La elección de profesión en Europa a medio plazo: análisis de las propuestas de CEDEFOP

Elías M. Amor Bravo.
Director de la Fundación Servicio Valenciano de Empleo
28/05/2012

La planificación de una carrera profesional en la sociedad del conocimiento requiere combinar, de manera eficaz, la orientación académica con la laboral. En un enfoque de aprendizaje a lo largo de la vida, necesario para mantener conocimientos y destrezas al ritmo del acelerado cambio tecnológico de nuestro tiempo, es muy importante responder con acierto a la cuestión de qué estudiar.

La decisión de un candidato a los estudios universitarios puede descansar sobre elementos vocacionales. Esto es fundamental, porque el desempeño profesional posterior se verá notablemente mejorado al trabajar en aquello que más nos gusta. Incluso, el profesional vocacional siempre estará dispuesto a permanecer cerca de los procesos de formación y reciclaje, para estar al día, y para ser un líder en el desempeño de su trabajo. Por mucho que las condiciones del sector o actividad productiva cambien, el profesional vocacional siempre será capaz de adaptarse a aquello por lo que siente pasión.

En otras ocasiones, la mayoría de casos, la decisión de estudio se orienta por la demanda en el mercado laboral. Esta forma de orientar la formación tiene indudables ventajas si se acierta en el diagnóstico de que puestos son los más demandados por las empresas y a qué nivel de cualificación. Sucede que, con el tiempo, el proceso de cambio tecnológico obligará a estos profesionales a mantenerse actualizados, e incluso en muchos casos, a cambiar de empleo o actividad productiva. También para eso hay que estar preparado.

La Unión Europea, a través del Centro Europeo de Formación Profesional, CEDEFOP1, viene trabajando desde hace años en la previsión de las cualificaciones a medio y largo plazo, lo que resulta fundamental para que los orientadores profesionales puedan hacer su trabajo correctamente.

Y todos los estudios apuntan a que en el horizonte de 2020 se crearán puestos de trabajo en todas las profesiones, alrededor de 88 millones, y la gran mayoría van a requerir nivel de competencias alto, a la vez que se irá reduciendo el empleo de bajo nivel de cualificación, tradicional o rutinario. De igual modo, se insiste en que el empleo se va a seguir concentrando en el sector servicios. Las oportunidades laborales se incrementarán en todas las profesiones, principalmente en técnicos y profesionales de nivel medio y profesionales científicos e intelectuales, lo que correlaciona con una sociedad del conocimiento cada vez más sólida. Las ventas y la gestión comercial, y los servicios personales, ligados a la seguridad y protección pasarán a ser las profesiones con una mayor demanda. El estudio de CEDEFOP también apunta a las necesidades crecientes de directores para las empresas.

Entonces, ¿hacia dónde orientar la formación para el empleo? El estudio elabora cuatro espacios estratégicos para agrupar las profesiones en función de su tasa de crecimiento y el nivel de incertidumbre, asociado a los ciclos económicos.

En esencia, una apuesta segura, o casi segura para sacar provecho del aumento de los puestos de trabajo en Europa, consiste en apostar por las profesiones con incertidumbre reducida y fuerte aumento del empleo. En este grupo se sitúan las industrias manufactureras, el suministro de agua, el comercio al por menor, transporte marítimo y por vías navegables de interior, información y comunicaciones, actividades bancarias y financieras, servicios informáticos, profesionales y servicios diversos.

Otro segmento viene integrado por profesiones que también registrarán crecimiento en sus efectivos, pero que se verán más afectadas por los ciclos económicos. En este grupo se encuentran productos farmacéuticos, ingeniería mecánica, vehículos de motor, construcción, distribución comercial, hostelería y catering, transporte terrestre y aéreo, seguros, educación y actividades sanitarias y de servicios sociales.

Siguiendo el estudio de CEDEFOP, se alerta sobre aquellas profesiones en las que el empleo crecerá menos y además la incertidumbre será elevada por el impacto de los ciclos económicos. En este caso, petróleo y gas natural, alimentación, bebidas y tabaco, madera y papel, artes gráficas y edición, productos químicos, caucho y plásticos, minerales no metálicos, productos del hierro, acero y aleaciones, material y equipo eléctrico y energía eléctrica.

Y finalmente, aun cuando el aumento del empleo será reducido, la incertidumbre de los ciclos económicos tampoco será muy elevada en agricultura, silvicultura, ganadería y pesca, extracción de hulla, textiles y confección, cuero, combustibles manufacturados, productos metálicos y electrónicos, otro material de transporte, suministro de gas y administración pública y defensa.

Los servicios de orientación profesional, académica y laboral, ya cuentan con información contrastada para desarrollar sus funciones, de forma adecuada. El ajuste, a medio plazo, de la oferta y demanda de competencias es una tarea fundamental para conseguir que el crecimiento económico sea sostenible, y no genere las tensiones de épocas pasadas. Es cierto que el mercado laboral cambia continuamente, por eso, lograr un empleo cualificado y competitivo, capaz de adaptarse a los cambios tecnológicos y productivos, es esencial.

Notas al pie:

1.- CEDEFOP, Nota informativa, marzo de 2012.
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último