“ Las oportunidades preventivas no sólo paliarán el deterioro actual de la calidad de vida del docente sino que también contribuirán directamente a la mejora de la calidad de la función educativa ”

Entrevista a Imma Badía Camprubí y José Francisco Martínez-Losa. Directora y coordinador, respectivamente, del proyecto ESTAFOR
23/03/2009

Imma Badía Camprubí, miembro de la Federación de Enseñanza de la USOC y maestra de educación primaria y Técnica Superior de Prevención de Riesgos Laborales; José Francisco Martínez-Losa. Director de la empresa Audit & Control Estrés y Director del Master en Prevención de Riesgos Laborales de IL3-UB.
¿Qué es el proyecto ESTAFOR?

Desarrollado en dos grandes fases a lo largo de los dos últimos años por la Federació d'Ensenyament de l'USOC, con la colaboración de IL3 (Universitat de Barcelona) y de la consultora especializada en prevención de riesgos psicosociales Audit & Control Estrés, el proyecto ESTAFOR ha tenido como objetivo el diseño de un modelo formativo de intervención ante los riesgos psicosociales en el ámbito educativo, incluyendo la creación y desarrollo de estrategias formativas de recursos y habilidades personales en los docentes para el afrontamiento del estrés.

Dicho modelo incorpora diversas modalidades metodológicas: desde la formación presencial a la autoformación on-line con soporte e-coaching, y su financiación ha corrido a cargo del Consorci per a la Formació Contínua de Catalunya y el Fons Social Europeu, en el marco de acciones complementarias y de acompañamiento a la formación.

¿Cuáles son los principales aspectos o factores de riesgo que afectan la salud laboral de los docentes? ¿Qué estrategias pueden mejorar la salud laboral de los docentes?


En primer lugar cabe decir que el colectivo objeto de estudio en el proyecto ESTAFOR ha sido el personal docente de Educación Primaria, Secundaria, Bachillerato y Módulos de FP, de enseñanza privada de Catalunya, considerando centros de ámbito rural y urbano. Durante el proyecto se trabajó con una muestra de más de 1.000 individuos.

Por lo que hace a factores de riesgo, los conflictos interpersonales, aunque aparecen con poca frecuencia, mucho menor que la que a menudo reflejan los medios de comunicación, constituyen el principal riesgo psicosocial que interviene en el deterioro de la salud y bienestar de los profesores, en especial los conflictos interpersonales con el equipo directivo o la dirección del centro; a continuación, aunque en menor medida, aparecen los conflictos con los alumnos.

Otros aspectos importantes son la sobrecarga de trabajo, la falta de reconocimiento de sus esfuerzos profesionales y la escasez de medios técnicos.

Por otra parte, se observó que la percepción de una alta autoeficacia por parte del docente y el hecho de poder contar con apoyo social en el trabajo previenen el deterioro fisiológico, psicológico y social de los profesores. La Dirección del Centro -nos referimos especialmente a la Dirección de Centros privados- debería potenciar su apoyo y reconocimiento hacia los formadores, así como mejorar sus habilidades de liderazgo. Por su parte, los docentes deben desarrollar sus competencias personales para el afrontamiento del estrés; precisamente el proyecto ESTAFOR pretende ser una ayuda para ello.

¿Qué repercusión tiene la salud laboral de los docentes en la calidad de la enseñanza?

Los estresores pueden producir en el docente un abanico de síntomas que pueden ir de las afecciones fisiológicas -dolor de cabeza, erupciones en la piel, trastornos gastrointestinales- a problemas cognitivos, emocionales y conductuales. Todos ellos, pero especialmente estos últimos, pueden mermar notablemente su competencia profesional. Algunos ejemplos podrían ser actitudes intolerantes, conductas agresivas, falta de implicación, problemas de comunicación, falta de empatía, dejadez en la preparación de las clases y muchos más, que desgraciadamente pueden mostrarse en su actuación en el aula con sus alumnos, y también en el trato con otros miembros de la comunidad educativa, ya sean padres de alumnos, Dirección u otros colegas docentes. El profesor estresado es una fuente potencial de conflictos.

