El empleo en la red: un mito con algunas limitaciones

Oscar Martinez Rivera. Profesor de la Facultad de Educación Social y Trabajo Social Pere Tarrés. Universitat Ramón Llull (Barcelona)
20/09/2010

Empresas y personas en búsqueda de empleo han cambiado, en parte, los hábitos para conseguir un efectivo lugar de encuentro donde satisfacer por un lado la necesidad de la contratación de un empleado y, por otra, la de ser contratado.

Y decimos que "en parte" porque sería muy atrevido dejarnos o simplemente desvalorizar todas las acciones referentes a intermediación laboral que se realizan con métodos "tradicionales" o al menos no adaptados a la Sociedad de la Información y el Conocimiento.

No siempre se utilizan las TIC para la búsqueda de empleo

Hay que tener muy claro que no todos los sectores e incluso no todos los puestos de trabajo de un mismo sector pueden tener formas diferentes de buscar empleados o encontrar un trabajo. Generalizar nos puede llevar a la equivocación, ya que hay muchos factores que hacen de cada puesto de trabajo un mundo diferente. Y es que no es lo mismo buscar a un mecánico en una gran ciudad que buscarlo en un núcleo urbano más pequeño donde fácilmente, avisando a las personas más conocidas de tu alrededor que buscas un empleado con una profesión concreta sepan llevarte hasta alguien que más o menos cuadre con el perfil. Está claro que antes, el posible contratado, por su parte tendrá que haber explicado en su entorno que está buscando trabajo y que tiene unas habilidades concretas.

De la misma forma influirá el hecho de que el perfil en concreto sea altamente complicado de encontrar por el contratador puesto que en este caso éste deberá de ser mucho más proactivo y al posible candidato no le será tan complicado encontrar una empresa para ser contratado. Eso sucede por ejemplo con las conocidas como "ocupaciones de difícil cobertura1", así que deberían tener menos dificultad los médicos en la mayoría de provincias de España o los educadores de menores en Lugo según los datos del último trimestre2.

¿Qué queremos decir con estos ejemplos? Que no todos los puestos de trabajo están en los portales de empleo más importantes, que no todos los candidatos están registrados en esas plataformas, y que no todos los empresarios buscan mediante estos sistemas. Está claro que la red mueve muchas acciones de este tipo pero no es la única salida.

Ya vemos que hay múltiples factores que determinan la utilización más o menos generalizada de las nuevas tecnologías: el tipo de puesto de trabajo, el empleador, el empleado, el territorio, el contexto… Pero siempre deberíamos de tener en cuenta que el porcentaje de ofertas laborales que se hacen públicas no son todas las ofertas, y, de hecho, hay consultoras que las cifran únicamente en un 20%3.

Cuando se utilizan las TIC

Teniendo en cuenta que la gran mayoría de ofertas laborales no llegan a hacerse públicas es muy importante tener una buena red de contactos a los que se les haya hecho saber que se busca trabajo. De hecho, habría que considerar que una de las estrategias más efectivas a la hora de buscar trabajo es decir a comentar a los conocidos que se está buscando empleo. Se puede hacer, lógicamente, de manera verbal, pero está claro que la red nos proporciona maneras de hacerlo mucho más rápidas. Una frase del tipo "busco trabajo de…" colgada en una red social como Facebook o Twitter, u otras más encaminadas a aspectos profesionales como Linked In, Xing o Viadeo pueden llegar a ser altamente efectivas.

Eso no quiere decir que se deban dejar de lado las fórmulas más "tradicionales" de utilización de la red inscribiendo el perfil en los diferentes portales tipo Infojobs, Monster, Laboris, Infoempleo, así como las diferentes plataformas públicas como Redtrabaj@ del Ministerio de Trabajo. Pero no hay quedarse únicamente con esas posibilidades por los argumentos expuestos.. Hay que añadir que a estos webs se han sumado los buscadores que rastrean y unifican las diferentes ofertas cada uno de los portales (por ejemplo, Indeed)

El networking, entonces, se ha posicionado como una de las mejores armas en situaciones de desempleo, pero también en situaciones de mejora de éste. Como en cualquier época, los contactos generan posibilidades, así que merece la pena cuidarlos, mantenerlos y por supuesto generarlos. Las plataformas profesionales citadas anteriormente posibilitan llegar hasta personas que se dedican al mismo sector, poder iniciar algún tipo de contacto y utilizarlo en el momento más indicado. Este es un proceso que merece la pena hacer de manera permanente y no esperar justo cuando tienes una necesidad imperiosa de utilización de esa persona.

