el fomento de los empleos verdes y las actividades que los generan: la energía, el transporte, la edificación en rehabilitación, la agricultura ecológica, la química verde, los servicios ambientales, la gestión sostenible del agua y de los residuos… con una ventaja incomparable sobre los empleos que se crearon en la etapa previa a la crisis: los empleos verdes también son económicamente más sostenibles, pues apuntan a la nuevos sectores que predominarán en la economía del mañana. Las economías que antes se orienten en esa perspectiva mejor porvenir encontrarán. Eso lo ha entendido muy bien la industria alemana, por ejemplo.

¿Qué otros sectores estratégicos deberían tenerse en cuenta como generadores de puestos de trabajo?

La innovación –que es trasversal a todos los sectores- es la clave de la transición a esa nueva economía del conocimiento, pero eso requiere invertir con una visión a medio y largo plazo en I+D+i, es decir cambiar la visión sobre las oportunidades inversoras. Hay además nuevos sectores ligados a la nueva realidad social como el envejecimiento de la población que, lejos de ser considerados como una carga económica, podrían ser motor de nuevos empleos y de nueva actividad económica. La atención a las personas dependientes no sólo requiere empleos en servicios de atención, sino también  avances en materia médica y biomecánica –es decir, aparatos de todo tipo–que van a generar todo un sector industrial lleno de oportunidades que podrían ser muy interesantes para países como España.

La movilidad internacional es una estrategia para salir del desempleo, así como para mejorar las perspectivas profesionales e impulsar un plan de carrera más atractivo ¿Cuál es la situación real de la movilidad internacional en España en comparación con otros países?

La movilidad internacional no puede ser adoptada por un país como estrategia para salir del desempleo, sino en todo caso una salida que encuentran personas desempleadas ante una situación excepcionalmente adversa en su propio entorno. Dicho esto, si hubiera una verdadera política europea común de empleo acompañada de las correspondientes políticas activas de empleo, a mi juicio, cierta movilidad en el ámbito europeo podría ser enriquecedora para todos.

Los jóvenes, y especialmente sus familias, perciben la movilidad internacional como un problema más que como una oportunidad, ¿es necesario llevar a cabo acciones para mostrar las ventajas y la realidad de la movilidad internacional?

Insisto en señalar que depende de en qué movilidad internacional se esté pensando. Países como España tienen un pasado emigrante que no tienen por qué estar condenados a repetir. Si la única diferencia es que lo que se demanda ahora es personas muy cualificadas,los países de origen tienen derecho a  preguntarse por el retorno para el país que financió esa formación con mucho esfuerzo. Pero cabe una movilidad interesante y enriquecedora si se da en un contexto nuevo de políticas activas de empleo comunes en el espacio en el que se desenvuelva dicha movilidad.

Por último, ¿qué formación específica y competencias recomendaría a los desempleados para facilitar el acceso al mercado laboral internacional?

La que mejor se adapte a su perfil, considerando por un lado a sus conocimientos y capacitación previa y por otro las profesiones demandadas.


Deja tu comentario
Ver comentarios