¿Mates para los hombres, Letras para las mujeres?

Enric Renau. Editor
09/06/2008

Que el informe PISA indique que hay diferencias de resultados entre jóvenes de sexo masculino y femenino no hace otra cosa que ratificar la influencia de los condicionantes sociales sobre las competencias básicas individuales y, por consecuencia, sobre sus elecciones académicas y su carrera profesional.
Me sorprende que, en el siglo XXI, aún persistan los tópicos sobre el "género” de los estudios y las profesiones de ciencias y de letras, como si las mujeres hubieran nacido para la literatura y la poesía y los hombres para la ciencia y la tecnología.

¿La cocina es sólo cosa de mujeres? Preguntádselo a Ferran Adrià, Santi Santamaría o Juan Maria Arzak. ¿El deporte es sólo cosa de hombres? No se que nos dirían la nadadora Érika Villaécija, la piloto de trial Laia Sanz o la tenista Arantxa Sánchez Vicario. Y la presidencia política de un país… ¿está prohibida para las mujeres o los afroamericanos? ¿Notáis alguna diferencia entre un taxista o chofer de autocar masculino o femenino?

Que el informe PISA u otros instrumentos de evaluación indiquen que hay diferencias de resultados entre jóvenes de sexo masculino y femenino no hace otra cosa que ratificar la influencia de los condicionantes sociales sobre las competencias básicas individuales y, por consecuencia, sobre sus elecciones académicas y su carrera profesional.

De mismo modo que no existe un gen ruso del ajedrez, ni un gen keniata para los maratones ni un gen estadounidense para el hip-hop, tampoco existe el gen masculino de la geometría o el gen femenino del soneto.

Los estereotipos sociales y culturales se reproducen, generación tras generación. A medida que las "tribus” se abren y reciben influencias de otros entornos, van aceptando visiones relativas que rompen moldes a los que la tradición esta acostumbrando. Romper los moldes es, a veces, un ejercicio social traumático, que desgarra estructuras de poder tradicionales y modifica el estatus quo, no sólo, entre hombres y mujeres, sino también, entre una sociedad tradicionalista y una sociedad basada en los méritos.

En nuestro mundo, sin embargo, los medios de comunicación no ayudan a cambiar los estereotipos. Aunque los telediarios se esfuercen en dar la versión oficial no sexista de las profesiones y de los estudios, las series de ficción y los programas de entretenimiento tienden, constantemente, a situar a los hombres, en un lado, y a las mujeres en otro. Aunque no lo parezca los massmedia y las modas son profundamente conservadoras, incluso en su dimensión más transgresora y provocativa.

Tenemos que ser valientes, para el bien de todos. Mujeres y hombres.

Enric Renau
Editor
editor@educaweb.com





Opina sobre este tema en nuestro Foro


Publicado
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más leído
Lo último