Oposiciones: un duro camino

Artículo de opinión

Las academias deben proporcionar técnicas para eliminar estos miedos y controlar los nervios cuando se acerque el momento del examen

  • 20/10/2008

  • Valora

  • Deja tu comentario
Amaia Arregui Lasa. Diplomada en Magisterio de Educación Física y estudiante de oposiciones (Navarra)
Es posible que prepararse una oposición sea una tarea ardua y difícil, pero necesaria y casi imprescindible en muchas profesiones. Para los opositores es un camino largo y costoso pero que, si al final obtienen buenos resultados habrán recorrido un camino que habrá tenido su recompensa.

Muchos son los recursos que cada opositor utiliza para que el camino sea lo más "llevadero? posible. Entre ellos, uno de los más utilizados, son las academias. En ellas les preparan durante un tiempo determinado para que al llegar la oposición estén lo más y mejor preparados posible y consigan la meta propuesta desde que te inscribes en la academia: conseguir una plaza.

Por tanto, las academias deben prepararte tanto en conocimientos como psicológicamente; algo tan importante casi como lo primero.

Para una oposición se deben tener adquiridos los conocimientos de tal forma que a la hora de plasmarlo en el examen sepas en todo momento qué quieres decir. Por supuesto, también proporcionan los temas correspondientes, una de las tareas que a veces puede resultar más difícil dependiendo de qué trate la oposición. En ocasiones, es realmente complicado encontrar todos los temas correspondientes.

Además de proporcionar los temas, también deberían enseñar técnicas o métodos de estudio ya que para llegar bien preparado a la oposición es necesario tener bien controlados muchos conocimientos. Para ello se pueden utilizar varias técnicas y métodos, según convenga a cada uno. No obstante, la fuerza de voluntad que cada opositor tenga y su constancia en el estudio, es un factor más que importante en la preparación.

En el ámbito psicológico, como antes ha mencionado, se necesita también estar bien preparado. Resulta imprescindible se consciente que el trabajo es duro, pero tan importante como esto, es tener una motivación y pensamientos positivos. Los opositores deben estar convencidos de que con esfuerzo pueden conseguirlo y no hundirse pensando en que es mucho trabajo, muy difícil, muchos aspirantes, etc.

Las academias deben proporcionar técnicas para eliminar estos miedos y controlar los nervios cuando se acerque el momento del examen. También pueden ayudar a organizarse bien; establecer horarios de trabajo día a día, o por semanas, etc. Y lo que es más importante esforzarse en cumplirlos.

Es preferible tener el tiempo disponible bien organizado para no perderlo decidiendo qué hacer cada día. Una planificación y organización adecuada es casi tan necesaria como todas las horas de estudio.

Las academias también pueden ayudar en ese sentido porque el profesor debe planificar el trabajo a realizar, además de ?obligar? a los estudiantes a llevar el estudio al día. Los profesores de las academias deben estar también bien preparados para proporcionar estas ayudas. Es importante que, al igual que los alumnos, muestren interés en su trabajo, y motiven a sus alumnos/as para seguir el estudio día a día sin perder el hábito ni, algo que también es importante, la motivación.

En definitiva, la preparación a una oposición requiere una buena actitud tanto en lo referente al estudio, como a la motivación. Las academias son un recurso de gran ayuda para llevar a cabo tan difícil preparación, pero no obstante, no existen academias milagrosas. Es decir, que el mayor trabajo lo realizan lo estudiantes porque ellos son los que van a realizar el examen. Por muy bien que sea la academia o el profesor que los prepare sin su propio esfuerzo será imposible aprobar ninguna oposición.
Deja tu comentario