3. ¿Cree que el colectivo docente está sensibilizado sobre la importancia que tienen los riesgos psicosociales en su calidad de vida? ¿Y las instituciones y los centros educativos?

El colectivo docente está altamente sensibilizado, y no como un hecho reciente, sino que viene advirtiendo y expresando sus quejas desde hace décadas. Sin embargo, y recordemos que nuestro estudio se ha ceñido al sector de la enseñanza privada concertada, cabe señalar que en general la Dirección de los centros privados no concede excesiva importancia a este tipo de riesgos, que suele ver como algo personal, concretado en la falta de habilidades del docente afectado, y no como el resultado de condiciones de trabajo muchas veces inadecuadas. En la práctica, es frecuente encontrarnos con centros cuya Dirección, sea cual sea la realidad de sus docentes, niega la existencia de estrés y dificulta la facilitación de ayuda a sus formadores, por considerarla innecesaria, una pérdida de tiempo.

¿Qué importancia tienen la autoformación y el coaching en la prevención del estrés laboral docente?

La estructura interna de las guías formativas ESTAFOR está pensada para ser utilizada como soporte y/o material en procesos de autoformación, formación presencial o en un modelo mixto. En el caso de la autoformación, sirven de ayuda al docente cuyas especiales circunstancias en su Centro o en su vida diaria no le permiten una formación presencial. En estos casos, consideramos muy importante un proceso de e-coaching por parte de un experto de formación (e-coacher), que además está apoyado en un protocolo de actuación que contempla diferentes posibilidades dentro del proceso de aprendizaje de los participantes.

La plataforma de e-coaching permite además el acceso a otros materiales complementarios a las Guías y a actividades de interacción con el coacher y con otros participantes con problemáticas similares, actividades como forums de intercambio de reflexiones o de discusión con otros compañeros y/o expertos, intercambio de información, etc. El experto, en función del itinerario personal del docente participante, le ayudará a fijar las actividades y conducirá el proceso de control y seguimiento del aprendizaje.

En el I Congreso sobre el estrés en los profesionales docentes celebrado en Barcelona se ha tratado el estrés laboral docente desde una perspectiva subjetiva y objetiva. ¿Qué importancia tiene la autopercepción del estrés en la salud laboral del docente?

La autopercepción del estrés es básica para iniciar un proceso de mejora de calidad de vida laboral. Este proceso puede concretarse en la eliminación de factores externos que actúan como estresores, denunciando y negociando su supresión, pero el estrés puede obedecer también a causas internas de cada individuo. Nos referimos en este caso a ciertos rasgos de la propia personalidad, que pueden actuar como factor de propensión, y a la carencia de algunas competencias profesionales, cuyos efectos serían también negativos. Es imprescindible la autopercepción para adquirir consciencia de que es uno mismo quien debe cambiar e iniciar así un proceso personal de mejora.

¿Qué estrategias pueden desarrollar los docentes que tienen menor tolerancia al estrés laboral?

Previamente es necesario analizar en qué contexto se encuentra y cómo vive la situación, de qué habilidades personales dispone… El estrés tiene su base en una percepción personal, subjetiva, y cada docente debe trabajar sus propias limitaciones. En general, aconsejamos trabajar el apoyo social, las técnicas de relajación, las técnicas de reestructuración cognitiva (adecuadas en el caso de las ideas irracionales y obsesivas, el pensamiento negativo…), trabajar las propias emociones, así como la mejora de los hábitos saludables (alimenticios, de descanso, etc.)

¿Qué implicación deben tener los centros y las instituciones públicas en la prevención del estrés laboral de los docentes?

En primer lugar, tomar consciencia de la problemática real. Estamos exigiendo socialmente más y más al docente, incrementando sus roles y responsabilidades, y olvidando a menudo los problemas, algunos de ellos ya crónicos, que están afectando al colectivo. Es indispensable -y urgente!- que se produzca un cambio de actitud. Las oportunidades preventivas al respecto no sólo paliarán el deterioro actual de la calidad de vida del docente sino que tambi��n contribuirán directamente a la mejora de la calidad de la función educativa.
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos relacionados
Lo más leído
Lo último