La utilización de esos contactos vía Internet es relativamente sencilla, pero habrá que tener en cuenta otros factores que la red puede facilitarnos, o no, el éxito profesional.

De la misma forma que hay personas que buscan empleo en la red, hay otras que buscan posibles candidatos. Eso significa que será muy importante poder tener cierta presencia en la red, de manera restrictiva en este tipo de portales antes citados o de manera abierta pudiendo colgar el perfil, enlaces con algún tipo de trabajo que se haya realizado. Un blog puede ser una buena tarjeta de presentación que atraiga posibilidades de ser contratados, pero una buena definición del perfil en un portal profesional puede generar el mismo efecto y además puede ser más sencillo que el interesado llegue hasta él.

Por lo tanto, el envío del CV generado con un procesador de textos lo contemplaremos como una posibilidad pero, de nuevo, no es la única. De hecho existe la posibilidad de generar un formato de Video CV o Digital Vitae que consiste en un breve vídeo donde se explica la trayectoria profesional, así como las competencias e intereses laborales. Este formato, como muchos otros no es apto para cualquier puesto de trabajo.

Pero es cierto que las TIC y la red dan lugar a experiencias muy interesantes como la que plantean desde http://www.empleoypersonas.com/ donde la utilización de Twitter sirve para establecer enlaces entre personas en búsqueda de empleo y profesionales de la orientación profesional. La confluencia en estos dos colectivo genera tutorizaciones/acompañamientos voluntarios de profesionales con ganas de ayudar a algunas personas demandantes de empleo.

Cuando la red se pone en contra

A finales de agosto nos sorprendía la noticia que hacía referencia a la intención del Gobierno alemán de prohibir la búsqueda de información en las redes sociales como Facebook en los procesos de selección o desde los departamentos de RRHH. La reputación on-line no deja de ser un paralelismo entre la off-line, el bagaje personal de la vida personal o profesional pero con la diferencia de la fácil accesibilidad de todo el mundo si no has ido tratando de evitar dejar pistas en la red sobre tus actividades.

Y es que hace escasas semanas el "Wall Street Journal" se hacía eco de las declaraciones del directivo de Google, el Sr. Schmidt, donde explicaba que en pocos años podría haber muchas personas pidiendo y deseando poder cambiar su identidad debido a la exposición continua en la red de su vida privada.
Se hace complejo poder demostrar cuando en una selección de personal se ha utilizado información que hay en la red. Más aún cuando esta información está de forma permanente y abierta, sin restricciones. De todas formas conviene poner en alerta a las personas y hacer pedagogía de la utilización de la red. Así pues, en las propuestas de la intervención educativa en los procesos de inserción que realiza Gómez (2009)4 habrá que diseñar estrategias en este sentido.

Por otra parte también recordar que existe una responsabilidad social para evitar justamente desigualdades en la educación en estas habilidades sobre los colectivos especialmente vulnerables. En este sentido, el acceso al mercado laboral mediante nuevas tecnologías implica una desventaja por parte de las personas que caen en la brecha digital de la que hemos hablado en alguna otra ocasión5.

La red y las nuevas tecnologías siguen teniendo una importante misión pendiente, la accesibilidad universal para la mejora de la calidad de vida de todas las personas.

Notas al pie:


1.- El Ministerio de Trabajo las publica cada trimestre.

2.- https://www.redtrabaja.es/es/redtrabaja/static/Redirect.do?page=af04 [consulta 13.09.10]

3.- Según un estudio de la consultora del Grupo Adecco, Creade-LHH en el 2009.

4.-Gómez, M. (2009) La inserción educativa en el proceso de inserción laboral. En: Educación Social. Revista de Intervención Socioeducativa. Barcelona: Fundació Pere Tarrés.

5.-Martínez, O (2008) Sociedad de la información y el conocimiento en la búsqueda de empleo: límites y brecha social. Educaweb.


Categorías
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último