"Las empresas son auténticas impulsoras y ayudan para que sus empleados realicen másters y postgrados, porque a mayor conocimiento, más posibilidad de ponerle valor y más talento"

Entrevista

  • 10/09/2007

  • Valora

  • Deja tu comentario
Entrevista a Miquel Bonet, director de Marketing y Comunicación de Select
Dentro de la formación de postgrado no oficial nos encontramos con una gran variedad de másters, postgrados, cursos de especialización, etc., que ofrecen flexibilidad de horarios, temáticas y duración de los cursos y que van dirigidos a un sector más amplio de la población que los másters oficiales, que se enfocan básicamente a universitarios.

1. ¿Qué ventajas y desventajas tiene, desde el punto de vista de un responsable de Recursos Humanos, que la formación de postgrado no oficial se organice en cursos de especialización, de postgrado, de máster, etc.?

Todo lo que sirve es importante, por tanto, la ventaja como conocimiento es evidente. Otro dato a favor sería la valoración del esfuerzo del alumno para realizar esta formación.

No obstante, debe distinguirse entre aquella formación útil y la complementaria; simplemente, debería conjugarse siempre o al menos justificarse, porque a menudo no existe congruencia entre lo que se supone que se sabe y lo que necesita la empresa.

La desventaja, pues, además de la masificación y la alta de información de las titulaciones no oficiales, es que, a menudo, el descontrol académico provoca cierta desconfianza en el mercado de trabajo.

2. ¿Considera que los másters o postgrados no oficiales ofrecen un valor añadido al currículum del candidato?

En general toda formación es un valor añadido, pero depende del tipo de máster, de la forma en que se ha realizado y sobre todo, del propio valor que ha representado para el alumno teniendo en cuenta su grado de compromiso y la actitud durante y después del aprendizaje.

3. ¿Cree que con la implantación total de los másters oficiales se convertirá en un requisito indispensable para tener un buen currículum?

No necesariamente; el buen CV no depende sólo de los másters -afortunadamente-, lo que pasa es que las empresas tienen claro el tipo de formación complementaria que necesitan porque ello permite suponer determinadas competencias, pero el currículo sólo es un filtro hacia la parte importante que son las entrevistas y las pruebas.

4. ¿Haber cursado un máster oficial estará más valorado en las pruebas de selección que haber cursado formación de postgrado no oficial?

Desde el punto de vista general, pues sí, ya que el mercado funciona, y la calidad nos gusta a todos, naturalmente las escuelas acreditadas tienen cierta ventaja al menos de entrada, después esto es subsanable en función del candidato y su actitud, por suerte el máster no hace al "maestro” sin o la práctica.

5. ¿Considera que la formación de postgrado dota a los estudiantes de las competencias necesarias para acceder con éxito al mercado laboral?

No, las competencias no surgen en el máster y no les va a dotar de entrada de más competencias por el sólo hecho de asistir, ni siquiera valen las prácticas y ejercicios, sólo cuenta la experiencia personal. Precisamente por ser competencias deben aplicarse y normalmente las tiene quien ha realizado la experiencia y ha aprendido de los errores, pero lo que permite la formación de postgrado, es estimular y motivar el acceso a conocimientos que después en la práctica real, te harán más competente.

6. ¿Cree que las empresas son o deberían ser impulsoras de la formación continua de sus empleados para que éstos realicen másters y postgrados?

Las empresas en general y sobre todo las que tienen objetivos de desarrollo y crecimiento, son auténticas impulsoras y ayudan para que sus empleados realicen másters, y postgrados, porque a mayor conocimiento, más posibilidad de ponerle valor y, posiblemente, más talento.

Todos competimos por el talento, pero no es posible sin actitud, además de conocimiento y habilidades.

7. ¿Con la llegada del Espacio Europeo de Educación Superior y la flexibilidad de horarios, cursos y metodologías que esto supone, cambiará esta situación?

Europa nos abre de forma oficial una forma de docencia, que muchos venimos aplicando desde hace décadas, que consiste en dar al alumno todo el protagonismo en el aprendizaje y crear escenarios en los que pueda aprender. Para mí, la clase y el conocimiento que pueda compartir es solo una pequeña parte, cuenta mucho más el trabajo en grupo, la discusión y sobre todo, los ejercicios en equipo que deben autorizarse por el profesor, aunque al final las respuestas son de cada alumno y si es posible a nivel individual, generalizando en la evaluación lo mínimo posible.
Deja tu comentario