Soluciones y paliativos para luchar contra el estrés laboral en el sector educativo

Editorial

Mejorar salarios y las condiciones laborales ayuda. Desarrollar políticas de formación o remedios de la psicología de los recursos humanos, también. Pero algunas de las respuestas fuertes al problema del estrés laboral no pueden solucionarse si no hay una transformación global del modelo educativo, que dé más confianza y reconocimiento a los profesionales de la educación, pero que a su vez, sea exigente con ellos en su periodo formativo, su reciclaje y su evaluación.

  • 15/01/2007

  • Valora

  • Deja tu comentario
Cualquier cambio que se produce en un entorno laboral puede y debe ser analizado, al menos, desde dos perspectivas. La perspectiva del entorno y la perspectiva individual. La perspectiva socio-económica y la perspectiva psicológica.

En el ámbito educativo, se ha tendido a analizar e intentar resolver los problemas relacionados con las condiciones laborales de los docentes a partir de una dimensión sindical donde la cuestión salarial, de horarios y calendarios, es decir, la vertiente económica de la profesión, ha pesado mucho.

Pero, en la última década ha emergido con fuerza el debate sobre el estrés emocional crónico de una parte de los docentes que viven y trabajan emocionalmente agotados y se sienten faltos de energía para adaptarse a los nuevos retos que diariamente se encuentran.

Es evidente que la mejora de las condiciones salariales y laborales del profesional de la educación debe ser un reto en el que perseverar. Es evidente que algunas de las respuestas preventivas como aportar mejor formación ya en la universidad y a lo largo de la vida o remedios paliativos aportados desde la psicología y los recursos humanos (técnicas de control, comunicación, buenos hábitos personales, técnicas de relajación, etc) son muy útiles. En este monográfico tenemos buenas recomendaciones en este sentido.

Pero también es cierto que el profesional de la educación está inmenso en un entorno no favorable para su motivación. Un sistema educativo regulado por las administraciones públicas, desde una perspectiva muy vertical y funcionarizada. La visión paternalista o desconfiada de los decisores públicos, además, deja poco margen de libertad y capacidad de transformación a los centros y, dentro de ellos, a sus equipos. Además, las familias se han acostumbrado y los políticos han estimulado a la desimplicación de madres y padres en las cuestiones educativas y en el presente y el futuro de los centros y por lo tanto, tratan a los maestros y profesores como simples "proveedores” de un servicio -educativo- como si estuviesen contratando una agencia de viajes.

Me temo que algunas de las respuestas fuertes al problema del estrés laboral no pueden solucionarse si no hay una transformación global del modelo educativo, que dé más confianza y reconocimiento a los profesionales de la educación, pero que a su vez, sea exigente con ellos en su periodo formativo, en su reciclaje y en su evaluación.

Enric Renau
Editor
editor@educaweb.com
Deja tu comentario
Subscripción a publicaciones
podrás recibir información de las publicaciones de Educaweb te ofrece